Kike Sarasola, presidente y fundador de Room Mate.

Kike Sarasola, presidente y fundador de Room Mate.

Empresas

Sarasola (Room Mate) pide limitar la entrada de turistas: "Es una barbaridad"

El empresario aboga por crear un Ministerio de Turismo independiente para atender las necesidades del primer motor del país.

España va en camino de registrar otro año récord en visitas internacionales. Hasta septiembre, 66,13 millones de personas habían visitado nuestro país, un 10,1% más que el año pasado, y la previsión es que se llegue a los 80 millones. Estas “vacas gordas” para el sector turístico son, sin embargo, una situación en la que no conviene acomodarse, sino plantearse nuevos desafíos y la manera de lograr ser “la Florida de Europa”. Así lo considera Kike Sarasola, fundador y presidente de Room Mate Hotels, para quien ha llegado la hora de poner un límite a la entrada masiva de turistas.

“Es un gran año, ¿qué hacemos para mantenerlo? ¿Queremos mantenerlo? Estamos contentos como sector con que cada año lleguen 5 millones de personas más. Personalmente, no lo estoy, me parece una barbaridad”, afirmó el empresario durante su ponencia en la cita anual de Magma Hospitality Consulting. “Tenemos que hacer que los políticos se den cuenta de esto y de que no nos pueden medir por el número de visitantes que vienen”.

Para el empresario, que participó como ponente en el encuentro realizado para analizar las tendencias de futuro en la industria del alojamiento, que las autoridades celebren esta masificación “como si fueran grandes medallas” hace que los ciudadanos “nos empiecen a odiar (como hoteleros) y seamos de ayuda a grupos políticos que usan la turismofobia y a los grupos hoteleros que también la utilizan”.

Sarasola pone como ejemplo de masificación Barcelona, que en los últimos meses ha estado en el foco del debate turístico en distintos frentes. "Lo que tienen son turistas y más turistas. Esto no se puede permitir. Se tiene que controlar regulando los flujos", considera el empresario recordando que hay días en que al puerto barcelonés llegan varios cruceros y cientos de personas desembarcan en la ciudad. "Hay que obligar a los políticos a que trabajen y a que lo hagan bien, a que piensen en el sector y que entiendan nuestros ritmos", agrega con una referencia directa a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como ejemplo de mala gestión ya que con su moratoria ha conseguido el efecto contrario a lo pretendido. "Hay que controlar los flujos para tener ciudades vivibles, ese va a ser el gran reto en la próxima década".

En su opinión, España es un país visionario y es el momento de apostar por atraer un turismo de calidad, “viajeros que se mezclan y quieren saber de la cultura” del país, alejándose del “turista que viene a hacerse la foto”. Para lograrlo, hay que pensar a contracorriente, “ser un inconformista”, recomienda a sus pares hoteleros. En este sentido, el presidente de Room Mate afirmó que su empresa pone el foco en la felicidad del cliente porque es lo que atrae la rentabilidad: “Si el cliente está contento, gastará más y volverá al destino”.

Además, Sarasola aprovechó la instancia para lanzar otro recado al Gobierno: el Turismo es la primera industria del país, "la que ha sacado al país de la crisis, nos deben tener en consideración". Por esta razón, ve necesario que se de el valor debido al sector y se designe un ministro de Turismo, no una Secretaría de Estado, para que se regule "con inteligencia" el sector. "Necesitamos estar más unidos, necesitamos un ministro de Turismo, que nos cuiden".

2017, un buen año para Room Mate

"Ha sido un buen año para España, pero sigo pensando que estamos viviendo de las grandes vacas, de las crisis que han afectado a otras regiones y que nos han beneficiado como destino. Se ve también a nivel nacional, con lo que está pasando en Barcelona se está creciendo en otros destinos españoles", señaló Sarasola que reconoce que para su cadena "ha sido un año impresionante", con una buena progresión en ingresos totales hasta el mes de octubre, "donde hemos notado un parón, básicamente, porque tenemos cinco hoteles en Barcelona".

Según las cifras mostradas por el empresario, los ingresos totales del grupo Room Mate avanzaron por encima del 10% anual todos los meses hasta septiembre, destacando especialmente el desempeño de enero y febrero (+29%). En octubre, en cambio, los ingresos se quedaron un 2% por encima de la planificación. El freno lo puso la incertidumbre que generó el referéndum ilegal celebrado el 1 de Octubre. El conflicto político ha dado una estocada a los ingresos de octubre, confirma a EL ESPAÑOL el fundador de Room Mate, con una caída de entre un 17% y un 20%. Los cinco hoteles de la Ciudad Condal aportan alrededor de un 15% de los ingresos totales, indica Sarasola. 

Consultado por la marcha de la operación en estas últimas semanas del año, el empresario es rotundo: "Cuando se anunció que íbamos a tener elecciones el 21 de diciembre, automáticamente volvieron a subir las reservas". 

Planes para 2018

Entre los planes de la hotelera para el próximo año está la apertura de su primer hotel en San Sebastián. El hotel, que tomará el nombre del empresario donostiarra Gorka Atorrasagasti -uno de los cofundadores de la compañía-, será un cuatro estrellas de 33 habitaciones situado en el centro de la ciudad. Contará además con terraza, sala de reuniones y zona wellness. Según ha indicado Sarasola en otras ocasiones, están mirando otras ubicaciones en la región.

Actualmente, la cadena tiene 22 hoteles en doce ciudades. Está en cinco españolas (Madrid, Barcelona, Salamanca, Málaga y Granada), en tres destinos europeos (Ámsterdam, Florencia y Milán); y también al otro lado del Átlántico, con un hotel en Ciudad de México y tres en Estados Unidos (dos en Miami y uno en Nueva York).