Empresas TELEVISIONES PÚBLICAS

TV3 le cuesta 311 millones a la Generalitat en pleno proceso soberanista

Reconoce en sus cuentas de 2016 que espera hacer frente a sus compromisos financieros gracias a las aportaciones del Govern.    

Fernando Cano

TV3 se encuentra en esta semana en el punto de mira por la emisión de los spots de la campaña publicitaria que ha puesto en marcha la Generalitat a favor del referéndum. El Tribunal Constitucional (TC) advirtió el martes al director de TV3, Vicent Sanchis, y al de Catalunya Ràdio, Saül Gordillo, la resolución en la que les indica que no deben dar difusión a la consulta de independencia declarada ilegal.

Esta situación ha vuelto a disparar las críticas contra la televisión pública catalana y su excesiva sintonía ideológica con el Govern. Sin entrar en este debate, es innegable la dependencia económica que tiene TV3 de la Generalitat, según se refleja en las cuentas presentadas por la cadena al Registro Mercantil y a las que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Fotograma del anuncio con la alusión al derecho a decidir.

Fotograma del anuncio con la alusión al derecho a decidir.

Aval de la Generalitat por 75 millones de euros

De hecho, en estas cuentas Corporació Catalana de Mitjans Audiovis SA (CCMA), sociedad que agrupa a TV3 y a Catalunya Ràdio, la empresa reconoce que al cierre de 2016 podrá salvar su situación de fondo de maniobra negativo y de déficit presupuestario, solo gracias a las aportaciones del Govern.

Según estas mismas cuentas, la fotografía financiera de la televisión pública catalana no llama al optimismo. Al fondo de maniobra negativo y al déficit se suman unos elevados costes de personal, ingresos propios menguantes y una serie de compromisos con acreedores y con la administración que solo podrá sacar adelante gracias a la ayuda financiera pública.  

En sus presupuestos de 2017 la Generalitat de Cataluña ha aprobado un presupuesto anual de 236,2 millones de euros para TV3 y Catalunya Ràdio, una reducción de medio millón de euros comparado con 2016. A este montante fijo hay que sumar otros 74,7 millones de euros en concepto de aval para que TV3 afronte eventuales pagos a la Agencia Tributaria (AEAT) por el IVA de los ejercicios 2012, 2013 y 2014. En total, el Govern destinará más de 311 millones de euros a la CCMA solo este año.

Vicent Sanchis, director de TV3.

Vicent Sanchis, director de TV3.

Gastos de personal superiores a los de Atresmedia

En las cuentas de 2016 se refleja que el CCMA ingresó solo 66,1 millones por venta de publicidad, el 20% de sus gastos totales, y consignó gastos de personal por 159 millones de euros. Para que nos hagamos una idea de lo poco rentable que es TV3, vemos que sus gastos de plantilla son superiores los de Atresmedia que registró este mismo año 131,1 millones por este concepto. La diferencia es que el editor de Antena 3 y La Sexta facturó 962 millones por publicidad.

Durante 2016 se certifica además que las subvenciones de explotación recibidas de la Generalitat llegaron a los 236,8 millones. En total, los beneficios del año fueron de 118.567 euros revirtiendo las pérdidas de 10,9 millones del año 2015. La clave ha estado en el duro recorte de gastos operativos que pasaron de 77,1 millones a los 65,2 millones.

Pese a los beneficios, la sociedad ha reconocido que a 31 de diciembre de 2016 presenta un fondo de maniobra negativo por importe de 505.051 euros, que se eleva hasta los 12.993.342 euros si consideramos el consumo de existencias a más de 12 meses. Esto significa que la empresa no tiene liquidez para enfrentar sus pagos más inmediatos.

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, durante la última Diada.

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, durante la última Diada.

La Generalitat financia la falta de liquidez

No obstante, el administrador ha formulado las cuentas anuales de acuerdo con el principio de empresa en funcionamiento, “dado que se espera poder hacer frente a sus compromisos con los flujos de efectivo de su propia operativa y con la aportación que debe recibir durante el ejercicio 2017 de la Generalitat de Cataluña mediante la ley de presupuestos y un aval de 75 millones de euros”.

Del mismo modo, el CCMA ha cerrado el ejercicio 2016 presentando una situación de desequilibrio presupuestario de 1.183.458 euros, una situación que el grupo justifica por la  sentencia de la Audiencia Nacional que da la razón a la demanda presentada por el Comité de Empresa y que les obliga a remunerar conceptos de nómina variable atrasados.

El CCMA explica que las fechas en que se produjo este hecho no permitieron establecer ninguna medida efectiva que pudiera compensar, mediante reducción de otros gastos, los efectos de este desviación. Para ello, el 30 de diciembre de 2016, el Departamento de la Presidencia emitió una resolución y autorizó el pago de una transferencia por importe de 14 millones.

Esta transferencia incorporaba una aportación extraordinaria de 9,5 millones de euros para cubrir el déficit producido en el 2015 y una aportación de 4,5 millones de euros prevista ya en el presupuesto.

Saül Gordillo, director de Catalunya Ràdio.

Saül Gordillo, director de Catalunya Ràdio.

Desacuerdo con las actas tributarias del IVA

El otro gran elemento de riesgo que tiene TV3 es el acta sobre el IVA levantada por Hacienda respecto de los ejercicios de 2012 al 2014. En 2014 y 2015 la sociedad firmó actas fiscales en disconformidad por importe total de 59,7 millones de euros. Paralelamente se han interpuesto reclamaciones económico-administrativas contra estos actos porque consideran improcedentes las liquidaciones practicadas.

CCMA ha considerado contablemente como activo no corriente el importe que se corresponde con las cantidades a devolver solicitadas a la Administración Tributaria por valor de 17,3 millones. El resto del montante está cubierto por el aval de la Generalitat de hasta 74,7 millones. En relación a este litigio y a pesar del aval de la Generalitat, el auditor de las cuentas, PWC, advierte que “los hechos descritos suponen la existencia de una incertidumbre sobre el resultado de las reclamaciones interpuestas”.

Respecto de sus deudas, la compañía mantiene un pasivo corriente, es decir, deudas que se deben pagar a corto plazo, de 96,3 millones de euros.