Donald Trump sigue en su personal cruzada contra la NBA. Esa lucha que ni el presidente de los Estados Unidos ni las super estrellas de la mejor liga de baloncesto del mundo pretenden abandonar, una disputa de poder a poder que no ha escrito sus últimos capítulos, ya que cada vez que aparecen se lanzan nuevas lindezas. 

Noticias relacionadas

La últimas han caído del lado de la liga y han sido lanzadas por Trump, que ha abierto su enésimo ataque contra la gran estrella de la NBA, LeBron James. El presidente se lleva especialmente mal con 'El Rey', ya que sus ideales políticos confrontan como el agua y la electricidad en una relación imposible de salvar. 

La muerte de George Floyd, además, avivó el odio que muchos jugadores de la NBA le tienen al presidente, el cual critica cada vez que puede las muestras de solidaridad en la lucha contra el racismo que los jugadores de la mejor liga del mundo hacen cada vez que pueden desde su concentración en la 'burbuja' de Disney World

Donald Trump, en la conferencia de prensa organizada en su club de golf en Bedminster, en Nueva Jersey. Reuters

Sin embargo, la última aparición de Trump para echar gasolina a un fuego se sobra avivado ha estado relacionada con la eterna comparación entre dos mitos y dos leyendas como LeBron y Michael Jordan. Un debate, el de quién es el mejor jugador de todos los tiempos, que sigue generando opiniones encontradas, pero quizás pocas tan peculiares como la del presidente. 

Como no podía ser de otra forma, Trump se ha quedado con 'Air Jordan' en la batalla por ser el mejor jugador de siempre. Sin embargo, no ha sido por sus capacidades atléticas, ni por su tiro, ni por sus driblings, ni por ninguna de sus muchas cualidades técnicas. Trump se ha quedado con Jordan porque no se metía en asuntos políticos, algo que sí acostumbra a hacer LeBron James, especialmente para meterse con él. 

Sin embargo, el ataque de Trump hacia la NBA no se quedó en el menosprecio político hacia el jugador franquicia de Los Ángeles Lakers, ya que decidió hacer una crítica mucho más global hacia todo el universo que conforma la competición y que se encuentra encerrado en la instalaciones de Orlando apurando la fase regular de una temporada tan atípica. 

LeBron James y Kawhi Leonard Reuters

Tal y como recogía el periodista de la CNN Daniel Dale, Trump era preguntado sobre qué opinaba acerca de la gente que conformaba la NBA, a lo que el presidente de los  Estados Unidos respondía lo siguiente: "Algunas personas de la NBA son muy desagradables. Y, francamente, muy tontas". 

LeBron James, presidente

Así se despachaba el empresario y político americano en un nuevo ataque contra el mundo del baloncesto y contra la NBA en particular, uno de los puntos que más repulsa le genera al máximo mandatario de los Estados Unidos, poco aficionado a un deporte que suspira y lucha por su marcha. 

LeBron James y Draymond Green, durante un partido REUTERS

Tal es el rechazo que recibe Donald Trump de la NBA, que algunos jugadores como Draymond Green, rival durante muchos de LeBron James por esa rivalidad que 'El Rey' tiene contra los Warriors de Curry, han propuesto a la estrella de los Lakers presentarse a las elecciones para ser el nuevo presidente de los Estados Unidos. 

[Más información: La NBA se arrodilla en su regreso en protesta contra el racismo]