Varane y Nacho celebrando la obtención de la última Champions League.

Varane y Nacho celebrando la obtención de la última Champions League. Reuters

Empresas DERECHOS DE TELEVISIÓN

Desaparecen los partidos en abierto de la Champions

Mediapro se queda con la Champions League para las temporadas 2018-2021, tras presentar la mejor oferta a la UEFA.

Mediapro -la productora de Jaume Roures-, ha resultado ganadora de la subasta por los derechos de emisión en televisión de la Champions League tras la segunda ronda de negociaciones que la UEFA convocó para la tarde de ayer. El proceso se ha resuelto en tiempo récord, ya que las primeras ofertas se recibieron hace solo dos días.

De esta manera, Mediapro emitirá el torneo más importante a nivel de clubes durante las temporadas 2018 a la 2021. En principio, todo indica que lo hará además en la modalidad de pago y por primera vez en España sin partido en abierto. La operadora sigue la estela de otros mercados europeos como Reino Unido, Alemania e Italia, donde todo el campeonato se emitirá en televisiones de pago.

La oferta de Mediapro ha sido superior a la del resto de operadores españoles, compitiendo directamente con Movistar que presentó también presentó una propuesta para llevárselo al pago. A la puja se presentaron Mediaset y RTVE con una oferta para la televisión en abierto y Mediapro presentó una segunda propuesta conjunta con Atresmedia y TV3 para dividirse el pago y el abierto, que tampoco resultó ganadora.

La UEFA esperaba recaudar un 30% más

Finalmente la puja de Mediapro, por todo el paquete y excluyendo el tradicional partido en abierto, fue la elegida por la UEFA. El plazo original expiraba en pasado martes 20 de junio, pero el organismo rector del fútbol europeo pidió a los operadores españoles que mejoraran sus ofertas y dio un plazo de 24 horas para que las cadenas subieran el montante.  

No han trascendido las cifras, aunque en el caso de la subasta española la UEFA esperaba recaudar entre 600 y 700 millones de euros por todo el paquete de partidos, un 30% más que lo obtenido en el ciclo anterior cuando los derechos de la Champions League fueron adjudicados a la oferta conjunta de Mediapro, Atresmedia y TV3.

Para ello planteó un calendario con menos partidos simultáneos y dos franjas horarias (a las siete de la tarde y a las nueve) y un escenario en que no se garantizaba el partido en abierto si es que no presentaba una oferta realmente competitiva.

Respecto del resto de las propuestas, en el mercado coinciden en señalar que fueron bastante conservadoras. La UEFA quería subir el precio en un 30%, pero las fuentes consultadas indican a EL ESPAÑOL que el actual mercado televisivo no podría rentabilizar estos derechos, al menos en la televisión en abierto.

El pago mantiene su equilibrio

La Champions League nunca ha generado rentabilidad a las televisiones, pero su adjudicación genera otros intangibles, en especial desde el punto de vista de la imagen. En el caso del pago, esta nueva adjudicación mantiene relativamente intacto el actual mapa de derechos deportivos.

Desde la temporada 2015-2016 y hasta la 2017-2018 Mediapro es la dueña de los derechos, para lo cual puso en marcha el canal Bein Sports, cadena de pago que posteriormente ha alquilado a todos los operadores de pago, entre los que se encuentra Movistar+, Vodafone y Orange. Este modelo podría ser replicado para esta nueva adjudicación, aunque deberían producirse nuevas negociaciones.

La llegada de Bein Sports a Movistar se produjo después de largas negociaciones y acusaciones por parte de las dos compañías. El acuerdo se produjo a finales de 2015 después de que Bein Sports emitiera los encuentros de la fase de grupos solo en Vodafone, Orange y su plataforma propia de Internet, esta última con muchos problemas de emisión por la saturación de sus redes.   

¿Que pasa en el resto de Europa?

En marzo se adjudicaron los derechos para Reino Unido a BT por un coste de 1.360 millones en tres años, un 31% más. Hacer una semana se resolvieron los derechos en Italia a favor de Sky con un coste de 270 a 290 millones por temporada.

Esto  se traduce en un crecimiento de entre el 15% al 20% respecto de los 700 millones que se pagaron en el anterior ciclo de la UEFA. En Alemania el ganador también ha sido Sky por unos 600 millones por tres años.

En ninguno de estos mercados se mantendrá el partido en abierto, una de las bazas de la UEFA para poder recaudar más dinero en esta nueva subasta. En diciembre los nuevos gestores del organismo rector del fútbol europeo señalaron que no se decantarían por ofertas en abierto si es que éstas no eran lo suficientemente competitivas. 

Hasta ahora la postura de la UEFA era mantener al menos un encuentro en abierto para dar mayor visibilidad al torneo y a sus patrocinadores. No obstante, ahora han apostado por modelos de pago que les han entregado una rentabilidad económica directa.