El Manchester United ha pasado por un pequeño bache en el tramo final de la Premier League. El conjunto de Old Trafford, segundo clasificado de la competición británica, perdió ante el Leicester y frente al Liverpool. Dos derrotas duras y donde la imagen no fue la más adecuada. Tras los diversos análisis, el técnico del equipo ha señalado a los últimos acontecimientos entre los aficionados como causantes de los tropiezos. Solskjaer, pese a no querer emplearlo como excusa, ha destacado que los incidentes obligaron a cambiar la planificación.

Noticias relacionadas

Los hechos a los que se refiere el entrenador del United son los que tuvieron lugar el pasado 2 de mayo. El Manchester United se enfrentaba al Liverpool. Un encuentro que podía catapultar al City hacia el título liguero. Sin embargo, un numeroso grupo de aficionados de los red devils salieron a las calles para protestar contra la cúpula del club por la polémica de la Superliga. El enfado fue a mayores y hasta asaltaron Old Trafford. Un movimiento que obligó a retrasar el partido y, finalmente, aplazarlo a una nueva fecha.

Por si fuera poco, el pasado 13 de mayo se repitieron hechos similares y varios hinchas del United volvieron a provocar incidentes en los momentos previos al partido. En esta ocasión, los fans cortaron el trayecto del autobús del Liverpool. Una acción que fue rápidamente sofocada y que no tuvo efecto adverso en la plantilla de Klopp, que acabó goleando. Desde ese día 2, el equipo de Old Trafford solo había sumado un triunfo -contra el Aston Villa- y tres derrotas -Roma, Leicester y Liverpool por un amplio 2-4-. Y Solskjaer no ha querido cargar con toda la culpa.

"No quería usar eso como excusa porque perdimos los dos partidos -de la Premier-, pero seguramente es una de las razones que están detrás de las actuaciones y los resultados que hemos tenido", explicó el técnico del United. "Físicamente es imposible que se presenten y jueguen a la intensidad y el nivel que se requiere por la cantidad de partidos". Pero, además, también pidió "tener en cuenta la preparación" que existe "entre medias" de cada encuentro al máximo nivel.

Esa "recuperación" que hay entre cada cita no siguió "la misma rutina" que se tiene "normalmente". "No hemos hecho preparación táctica de la misma manera". Según el entrenador, "nunca es agradable ver un club que no está unido" porque "el estado de ánimo en cualquier club y la relación entre el equipo y la afición es vital". Unas palabras polémicas y que se produjeron justo antes del regreso del público a los estadios.

Posible título

El Manchester United ya tiene certificada la segunda plaza de la Premier League. Sin embargo, aún pueden conseguir el título de la Europa League. Los ingleses se enfrentarán al Villarreal, que puede impedir que dos clubes de la Premier se alcen con los dos principales títulos de clubes a nivel continental. Los resultados serán determinantes, tanto para el técnico como para una cúpula muy debilitada tras la creación de la Superliga Europea.

Cabe recordar que, tras el estallido de la nueva competición, se hizo oficial la fecha de dimisión del vicepresidente Woodward. Un movimiento que estaba pactado, pero que se filtró tras la crisis de la Superliga.

[Más información - Pogba, De Gea y la lista negra de Solskjaer: el Manchester United hace hueco a Cristiano Ronaldo]