Más de 70 grandes empresas lanzan Alastria, un 'blockchain' para unirlos a todos

Más de 70 grandes empresas lanzan Alastria, un 'blockchain' para unirlos a todos

Empresas

Más de 70 grandes empresas lanzan Alastria, un 'blockchain' para unirlos a todos

Telefónica, Santander, Repsol, Accenture y otras muchas grandes empresas lanzan una apuesta que pone en jaque el futuro del DNI electrónico.

Algunas de las principales compañías españolas de banca, energía y telecomunicaciones, entre otros sectores, han constituido Alastria, la primera red nacional regulada basada en blockchain del mundo. Un consorcio sin ánimo de lucro presentado este martes de forma simultánea en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia y Málaga.

Su objetivo es desarrollar esta tecnología de registros contables compartidos, llamada a convertirse en el nuevo ecosistema de intercambio de datos y que habilitará y acelerará la transformación digital de distintos sectores industriales y empresariales en los próximos años gracias a su agilidad, veracidad, seguridad y eficiencia.

Aunque la gente conoce blockchain por ser la tecnología que subyace a criptodivisas como bitcoin, es capaz de mucho más. Este consorcio, en concreto, nace para acelerar la creación de ecosistemas digitales poniendo a disposición una plataforma colaborativa común: la red Alastria, que desde su inicio cuenta con cerca de 70 de las mayores empresas e instituciones de distintos sectores. La lista de participantes es inmensa y destacan compañías como Telefónica, Santander, Bankia, CaixaBank, BBVA, Sabadell, Kutxabank, Repsol, Cepsa, Indra, Barceló Viajes (Ávoris), BME, Caja Rural, Cajamar o Roca Junyent, entre muchas otras.

Lista provisional de los socios promotores de Alastria.

Lista provisional de los socios promotores de Alastria.

Además, entre sus fundadores destacan profesionales como notarios y abogados que velarán por la seguridad y veracidad de la información a través de la identificación de las personas físicas y jurídicas. Y es que la identificación digital será el foco principal de Alastria en sus inicios a través del estándar “ID Alastria”, que permitirá que los ciudadanos tengan el control sobre su información personal de forma transparente siguiendo las directrices que marca la Unión Europea.

¿El objetivo? Que se sumen más empresas, startups, pymes, grandes corporaciones, universidades y otros actores de todos los sectores en España. Y al ritmo al que ha nacido, con las ventajas que incorpora, no sería extraño que terminara por ofrecer casos de uso mucho más atractivos y generalizados que el DNI electrónico.

Es complicado de explicar, pero la plataforma Alastria permitirá que las empresas creen representaciones digitales de los activos con los que trabajan en su actividad económica habitual, también llamados tokens. Con estos tokens es posible desarrollar nuevos productos y servicios de corte innovador, además de poder desarrollar los procesos actuales de forma más rápida, segura y eficiente. De esta forma, la red permite acelerar la transformación digital de los procesos actuales.

El objetivo de Alastria es trascender el ámbito empresarial y ha mantenido reuniones con representantes de las Administraciones Públicas y reguladores, que han manifestado su interés en colaborar con el consorcio. Concretamente, Alastria ha solicitado la apertura de vías de colaboración para identificar casos de uso en los organismos públicos y monitorizar aquellos servicios que están en proceso de estudio y análisis. Para fomentar el conocimiento y la adopción de la red, Alastria está organizando jornadas de formación dirigidas a la Administración.

Desarrollo abierto

Además, el desarrollo de la plataforma no se quedará en el crecimiento de su número de socios, sino en el desarrollo propio de la tecnología, que será abierto. De esta forma, el consorcio Alastria pondrá a disposición de la comunidad recursos y contactos para que el ecosistema pueda crecer y ampliar sus beneficios potenciales a más empresas y usuarios.

Más allá de empresas, administradores, reguladores y comunidad de desarrolladores, en el Consorcio tendrá un papel relevante la comunidad universitaria. Actualmente ya se han cerrado varios acuerdos con centros de renombre y, además, será un proceso abierto en el que irá sumándose un número relevante de instituciones y centros universitarios. El objetivo es el establecimiento de acuerdos que promuevan la investigación, experimentación y formación.

Julio Faura, presidente de Alastria, se felicitó, durante la presentación, por conseguir que “tantas compañías de tanta relevancia decidan apostar juntas un proyecto desde su mismo nacimiento. Esa es la mejor muestra del increíble potencial que tienen tanto esta tecnología como el consorcio”. “Debemos sentirnos orgullosos de que un proyecto pionero e inédito en todo el mundo haya nacido en España, lo que coloca a las industrias de nuestro país a la vanguardia en materia de transformación digital”, subrayó.

El CEO del consorcio, Alex Puig, aseguró que blockchain tiene “el potencial para convertirse en el mayor avance de la historia en la forma en la que compartimos cualquier elemento digital, ya sea un documento, un servicio, una entrada para un espectáculo o dinero”.

En este sentido, incidió en que el nacimiento del consorcio era necesario porque "Internet se está reinventando para que podamos compartir y hacer negocios de forma verificada y segura, pero es necesario un estándar que permita a todas las industrias y la comunidad de desarrolladores trabajar con una misma base".

¿Qué es blockchain?

La tecnología blockchain, nacida en 2009, representa una evolución con respecto a las comunicaciones en red tal y como se conocen en la actualidad. Internet y la world wide web (WWW) llevan décadas transformando nuestra vida. Nunca la información había sido tan accesible e instantánea. Sin embargo, el sistema no es perfecto y a día de hoy la red adolece de falta de fiabilidad de los datos, escasez de seguridad y falta de verificación de aquellos que intervienen en la comunicación.

La tecnología blockchain de registros contables compartidos es probablemente la más disruptiva desde la llegada de internet y es capaz de transformar las industrias al descentralizar la confianza, generando un intercambio de bienes y servicios sin necesidad de terceros. Esto sería posible gracias a que la información que circulará a través de los registros contables compartidos estará verificada, al igual que quienes se encuentren en los extremos.

La información presente en esta tecnología se introduce mediante un registro inalterable (garantizado mediante criptografía), que se replica en todos los participantes, mediante un protocolo de comunicaciones estándar, y que es accesible a todos ellos, lo que elimina la necesidad de acuses de recibo y conciliaciones. Con ello permite a los participantes ofrecer y recibir servicios con eficacia legal en el ámbito español y acorde con la regulación europea.

Concretamente, la red Alastria, un blockchain semipúblico-permisionado, está formada por nodos -computadoras alojadas por diversos participantes- y proporciona servicios de registro contable compartidos. De esta forma, los socios de esta red podrán desarrollar servicios y productos dentro de Alastria con total confianza y seguridad. El hecho de que la identidad digital de cada miembro esté certificada y garantizada permite utilizar la tecnología de contratos inteligentes (smart contracts) sobre la que se puede ofrecer servicios y explotar aplicaciones en un entorno transversal y con plenas garantías legales en España.