En el mes de agosto echará a rodar el nuevo Real Madrid de Zidane y se espera que lo haga con caras nuevas que aporten savia nueva al proyecto. Los fichajes serán importantes en el centro del campo, pero la delantera será la siguiente línea más reforzada por los blancos. Y es que en el seno del club saben de la importancia de volver a tener un ataque demoledor.

Noticias relacionadas

Desde la salida de Cristiano Ronaldo del Real Madrid los blancos han visto como su capacidad ofensiva se veía mermada. El sobresaliente rendimiento ofrecido por Benzema no ha bastado para hacer funcionar al equipo, algo de lo que el club ha tomado nota de cara al próximo verano.

Se esperaba que Gareth Bale asumiera los galones dejados por Cristiano en el equipo, pero la aportación del galés ha sido prácticamente nula. Un rendimiento que ha hecho que el Real Madrid haya decidido vender al delantero el próximo verano, aunque la dificultad estará en encontrar un destino para el galés, ya que no hay ofertas en firme por él.

Bale liderará la 'operación salida' en ataque 

La venta de Bale se enmarca dentro de una estrategia económica para poder financiar nuevas incorporaciones para el primer equipo. Otros futbolistas como Lucas Vázquez no tienen asegurado su sitio, y la llegada de nuevos fichajes en la delantera podrían precipitar su salida. Un caso similar al de Mariano Díaz, quien tiene complicado tener hueco en ataque. El '7' del Real Madrid mantiene un buen cartel internacional, siendo pretendido por el Valencia, además de multitud de equipos de la Premier League.

Gareth Bale, calentando con el Madrid Reuters

Jovic, Hazard y una posible bomba 

Todas estas posibles salidas obligarían al club a acometer fichajes que apuntalen la delantera. En la lista de la compra que tiene confeccionada el Real Madrid, tal y como informó EL BERNABÉU, Jovic es el '9' elegido por el club para ser el goleador del presente y el futuro en Chamartín. El delantero del Eintracht es el antídoto que el Madrid quiere emplear contra la falta de gol en Concha Espina. 

En la misma línea, Hazard está cerrado. El belga llegará al Santiago Bernabéu tras la final de la Europa League que se disputará el próximo 29 de mayo. Tras su etapa en el Chelsea, será el primer galáctico del nuevo gran macroproyecto merengue. Una apuesta de presente y futuro para el ataque. 

Eden Hazard, en un partido del Chelsea en la Europa League Reuters

Tampoco cabe olvidar que el Real Madrid continúa al acecho en el mercado para intentar dar un golpe sobre la mesa con una bomba estelar. Como ya ocurriera con Zidane en 2001, con Beckham en 2003 o con Cristiano en 2009, Florentino Pérez nunca renuncia a la posibilidad de cerrar un fichaje galáctico para su proyecto. 

En esta línea el Real Madrid no pierde de vista los movimientos del PSG de cara al próximo verano. Si los parisinos cierran el fichaje de Griezmann como se ha especulado en las últimas horas, los blancos se mostrarían optimistas respecto a la posibilidad de que el club francés accede a negociar por Neymar. Un fichaje con el que poner la guinda al gran proyecto blanco que se avecina. 

Todas estas posibles incorporaciones se unirían a un Real Madrid con gran potencial en ataque. La experiencia de Benzema, como gran líder ofensivo, estaría acompañada por el notorio bagaje de Asensio con Zidane en su anterior etapa en el banquillo. Sin olvidar que Vinicius y Rodrygo, las dos joyas brasileñas por excelencia en la actualidad, estarán la próxima temporada representando al Madrid del futuro.

Vinicius Júnior, en un partido del Real Madrid Reuters

La intención del Real Madrid es la de crear un ataque demoledor este verano. Y es que desde el seno del club saben que la planificación de la plantilla será clave en el devenir deportivo del conjunto blanco. Se trata de la revolución que puede hacer que el club retorne a la senda del triunfo en la que estaba inmerso. 

[Más información:  El plan del Real Madrid: siete fichajes y una posible bomba para la próxima temporada]