A los Leones

A los Leones

Empresas El merodeador

A los Leones

David Almeida, tendrá que lidiar en España con los efectos de las irregularidades contables del grupo Conforama

La crisis financiera de Steinhoff, el grupo alemán propietario de la cadena de coches de alquiler Hertz y de tiendas de muebles en medio mundo, empieza a hacer estragos por todas sus filiales, incluida la española Conforama, el grupo de 32 tiendas y decoración para el hogar dirigido por David Almeida, que está al frente de la filial española desde hace un año.

Y es que las irregularidades contables reconocidas por la matriz -que ya se han llevado por delante a su consejero delegado, Markus Jooste- están en línea con las que, desde hace años, los auditores vienen detectando en las cuentas de la filial española.

A la espera de que se hagan públicas las cuentas de Conforama al cierre de 2016, en las precedentes de 2014 y 2015 Deloitte se cuestionaba la valoración de algunas partidas, como la relativa a las tiendas en propiedad dentro del inmovilizado material. Lo hacía a la vista de pérdidas operativas significativas, un indicio claro del deterioro de sus activos.

No era la única salvedad manifestada por la auditora. También advertía de que la filial no está siguiendo los mismos criterios de amortización de su inmovilizado material que los marcados por el grupo, basados en la vida útil, a efectos de su consolidación. Si se hubiera hecho así, en el último ejercicio el resultado debería disminuir en 65.000 euros, el valor de las reservas en 5,93 millones y el del inmovilizado material en 5,99 millones. En 2015, Conforama acreditaba unas ventas de 225 millones, casi un 30% respecto al año anterior.

Javier Sánchez-Prieto mantiene a Vueling bajo la sombra de inspecciones fiscales

Hacienda sigue atando en corto a Vueling, la aerolínea de bajo coste del grupo IAG que dirige Javier Sánchez-Prieto como consejero delegado. El Fisco solicitaba, en enero de 2014, información sobre las liquidaciones sobre el impuesto de sociedades, IVA, las retenciones e ingresos a cuenta de los rendimientos del trabajo y la tributación de no residentes, relativa a los ejercicios 2009, 2010 y 2011. Y, ahora, la Agencia Tributaria anda investigando las retenciones a cuenta de la imposición de no residentes entre septiembre de 2012 y octubre de 2016.

Entonces, el expediente quedó archivado sin efectos en el resultado de la sociedad, según señalaba la aerolínea en la memoria anual. Y, de momento, la nueva investigación sigue abierta, por lo que resulta prematuro deslindar el efecto cuantitativo sobre sus cuentas, aunque la compañía se cura en salud con el argumento de que ha practicado bien sus liquidaciones impositivas. La aerolínea pagó 13,9 millones de impuestos en 2016, frente a los 35,1 millones de 2015.

Al margen de estas cuestiones fiscales, Vueling sigue sin levantar el vuelo. En 2016 ganaba apenas 49 millones, la mitad que un año antes, y, al cierre del primer semestre de 2017, veía cómo las pérdidas operativas se elevaban por encima de los 6 millones de euros.

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Imagen de supermercados Dia.

Dia confía en el plan de Fridman para mejorar la situación de sus tiendas

Siguiente