Los jugadores de la NBA llevaron a cabo un boicot histórico a la competición en forma de protesta por los últimos acontecimientos racistas que tuvieron lugar en Estados Unidos. La plantilla de los Bucks dio el primer paso, se negó a jugar ante Orlando Magic y el resto de equipos optaron por tomar la misma actitud. Una campaña que llevaba un nivel por encima el lema del 'Black Lives Matter' y que denunciaba la brutalidad policial con Jacob Blake.

Noticias relacionadas

El boicot no se quedó aislado en la NBA y su burbuja de Disneyland, sino que otras muchas disciplinas se sumaron a la mejor liga de baloncesto del mundo y rechazaron jugar sus respectivos partidos. Todo un movimiento para denunciar el racismo que viven cada día muchos de los ciudadanos negros de Estados Unidos.

Las denuncias no han gustado, como era de esperar, al presidente del país. Donald Trump valoró los hechos acaecidos en la NBA durante una visita a la sede de la Agencia Foral para el Manejo de Emergencias. Trump volvió a criticar los gestos de los jugadores y denunció una politización de la competición deportiva.

El presidente de Estados Unidos aseguró que en la NBA "se han vuelto como una organización política". Un cambio que "no es bueno", "ni para el deporte ni para el país". Sin embargo, el polémico dirigente menospreció las acciones de los jugadores NBA asegurando que apenas ve la liga.

La pista de la NBA en Orlando tras el boicot de los Milwaukee Bucks Reuters

"No sé mucho sobre las protestas de la NBA", aseguró. "Sé que sus índices de audiencia han sido muy malos porque opino que mucha gente está un poco cansada de la NBA", criticó el líder republicano justo el día en el que la competición, tras valorarlo con los jugadores, ha decidido recuperar los playoffs cuanto antes.

Las plantillas han acordado volver a jugar, pero conscientes de la importancia que ha tenido su último paso. No quieren que estas denuncias queden en el olvido y el objetivo de los protagonistas del baloncesto es que la NBA sea un escaparate para reivindicar temas sociales como el del 'Black Lives Matter'.

Trump y su guerra contra la NBA

El presidente de Estados Unidos no destaca por su cooperación con aquellos que discrepan de sus políticas. Y en la NBA, donde los jugadores se caracterizan por su férrea profesionalidad y, en muchas ocasiones, por sus polémicas declaraciones, Trump ha encontrado todo un rival dialéctico.

Ya durante el inicio de la competición, cuando los jugadores que iban a disputar este nuevo formato de la NBA, se dio importancia a poder lucir lemas sociales como el del 'Black Lives Matter'. Una decisión que no gustó a Trump, que llegó a asegurar que en la mejor liga de baloncesto del mundo "algunos son muy desagradables y muy tontos".

Igualmente, desde la NBA también se han lanzado insultos contra el presidente. "¡Cállate y haz algo!, ¡jodido payaso!". Fueron palabras que JR Smith escribió en su cuenta de Twitter cuando el dirigente restaba importancia a la Covid-19, que ahora asola todo el país.

[Más información - La NBA, consternada tras el tiroteo de Wisconsin: "¡A la mierda los playoffs!"]