El gato es una de las mascotas preferidas por la mayoría de los hogares españoles. Y es que los gatos tienen una personalidad muy peculiar, algo que saben bien quienes conviven con un felino.

Los gatos no tienen el mismo comportamiento cuando están con sus semejantes que cuando se relacionan con humanos. De hecho, los maullidos, ronroneos, frotarse o amasar son conductas que varían según esté en casa o con sus semejantes. Pero, ¿sabes por qué los gatos amasan?

En este artículo te explicamos cuándo empiezan a realizar esta conducta, para qué sirve y por qué lo hacen a lo largo de toda su vida. Si quieres conocer algunas curiosidades de los gatos que te llamarán la atención sigue leyendo este artículo, es muy probable que te guste el contenido.

Causas de que los gatos amasen

Los gatos comienzan a amasar en el período neonatal, justo después del nacimiento. Es una conducta instintiva que realizan alrededor de los pezones de su madre para estimular la producción de calostro y de leche materna después.

Cuando los gatos amasan ejercen cierta presión a la vez que abren los dedos para extender sus garras, que son retráctiles, para después volver a cerrar otra vez los dedos. Los cachorros seguirán amasando esa zona hasta que se produzca el destete alrededor de las tres semanas de vida.

Existen muchas teorías que explican por qué los gatos amasan, sin embargo, en este artículo hemos seleccionado las más habituales.

1. Porque están contentos

Amasar, ronronear o maullar son conductas propias de las primeras etapas del felino. No obstante, los gatos asocian este comportamiento de forma positiva y por ello continúan realizándola cuando se sienten cómodos y felices en su etapa adulta. De este modo, es una conducta que les resulta reconfortante y sugiere que el gato disfruta de un óptimo bienestar físico y emocional.

2. Cuando tienen un vínculo afectivo

¿Por qué los gatos amasan a las personas además de a otros gatos? Los felinos socializados con las personas disfrutan de su compañía, por este motivo cuando se encuentran relajados y cómodos con un individuo es bastante probable que lleven a cabo esta conducta para demostrarle su afecto.

También podrían llegar a hacerlo con perros u otros animales domésticos cuando tienen una buena socialización, como por ejemplo perros, conejos o cerdos.

3. Los gatos amasan para descansar mejor

Es posible que hayas observado este comportamiento también en otros contextos, como cuando el felino está lejos de la compañía de otros individuos. Entonces quizás te estés preguntando por qué los gatos amasan antes de acostarse.

Este comportamiento instintivo lo llevan a cabo por regla general las gatas embarazadas cuando prepararan el nido para sus cachorros. Sin embargo, también pueden realizarlo tanto machos como hembras no gestantes ante una superficie que no consideran del todo cómoda. De manera que lo hacen para sentirse más cómodos.

4. Para estirarse

Los gatos adoran estirar todos los músculos de su cuerpo, ya sea encima de ti, de una cama o de un sofá. Otra de las curiosidades de los gatos es que aprovecharán para estirarse después de un tiempo de descanso amasando como muestra de satisfacción.

5. Los gatos amasan para marcar su territorio

También es habitual que los gatos emitan sus propias feromonas, de modo que estos animales secretan compuestos químicos a través de ciertas glándulas para comunicarse con sus semejantes o marcar su territorio. Si tienes varios gatos, es posible que uno de ellos decida 'marcarte' para que los demás sepan que eres de su 'propiedad'. También pueden hacerlo frotándose con las mejillas, los bigotes, el mentón o los labios.

Tipos de amasado

El amasado de los gatos es un movimiento rítmico de las patas delanteras que recuerda a los movimientos de las manos cuando se amasa el pan, de ahí su nombre. Son varios los motivos por los que los gatos amasan, como hemos visto, pero hay otras curiosidades de los gatos y su amasado que te gustará saber.

El origen de esta conducta se encuentra en la fase de lactancia, como dijimos, pero no solo lo hacen para favorecer la salida de la leche, sino para mantener libre la nariz mientras se alimentan. Sin embargo, también responden a otros estímulos en otras etapas de su vida.

Cuando son adultos y están domesticados, los gatos amasan en situaciones placenteras y confortables. Pueden hacerlo mientras están en el regazo de sus dueños en actitud cariñosa, aunque a veces quizás lo hagan en solitario encima de una manta o de su cama justo antes de acurrucarse para descansar. Suelen ronronear al mismo tiempo y mostrar una expresión de relajación con los ojos semicerrados.

En algunas ocasiones, los gatos amasan con las cuatro patas a la vez y es frecuente que saquen las uñas mientras lo hacen, pero nunca con malas intenciones. En caso de que lo haga por error, intenta evitar el primer impulso de apartarlo con brusquedad. El gato podría entenderlo como un castigo y dejará de amasar encima de tus piernas.

A estas alturas ya sabrás por qué los gatos amasan pero, a pesar de ser un instinto natural, no todos los gatos lo hacen, mientras que en otros el amasado se puede intensificar. Es una conducta muy frecuente en los gatos que han sido destetados demasiado pronto o que se han quedado huérfanos muy pequeños.

En estos casos, el amasado puede acompañarse de una conducta de succión que suele disminuir con el tiempo hasta desaparecer alrededor de los 2 años. Si no lo hace o deriva hacia conductas compulsivas, es recomendable visitar a un especialista.

Por último, los gatos pueden realizar otros movimientos con las patas que, aunque se parezcan al amasado, no tienen el mismo sentido, como por ejemplo:

  • Cuando las gatas están listas para el apareamiento mueven de forma rítmica las patas traseras.

  • Los gatos que afilan sus uñas o marcan el territorio clavan de forma alternativa las uñas de sus patas.

También te puede interesar...