Hace unas semanas, EL ESPAÑOL recogía la opinión de Jesús Tomillero, exárbitro y activista LGTBI+, sobre la posibilidad de que los partidos se pudiesen parar si había cantos LGTBIfóbicos. Parar encuentros de igual manera que se promueve que suceda cuando se producen cánticos racistas. Sin público en las gradas, episodios como estos habían parado, pero este domingo en El Carranza se produjo un nuevo incidente.

Noticias relacionadas

En el trascurso del partido entre el Cádiz y el Valencia, Mouctar Diakhaby se fue del campo al afirmar que Juan Cala le había llamado "negro de mierda". El partido siguió su curso tras unos minutos de parón, ya que los jugadores del conjunto blanquinegre también quisieron abandonar el campo, y, finalmente, la victoria fue para el equipo local. Aunque eso no es lo importante aquí.

Mientras Cala se defiende, al asegurar que no insultó a Diakhaby, el valencianista mantiene su versión sobre los presuntos hechos. El propio presidente del Valencia, Anil Murthy, compareció públicamente en un vídeo institucional junto a su futbolista para condenar cualquier acto racista. El jugador no habló ya que, según dijo el dirigente, todavía estaba muy afectado.

"Ayer asistimos en el partido contra el Cádiz a un acto flagrante de racismo. No podemos llamarlo de otra manera. Nuestro jugador, Mouctar Diakhaby, fue víctima de un gravísimo insulto racista por parte del jugador Juan Cala. Aunque él lo niegue, todos sabemos reconocer una cara de culpabilidad y creemos totalmente a Mouctar", comenzó diciendo Murthy.

"Este tipo de comportamientos son intolerables en el fútbol y en la sociedad y desde el Valencia CF condenamos cualquier tipo de racismo y apoyamos totalmente a nuestro jugador. Si el ejemplo que damos es que cuando no hay cámaras todo vale, no es el mensaje que tenemos que dar. El fútbol debe ser un ejemplo para la sociedad", continuó el presidente che.

"Yo creo en mi jugador y todo el mundo que veía el partido por televisión pudo ver que algo grave ocurrió para que nuestros jugadores se marcharan del césped. La cara del culpable se vio muy evidente en la televisión también, agregó un Anil Murthy que afirmó a continuación que a nadie le debe caber "la menor duda" de que el Valencia "va a llegar hasta el final para defender a Diakhaby y luchar para que nunca más se repitan estos hechos tan lamentables".

Anil Murthy comparece junto a Diakhaby Valencia CF

El partido no se detuvo por parte de los encargados de dirigirlo, sino que fueron los futbolistas del Valencia los que se plantaron para abandonar el bloque el césped. Una inacción que también critican desde el club de la capital del Turia: " A partir de ahora queremos ver una reacción para cambiar estos protocolos, para proteger los vulnerables. Porque si no cambiamos esto, vamos a dar un mal ejemplo a todo el mundo".

Mientras todo esto ocurre en el seno del Valencia, el propio Juan Cala se ha mostrado muy disgustado por lo sucedido y, siempre, defendiendo que de sus labios no salió el insulto racista. "En este país no hay presunción de inocencia", afirmó el central del equipo amarillo. "Estoy muy tranquilo, no me voy a esconder", aseguró también el futbolista del Cádiz.

LaLiga, por medio de Javier Tebas, también ha deslizado sus primeras opiniones: "Hemos hecho un procedimiento interno de investigación. Por la reacción del jugador del Valencia queda claro que algo pasó. La Liga no permitimos ni queremos que haya nada de racismo". "Lo que esperamos de las imágenes que estamos tratando de encontrar es que aclaren la situación. Vamos a seguir trabajando para acreditar que el enfado del jugador del Valencia pues tenía toda la razón si fuera el caso", ha afirmado en Movistar+.

Ataque en redes

Precisamente, este mismo fin de semana en la Premier League también se ha producido un ataque racista. En esta ocasión no dentro del terreno de juego, pero sí en las redes sociales. Justo unos días después de que Thierry Henry anunciase que abandonaba este tipo de plataformas por el acoso, incluido el racismo, que estaba recibiendo, el futbolista Dávinson Sánchez ha publicado un mensaje recibido en Instagram.

El defensa colombiano del Tottenham ha revelado el mensaje que un anónimo le escribió, en el que incluyó emoticonos de monos. Dávinson Sánchez escribió "sin cambios", mientras que el conjunto de Londres le ha respaldado con las siguientes palabras: "Estamos avergonzados por los mensajes racistas que recibió hoy Dávinson Sánchez y esperamos que las plataformas digitales tomen cartas en el asunto. Siempre contigo, Dávinson Sánchez, y con todas aquellas víctimas del flagelo del racismo".

