Federico Ávila, ex consejero delegado de Isolux lidera la oferta por los activos en España.

Federico Ávila, ex consejero delegado de Isolux lidera la oferta por los activos en España.

Empresas

Los dueños de la 'nueva' Isolux desembolsan un millón para echar a andar

Valoran la compra de nuevas unidades de la compañía. El juez ha aprobado el ERE de extinción para la 'vieja' Isolux.

La ‘nueva’ Isolux está a punto de echar a andar. La oferta lanzada por el ex consejero delegado de la ingeniería, Federico Ávila, y parte de su equipo está pendiente de que el juez dicte el auto por el que aprueba la venta del negocio español. Algo que se espera ocurra en los próximos días.

Será entonces cuando se produzca el trasvase de activos, unos 140 proyectos de obra civil, infraestructuras e instalaciones. Una cartera en la que se engloban, entre otras, la construcción de tramos del AVE a Galicia, la presa de Almudévar en Huesca o la ampliación del hospital de Guadalajara.

Además se incorporarán los primeros empleados procedentes de Isolux. En concreto, 97 -de los 114- empleados que verán subrogados sus contratos. Lo harán directamente a la nueva sociedad: Travis Gestión de Activos, S.L. Su administrador único es Federico Ávila, y según ha podido conocer EL ESPAÑOL ha recibido una inyección de capital de 1,1 millones de euros que aparecerá registrada en los próximos días.

Los accionistas

Dinero procedente de un fondo de inversión internacional, cuyo nombre todavía se mantiene en secreto; pero también del propio Federico Ávila y de los ex directivos que le acompañan en la nueva aventura: José Alberto Carrasco, Andrés Álvarez y Luis Manuel Corrales.

Fueron estos directivos quienes lanzaron la propuesta (conocida como Management Buyout MBO) a través de Travis Gestión de Activos; una sociedad que compraron con la denominación de Distrito Eventos, S.L. y a la que rebautizaron para -a continuación- inyectar el capital, según explican fuentes conocedoras de la operación. Todo con el objetivo de poner encima de la mesa una propuesta cuanto antes.

Por ahora no se conocen más detalles sobre los planes de futuro de la ‘nueva’ Isolux, pero habrá una cierta diversificación. Fuentes financieras explican que los exdirectivos trabajan con la banca para intentar encontrar financiación para adquirir nuevos proyectos de Isolux. Al parecer cuentan con una opción sobre varios y buscan ejecutarla; algo que permitiría incorporar a otras 18 personas en los próximos meses.

Muestra de la diversificación que empieza a haber en el grupo es la organización societaria que empieza a tener el grupo liderado por Ávila, en el que -además de Travis Gestión de Activos- se ha creado otra sociedad: Travis Capital, creada el pasado 28 de noviembre -coincidiendo con el lanzamiento de la MBO- y con un capital social de 4.000 euros.

ERE en marcha

La venta de la unidad española se produce en paralelo con el proceso de reorganización de Isolux. El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción para toda la plantilla ya está en marcha tras el auto judicial firmado el pasado viernes para ello. Un proceso que se producirá -como adelantaba este periódico- en tres fases: una primera el 31 de enero; una segunda en septiembre y otra tercera en septiembre de 2019.

Durante estos días el departamento de Recursos Humanos de Isolux está enviando la fecha de extinción de los contratos a los primeros afectados. En total, 231 personas que se marcharán en esta primera fase. Al despido cobrarán la liquidación y seis meses más tarde recibirán el dinero de sus indemnizaciones. Cantidades procedentes de un crédito puente que la empresa ha cerrado con los bancos y que va llegando a cuentagotas, según explican fuentes conocedoras de la operación.

De hecho, uno de los puntos clave que determinó al administrador concursal para aceptar la propuesta de los ex directivos radica en la forma de pago. Poner encima de la mesa entre el 60% o el 70% del montante total ofrecido por los activos españoles. Una cantidad que, por ahora, se desconoce.