La historia de MotoGP está escrita de duelos para el recuerdo, muchos de ellos entre compañeros de equipo. La retirada de Dani Pedrosa dejó un hueco en Honda que la firma nipona no dudó en ocupar con un peso pesado.

El 6 de junio de 2018, Honda Repsol oficializó el fichaje de Jorge Lorenzo para la próxima temporada. Lo hizo mediante un comunicado que afirmaba que el piloto español se incorporaría al equipo las dos próximas temporadas, teniendo como nuevo compañero a su compatriota, el cuatro veces campeón del mundo, y lider del actual Mundial, Marc Márquez.

Ambos corredores compartirán equipo formando una dupla increíble dentro y fuera de la pista. La relación que mantienen los dos se ha ido convirtiendo en amistad durante los últimos años. El 16 de agosto de este mismo 2018, sin ir más lejos, Márquez compartió una fotografía en Instagram, a la cual Lorenzo comentó con un "guapo", recibiendo una cariñosa respuesta de parte del de Cervera. Cuatro días antes había protagonizado una épica batalla en el Gran Premio de Austria.

Comentario de Jorge Lorenzo en la fotografía de Marc Márquez

La guerra contra Rossi

La amistad entre los dos se ha forjado alrededor de un enemigo común. Desde que comenzó a compartir box con Valentino Rossi, Jorge Lorenzo fue víctima de las críticas del piloto italiano. El duelo entre ambos se vivía cada Gran Premio dentro y fuera de la pista, adelantamientos y cruces de declaraciones eran el pan de cada día en Yamaha durante 2015. 

El momento cumbre de aquella temporada fue el Gran Premio de Malasia de 2015. Una carrera infinita por todas las consecuencias que tuvo y que acercó a Marquez y Lorenzo al mismo tiempo que distanció definitivamente a ambos del heptacampeón de la categoría reina. Aquel 25 de octubre, Márquez taponó a Valentino Rossi, permitiendo que Lorenzo se alejara hacia una victoria definitiva para el título de ese año. Esto enfureció al italiano, que tras adelantar al de Cervera le propinó una patada que acabó con Márquez en el suelo.

Rossi sonríe ante una pregunta; Lorenzo y Márquez, más serios. MotoGP

Dirección de Carrera decidió llamar a ambos para explicar lo sucedido. La tensión fue evidente. Rossi 'saludó' a Márquez con ironía "buena carrera ¿eh?, preciosa", a lo que el español respondió con un "y buena patada". Posteriormente, Valentino afirmó a la prensa que simplemente, le había dicho "lo que pienso de él". "Prefiero no decir lo que me ha dicho porque ha sido muy desagradable", explicó Marc, mientras surgían rumores como que el insulto empleado por el italiano había sido "bastardo".

Lorenzo, que venía de un intercambio de acusaciones con Rossi, se puso del lado de Márquez, defendiéndole. De esta forma, entre ambos se formó un feeling que se ha mantenido en el tiempo.

¿Qué supone la llegada de Lorenzo a Honda?

El problema para Honda la próxima temporada será gestionar el ego de dos grandes pilotos que serán favoritos al título desde el primer Gran Premio. Márquez sólo conoce a Pedrosa como compañero de boxes y la relación siempre ha sido cordial. El reto para el equipo japonés es mantener a Lorenzo por el buen camino.

A la 'guerra' con Rossi se suma su enfrentamiento con Andrea Dovizioso desde que llegó a Ducati. El italiano afirmó a finales de julio de este año que al de Palma "no le bastará con ganar dos carreras". La respuesta de Lorenzo fue contundente: "Sinceramente, estoy un poco harto de esta situación. Cuando yo estaba en dificultades y él conseguía victorias, yo estaba debajo del podio aplaudiéndole. Le diría que me deje seguir por mi camino y que se centre en lo suyo, así todo irá mejor. Cuando tienes a Lorenzo cabreado, siempre es peor".

Lorenzo, junto a Márquez, celebra su victoria en Cheste. EFE

Una relación que gestionar

La temporada 2019 de MotoGP tendrá el gran aliciente de ver como congenian los dos españoles en el mismo equipo. Por el momento todo son guiños y buenas caras entre ambos, pero cuando empiecen las rivalidades sobre la pista será Honda quien gestione que las chispas no se conviertan en un incendio. 

Márquez, con cuatro títulos en cinco años y otro más casi en el bolsillo, parece un corredor insuperable. Pero no hay que olvidar a Lorenzo, quien también logró dos campeonatos antes del debut del catalán en la máxima categoría del motociclismo. De hecho, el tercer Mundial de Lorenzo es precisamente en 2015, el único año de Márquez en MotoGP que no logró proclamarse campeón. Una 'rivalidad' que puede darle muchas alegrías a Honda... o acabar de la peor forma posible.

Te recomendamos

Outbrain

Contenido patrocinado

Outbrain