Junqueras en el congreso nacional de ERC.

Junqueras en el congreso nacional de ERC. Efe

Empresas

Las multinacionales plantan a Junqueras en la reunión "secreta" que iban a mantener

Entre las empresas que declararon participar y las que se han negado a hacerlo tras la filtración, el conseller de Economía vuelve a ser ninguneado por el tejido productivo.

Miguel Ángel Uriondo

La reunión -presuntamente- secreta que iban a celebrar en Barcelona una serie de empresas multinacionales con el vicepresidente de la Generalitat y máximo responsable del Departamento de la Vicepresidencia y de Economía y Hacienda, Oriol Junqueras, se ha encontrado con un plantón tras otro, según confirmaron a EL ESPAÑOL fuentes próximas a la reunión.

Estas dudan que el encuentro haya podido celebrarse o que se parezca, mínimamente, a lo que estaba planeado inicialmente.

Al parecer, el plantón es una conjunción de varios factores. Por un lado, algunas empresas fueron invitadas pero declinaron participar. Además, otras que dieron marcha atrás después de que el carácter supuestamente privado del encuentro quedase en entredicho con la filtración que publica este viernes El Confidencial. 

En el frustrado encuentro estaba prevista la participación de otros altos cargos del departamento de Junqueras, interesados en cortar la fuga de empresas de Cataluña, que ya supera el millar de sociedades. La huida de las sociedades se debe a la inseguridad jurídica en la comunidad autónoma causada por el golpe independentistas encabezado por Puigdemont y el propio Junqueras.

Las empresas cuya participación se rumoreaba eran el fabricante de trenes Alstom, el coloso tecnológico Hewlett-Packard, el bufete de abogados Baker & McKenzie, Microsoft, la consultora GTS o la empresa logística Segro; entre otras. Un portavoz de Hewlett-Packard se limitó a confirmar que recibieron la invitación a dicho encuentro pero la declinaron.

Así pues, Junqueras ve cómo la reunión en la que pensaba dar garantías personales a los empresarios sobre cómo el entorno económico permanecerá estable, no ha conseguido ni siquiera la estabilidad suficiente como para su celebración.