Idilia Foods tiene su sede en Cataluña desde hace más de 70 años.

Idilia Foods tiene su sede en Cataluña desde hace más de 70 años.

Empresas DESAFÍO INDEPENDENTISTA

Fuga de empresas catalanas: Cementos Molins llega a Madrid y Cola Cao a Valencia

La plataforma de 'crowdfunding' The Crowd Angel y la cadena de restaurantes Dans le Noir también han cambiado su sede social. 

Cartera de Inversiones CM, principal accionista del grupo Cementos Molins con un 24% del capital, e Idilia Foods, fabricante de las marcas Cola Cao y Nocilla, han concretado el trasladado sus sedes sociales desde Cataluña a otros puntos de la geografía española, según consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme).

Cartera de Inversiones CM se ha mudado del Paseo Bonanova, 64 (Barcelona) al Paseo de la Castellana, 130 (Madrid); mientras que Idilia Foods ha cambiado su domicilio social de la calle Lepanto, 410 (Barcelona) al número 30 de la Avenida Aragón (Valencia).

Cementos Molins acordó trasladar su domicilio social a Madrid el pasado 20 de octubre ante la incertidumbre generada por el proceso independentista de Cataluña y para "salvaguardar los intereses del grupo y mantener la normalidad en su operativa". Idilia Foods anunció que también saldría de Cataluña el día 11 del mismo mes.

The Crowd Angel y Dans le Noir

Otra empresa que ha formalizado su salida de Cataluña este viernes ha sido la plataforma de 'crowdfunding' The Crowd Angel, que se muda de Barcelona al número 50 de la calle Serrano (Madrid). La compañía ayudó a captar financiación a la startup española de mensajería y recadería basada en la economía colaborativa Glovo y al 'marketplace' de alimentación Deliberry, entre otros.

En la misma línea se ha movido Dans le Noir, con restaurantes en Barcelona y Madrid, caracterizada por ofrecer originales cenas en completa oscuridad para "potenciar" el gusto y el olfato. En concreto, ha cambiado su domicilio social del número 10 del Paseo Picasso (Barcelona) a la Plaza del Biombo, 5 (Madrid).

Estas compañías se suman a la ola de empresas que decidió cambiar su sede social desde Cataluña a otros puntos de la región tras la celebración del referéndum independentista del 1 de octubre. Desde entonces y hasta que finalizó el año 2017, así lo hizo un total de 3.208 compañías, según los datos del Colegio de Registradores Mercantiles de España.