Ana Duato e Imanol Arias han sido, durante muchos años, el matrimonio más querido de la ficción española. Una pareja que ha enseñado la historia de España a través de una de nuestras series más emblemáticas, Cuéntame cómo pasó. Pero hace unos años la apariencia idílica que vendía el matrimonio Alcántara se resquebrajó al descubrirse que habían estafado a Hacienda a través de un despacho de Abogados, llamado Nummaria. A ella se la acusó de siete delitos fiscales, mientras que a él de seis. Ahora,la Fiscalía Anticorrupción ha pedido 32 años de cárcel para Ana Duato y 27 para Imanol Arias por fraude fiscal.

Noticias relacionadas

El juez instructor del caso, Ismael Moreno, concluyó que el despacho creó una estructura de sociedades "cuya única finalidad era la de evitar la tributación de los ingresos generados por su actividad profesional y mantener oculto el patrimonio acumulado de los beneficios que ésta le genera". El actor ya ha asegurado que devolverá "todo el dinero" y cumplirá con lo que se "diga", tras conocerse la petición de la Fiscalía.

Como ocurre en muchas ocasionas, la ficción se adelanta a la realidad, y usuarios de redes sociales -entre ellos Rubencald en Twitter- han rescatado una escena de Cuéntame protagonizada por ellos en la que él le explica a ella cómo se actúa para estafar a Hacienda. No son ellos los que lo hacían en la ficción, de hecho se mostraban muy sorprendidos por semejante escándalo.

Es Merche la que empieza la conversación diciendo que a ella “eso de las cuentas secretas y tanto lío me olía muy mal, ¿por qué no tienen el dinero en una cuenta corriente como todo el mundo?”. Su marido le explicaba el motivo: “Pues eso pienso yo, pero parece que la gente rica funciona así, meten el dinero en las cuentas para que no se entere Hacienda”. “¿Que todo esto lo hacen para que no se entere hacienda?”, dice Mercedes sorprendidísima, y Antonio continúa su explicación: “Claro mujer. Esto y lo de las facturas falsas. Meten el dinero en cuentas opacas con unas facturas que son falsas. Hay unas cuentas opacas que no conoce nadie, y un dinero como facturas pero que son falsas. Hacen que compran pero no compran nada, para que hacienda no se entere”.

El matrimonio en la ficción explica el mecanismo para estafar a Hacienda a través de sociedades y empresas pantalla, pero tienen claro que “eso es un lío muy gordo”, como manifiesta ella, a lo que Imanol Arias que no es que sea un lío, es que “es ilegal”. Clases de fraude fiscal que parece que no entendieron muy bien en la vida real.