Iñaki Williams, Unai López, Iñigo Córdoba y Unai Núñez, cuatro de los seis jugadores del Athletic Club que habían dado positivo en los test PCR previos al comienzo de la pretemporada, "ya son aptos" para volver a entrenar y se han ejercitado "por su cuenta" esta tarde en Lezama.

Noticias relacionadas

Según informó el club rojiblanco, los otros dos futbolistas contagiados de coronavirus, Oihan Sancet y Gaizka Larrazabal, no han superado la última prueba a la que han sido sometidos y "se mantienen aislados en sus domicilios pendientes del siguiente test".

La nota de la entidad bilbaína señala también que Iñigo Martínez, que se recupera de unos problemas musculares, al igual que el jueves, "volvió a realizar buena parte del trabajo matinal con el grupo". Además, Mikel Vesga, también con molestias musculares, "incrementó su ritmo de ejercicios hacia la normalidad" y Peru Nolaskoain, baja en el grupo desde el inicio de los entrenamientos por un esguince de tobillo, "también se asomó al exterior para realizar carrera". 

Raúl García entrenando con el Athletic Club EFE

Estos nueve jugadores, además de los también lesionados Ibai Gómez y Yuri Berchiche, no participarán en el primer amistoso del Athletic en esta fase de preparación que le va a enfrentar a la UD Logroñés el sábado en Las Gaunas a las 20:00 horas.

El Athletic informó de estos seis positivos el pasado 12 de agosto. Prácticamente 15 días después, el club ha podido contar con cuatro de estos seis jugadores apartados y que no pudieron regresar con anterioridad al seguir dando positivo en los tests realizados. 

El foco de contagio

Después de semanas de vacaciones y con el país viviendo una notable ola de rebrotes, la mayoría de plantillas de La Liga está notificando positivos por coronavirus en sus equipos. Sin embargo, se generó cierta polémica en torno a la media docena de contagiados en el club vasco. La razón no fue otra que su posible vinculación con una jornada de boxeo a la que acudieron todos los protagonistas.

Dos de los jugadores acudieron el pasado 8 de agosto a una velada de boxeo en Marbella. Allí, además, se contagiaron otros tres aficionados del Athletic Club de Bilbao que estaban disfrutando del combate. Reconocieron a los jugadores de la plantilla y de ahí que se haya establecido una cierta vinculación.

Ante las dudas surgidas, desde la propia entidad bilbaína se defendió en público que los jugadores no habían tenido ninguna actitud negligente. "Los que tenemos la fortuna de trabajar en este club tenemos una responsabilidad grande, que es mayor en función de la repercusión que tenemos. Los jugadores de la primera plantilla tienen mucha repercusión y sus actuaciones son analizadas con lupa", deslizaron desde los servicios médicos del equipo.

"No hablaría de negligencia", subrayó Josean Lekue, jefe de los servicios médicos de la entidad, que además recalcó su "valoración negativa porque hay una repercusión en la salud de los interesados y sobre la salud general de la comunidad". "Cualquier suma de positivos en el contexto que vivimos es una mala noticia", espetó. Casi dos semanas después, solo quedan dos jugadores contagiados.

[Más información - El PNV denuncia la salida de Unai Etxebarria del Granada por apoyar a los condenados de Alsasua]