Otras polémicas

No hay que remontarse mucho en el tiempo para recordar el último capítulo racista en un estadio. Fue el pasado mes de diciembre cuando durante el PSG - Basaksehir Istanbul, el encuentro fue suspendido durante 13 minutos después de que los futbolistas de uno y otro equipo se fuesen del campo. Lo que sucedió entonces fue que Pierre Webó, exjugador y miembro del staff del Basaksehir, acabó siendo expulsado. 

El propio Pierre Webó aseguró que Sebastian Coltescu, árbitro rumano, le llamó "negro" de manera peyorativa. Después de esto, los jugadores del Basaksehir Istanbul abandonaron el campo y a ellos les siguieron los futbolistas del Paris Saint-Germain. Después de las investigaciones, en marzo la UEFA anunció que suspendía al colegiado hasta el final de la presente temporada.

Neymar y Álvaro González se encaran EFE

Sin moverse de París y con Neymar como uno de los protagonistas, un episodio que dio mucho de qué hablar durante un duelo entre el PSG y el Olympique de Marsella. El extremo brasileño afirmó que el español Álvaro González, ex de Racing de Santander, Espanyol o Villarreal, le había dedicado un insulto racista. Uno y otro se enzarzaron en una guerra por las redes sociales, además del consiguiente cruce de declaraciones cuando tenían oportunidad.

Cada vez que se han vuelto a enfrentar, el lío está asegurado. Aunque durante aquel partido también se denunció que Neymar dijo a Sakai "chino de mierda", lo que también es un insulta racista. Por desgracia, el racismo continúa invadiendo el mundo del deporte y del fútbol. Famosos son los casos de Eto'oMarcelo, Dani Alves, Kameni...

En La Romareda, durante un partido entre el Zaragoza y el Barcelona, Samuel Eto'o tuvo que soportar como desde la grada le dedicaban "¡uh, uh, uh!", imitando el sonido de los monos. El delantero camerunés quiso dejar el campo, aunque finalmente decidió quedarse en el terreno de juego al hablar con Ewerthon, quien por aquel año 2005 militaba en el equipo maño.

"Eres un mono, Marcelo eres un mono", son los cánticos que ha tenido que escuchar el lateral del Real Madrid en infinidad de encuentros, algo por lo que también pasó su antecesor, el también brasileño Roberto Carlos. Desde la grada llegaron a tirar un plátano a Dani Alves, quien no dudó en recogerlo y comérselo, en lo que se recuerda como una de las respuestas más genuinas. Peor fue lo de Kameni, al que le dedicaron el siguiente cántico: "Salta la valla, Kameni salta la valla".

Iñaki Williams, enfadado tras fallar una ocasión Reuters

Estos actos repugnantes tuvieron lugar en España, como en el que Iñaki Williams fue esta vez la víctima. Año 2020, estadio de Cornellà. Aficionados rivales desde las gradas insultaron gravemente al delantero del Athletic. El jugador aseguró haberse sentido "humillado" a la par que "indignado". Lo peor es que en pleno siglo XXI el partido no fue parado, aunque la Fiscalía de delitos de Odio de Barcelona sí que interpuso una querella contra los aficionados que protagonizaron estos insultos racistas, marcando así un precedente.

Y medidas son lo que se pide ahora. Medidas claras, en las que no haya lugar para el error y que constituyan un principio del fin de los actos racistas en el deporte. En el Valencia ya lo han señalado: "esto tiene que cambiar". "Ya ha cambiado en otras ligas y ahora también debe hacerlo en la competición española. No podemos ponernos de perfil con algo tan grave como el racismo. Es el momento de cambiar y el Valencia CF va a ir hasta el final en apoyo de su jugador y en contra del racismo. Ayer dimos un paso atrás en la lucha contra el racismo. El fútbol tiene que ser un ejemplo para la sociedad. ¡No al racismo!", ha asegurado su presidente.

Racismo y fútbol. Y no solo en España. Malcom, Lukaku, Balotelli o Matuidi son algunos de los jugadores que han sufrido ataques racistas en algún momento de sus carreras. El propio Pogba, estrella del Manchester United y de la selección de Francia, llegó a recibir incluso amenazas de muerte acompañadas de mensajes como estos: "Mierda sucia" o "Matad a ese jodido gorila". La lacra continúa, al tiempo que se pide que las investigaciones exhaustivas se multipliquen y las sanciones sean ejemplares, en un cántico que debe ser unánime: No al racismo.

[Más información - El Valencia defiende a Diakhaby y señala a Cala: "La cara del culpable se vio muy evidente"]