Las VTC viven un enfrentamiento muy duro con el sector del taxi.

Las VTC viven un enfrentamiento muy duro con el sector del taxi. Susana Vera / Reuters

Empresas

El Supremo mantiene el aluvión: 40 nuevas licencias para Uber o Cabify

Dicta otras tres sentencias, con los que repite el mismo argumento: la ley de 2013 no implica la limitación de 1 autorización por cada 30 taxis. Se espera que lleguen otras ocho sentencias en los dos próximos meses.

El mismo argumento: la ley de 2013 (y el reglamento de 2015) no rescata la limitación de 1 licencia VTC por cada 30 de taxis, que dejó de estar vigente desde 2009 por la ‘ley omnibus’. Esa es la base que ha vuelto a utilizar el Tribunal Supremo en otras tres sentencias dictadas en el mes de noviembre.

Con estas nuevas da luz verde judicial a 40 autorizaciones más solicitadas por tres compañías para operar en plataformas como Uber o Cabify en la Comunidad de Madrid. ¿Entre los beneficiarios? Una compañía fundada por el asesor legal de Uber, abogado pionero del sector y hoy bajo el paraguas de Yirmi (filial de Cabify en la que han entrado como accionistas empresarios de renombre liderados por Jaime Castellanos, presidente de Lazard) y otra de dos ex taxistas catalanes vendida a Gesstaxi, de José Antonio Parrondo.

Dos primeras sentencias

En 2009 entraba en vigor la llamada ‘ley ómnibus’. Se trataba de la incorporación a la legislación española de una directiva europea que buscaba liberalizar la prestación de servicios y eliminar una parte importante de las restricciones. El taxi (y, sobre todo, las licencias VTC) se vería impactado.

Cuatro años después, en 2013 (y tras la solicitud de miles de licencias de grandes empresarios y autónomos del sector de VTC), el Gobierno de Rajoy intentó taponar la hemorragia con una nueva ley del transporte que no entraría en vigor como tal hasta que dos años después se le dio luz verde al reglamento. Entre estas dos fechas, muchas compañías decidieron reclamar licencias en los tribunales entendiendo que la normativa de aquel 2013 no rescataba la limitación.

Ahora, el Tribunal Supremo les da la razón. Primero fue en dos sentencias que se dieron a conocer hace dos semanas, de fecha 13 de noviembre. Las empresas JoJucar y Gran Vía Rent a Car recibían la luz verde del Alto Tribunal a 80 licencias solicitadas en marzo de 2014.

¿Por qué era importante este movimiento? Lo era porque sentaba jurisprudencia para todas las autorizaciones pedidas entre 2013 y 2015 (desde que se aprobó la ley y se dio forma en el reglamento). ¿La justificación? Muy sencilla: “No cabe aceptar que los artículos [de normativas anteriores que fijaban el límite de 1 licencia VTC por cada 30 taxis] hayan renacido y vuelvan a ser de aplicación a raíz de la nueva redacción”.

… Y llegan otras más

Ahora, unos días después, el Supremo ha calcado el argumento en otras tres sentencias. Entre todas suman 40 nuevos permisos que fueron solicitados en el primer semestre de 2014.

La excepción la marca la sentencia que el Tribunal Supremo dicta respecto a la petición de licencias de la empresa Cartravel Spain SL. En ella, asegura que el recurso de casación presentado por la Comunidad de Madrid no cabe. De esta manera, ni estudia el recurso y, por tanto, da luz verde a las autorizaciones reclamadas.

Según explican fuentes del mercado, se espera que sólo durante el próximo mes de diciembre lleguen otras dos sentencias más, que se sumarán a unas seis durante el mes de enero.

Todas ellas han recibido en el pasado sentencia favorable del tribunal superior de la comunidad donde se reclamaron y, buena parte, están operándose con una ejecución provisional.

¿Quiénes han ganado los recursos?

Cabe preguntarse quiénes son las empresas que han ganado estos primeros recursos a los que ha respondido el Tribunal Supremo. Las dos primeras sentencias pertenecían a los contenciosos abiertos por Jojucar SL (60 licencias) y Gran Vía Rent a Car (20 licencias).

Jojucar fue fundada en 2009 por un autónomo y en febrero de 2017 fue adquirida por Servicar25, una compañía del sector que hoy tiene decenas de autorizaciones disponibles. Por su parte, Gran Vía Rent a Car fue arrancada en 2005 por Alberto García Criado (fundador de otras compañías del sector) y cuenta con 23 licencias registradas con esta sociedad, según los datos de Fomento.

Por su parte, Cartravel Spain SL, que tiene hoy por hoy 10 licencias VTC registradas en Fomento, que sumará otras diez tras la sentencia firme del Supremo. Esta fue fundada por José Andrés Díez Herrera, abogado pionero del sector (fue el que arrancó los primeros procesos judiciales de autorizaciones) y asesor legal de Uber en España. Hoy está bajo el paraguas de Yirmi, la filial de Cabify en la que han acudido varios empresarios de renombre para respaldar con capital la explotación de estos permisos.

Shuttle Vip-Madrid fue fundada en 2012 y tras pasar por diferentes manos llegó a las de Eduardo Martín, empresario de las VTC y portavoz de la patronal del sector Unauto. Este la transfirió en febrero de este año. Tiene registradas 11 licencias y suma otras 10 de esta sentencia.

Por último está Travel Transfers SL, que tiene registradas 20 autorizaciones, fue arrancada por José Luis Gómez Corchero y Miguel Ángel Martín, dos ex taxistas reconvertidos al sector, que hace tan sólo unos días vendieron Radio Taxi Barcelona (una empresa con licencias VTC) a Gesstaxi, de José Antonio Parrondo, uno de los ‘amos’ del sector. Sumará otras 20 de esta sentencia.