El caso de supuesto racismo de Juan Cala sobre Diakhaby sigue ofreciendo sus capítulos en una lucha en la que todos pretenden ir hasta el final y en la que el último en pronunciarse será el protagonista y acusado de los hechos. El jugador del Cádiz no será hasta mañana martes cuando se ponga delante de los medios de comunicación para ofrecer su versión de todo lo sucedido en el césped del Ramón de Carranza

Noticias relacionadas

Diakhaby le acusó de haberle dicho graves insultos racistas que llevaron a todo el Valencia a querer abandonar el terreno de juego y a que el partido estuviera suspendido durante unos 25 minutos. Finalmente, el conjunto valencianista accedió a volver al césped ante las amenazas que pesaban contra ellos de perder los tres puntos si no regresaban al terreno de juego. 

El conflicto se solucionó con el cambio de Diakhaby, que estaba especialmente dolido por todo lo sucedido y que no cesaba en sus acusaciones contra Juan Cala, las cuales fueron recogidas por el árbitro del partido Medié Jiménez. Ahora, el club, representado en la figura de Anil Murthy, presidente del club y mano derecha de Peter Lim, ha querido expresar su parecer a través de un vídeo en el que también ha estado presente el propio Diakhaby. 

"Ayer asistimos en el partido contra el Cádiz a un acto flagrante de racismo. No podemos llamarlo de otra manera. Nuestro jugador, Mouctar Diakhaby, fue víctima de un gravísimo insulto racista por parte del jugador Juan Cala. Aunque él lo niegue, todos sabemos reconocer una cara de culpabilidad y creemos totalmente a Mouctar. Este tipo de comportamientos son intolerables en el fútbol y en la sociedad y desde el Valencia CF condenamos cualquier tipo de racismo y apoyamos totalmente a nuestro jugador".

"Si el ejemplo que damos es que cuando no hay cámaras todo vale, no es el mensaje que tenemos que dar. El fútbol debe ser un ejemplo para la sociedad. Yo creo en mi jugador y todo el mundo que veía el partido por televisión pudo ver que algo grave ocurrió para que nuestros jugadores se marcharan del césped. La cara del culpable se vio muy evidente en la televisión también".

Murthy ha anunciado que el Valencia quiere ir hasta el final en este asunto que consideran de gravísimo perjuicio para su jugador: "Que a nadie le quepa la menor duda de que el Valencia CF va a llegar hasta el final para defender a Diakhaby y luchar para que nunca más se repitan estos hechos tan lamentables".

"Esta mañana hemos hablado con LaLiga para instarle a que vayan también hasta el final en la investigación sobre lo sucedido. Esto no puede quedar ahí y no puede volver a pasar con ningún jugador de ningún equipo".

Denuncian la inacción

El presidente del Valencia ha señalado también al colegiado del encuentro por no detener el partido tras lo sucedido y que tuvieran que ser sus jugadores quienes lo hicieran: "Lamentamos que tras el incidente no hubiera ninguna reacción para detener el partido y que tuvieran que ser nuestros jugadores quienes se plantaran para abandonar en bloque el terreno de juego".

"Ante este tipo de situaciones no puede haber inacción. A partir de ahora queremos ver una reacción para cambiar estos protocolos, para proteger los vulnerables. Porque si no cambiamos esto, vamos a dar un mal ejemplo a todo el mundo. Estamos orgullosos de la reacción del equipo y todavía no entendemos por qué, después de sufrir este insulto racista y ver cómo el árbitro sacaba amarilla a Diakhaby, tuvimos que salir a jugar porque la normativa desprotege en este tipo de casos a la víctima y al equipo".

Por último, pide un cambio en la normativa que estudia este tipo de casos: "Esto tiene que cambiar. Ya ha cambiado en otras ligas y ahora también debe hacerlo en la competición española. No podemos ponernos de perfil con algo tan grave como el racismo. Es el momento de cambiar y el Valencia CF va a ir hasta el final en apoyo de su jugador y en contra del racismo. Ayer dimos un paso atrás en la lucha contra el racismo. El fútbol tiene que ser un ejemplo para la sociedad. ¡No al racismo!".

[Más información: Cala se defiende tras su polémica racista: "En España no hay presunción de inocencia"]