Peter Dinklage en los premios Emmy.

Peter Dinklage en los premios Emmy. Reuters

Series

Las 10 cosas que no sabes de Peter Dinklage, el rey de 'Juego de Tronos' que acabó con los prejuicios

Los Premios Emmy volvieron a la rutina. Juego de Tronos arrasó de nuevo tras su pausa de un año y aunque no lograron los galardones a Mejor director y guion, Peter Dinklage volvió a triunfar llevándose a casa el trofeo al Mejor actor secundario en una serie de drama. Es la tercera vez que lo consigue -además de otras cuatro nominaciones-, y colocará la estatuilla al lado de su Globo de Oro y de las otras decenas de premios conseguidas por dar vida a Tyrion Lannister, el personaje más carismático de la serie basada en las novelas de George R.R. Martin.

Dinklage se ha convertido gracias a este papel en una inesperada estrella en una industrias en la que esa figura parecía reservada a los hombres cachas que hacen películas de superhéroes. Pero el carisma del actor ha podido con todo y ahora cualquier director desea trabajar con él. A pesar de todo sigue siendo uno gran desconocido para el gran público, que poco sabe de este intérprete fuera de Juego de Tronos. Aquí van diez curiosidades sobre el actor de moda.

1. Sufre acondroplasia

Peter Dinklage sufre esta forma de enanismo que ha condicionado su carrera y su vida. La acondroplasia provoca que aunque la columna vertebral tenga un tamaño y crecimiento normales, las extremidades queden acortadas, lo que hace que el cuerpo tenga una forma disarmónica.

Dinklage ha hablado siempre y sin tapujos de este trastorno genético, y también de cómo cuando era pequeño le superó. “Cuando era adolescente estaba enfadado y era borde, pero cuando vas creciendo te das cuenta de que lo que hay que tener es sentido del humor y que si se ríen de ti no es tu problema, es el suyo”, ha dicho en varias ocasiones.

Juego de Tronos, la gran ganadora de la entrega de los Emmys

2. Es un actor de método

Dinklage no llegó a la interpretación de casualidad, sino que es un actor de método al que le encanta preparar sus papeles y que se formó en las mejores escuelas. De hecho estudió interpretación en el Bennington College de Vermont.

Fue su gran preparación lo que hizo que Dinklage trascendiera los papeles que hasta aquel entonces estaban destinados para gente con su estatura. Lo demostró en el papel con el que despuntó en Hollywood: The station agent.

3. Se negó a hacer papeles de “enano”

Para un actor con acondroplasia no es fácil encontrar papeles. La mayor parte de lo que le ofrecen son filmes de fantasía en los que tiene que dar vida a enanos, elfos o criaturas fantásticas en las que se ríen de su tamaño.

Dinklage siempre se negó a interpretar estos personajes porque le hacían sentir “sucio”, aunque eso le alejara de su vocación. “Creo que la gente de mi tamaño tiene la responsabilizar de perseverar un poco más en lo que hacen, porque si no perpetuaremos los estereotipos si aceptamos estas cosas”, dijo en una entrevista en Rolling Stone.

Creo que la gente de mi tamaño tiene la responsabilizar de perseverar un poco más en lo que hacen, porque si no perpetuaremos los estereotipos si aceptamos estas cosas

4. No tuvo que hacer audición

Juego de Tronos fue, desde su anuncio, la producción más ambiciosa de la historia de HBO. Un presupuesto altísimo, la adaptación de unas novelas de culto… el reparto tenía que estar cuidado al milímetro y se empezó un casting intensísimo para todos los papeles… menos para el suyo.

Los creadores de la serie y George R.R. Martin sabían que Dinklage era el elegido gracias a interpretaciones como las de The station agent, que le sirvieron de pasaporte a la fama y los premios.

5. Él propuso a Lena Headey

Uno de los grandes descubrimientos de Juego de Tronos fue Lena Headey, la malvada Cersey Lannister que ha conquistado a los espectadores a pesar de ser una de las villanas más maquiavélicas de la historia de la televisión. Headey había salido en películas muy conocidas como 300, pero no estaba en la mente de los creadores para el papel.

Fue Dinklage, amigo íntimo de la actriz, la que puso su nombre en la palestra para que la hicieran una prueba que conquistó a los showrunners y por la que Headey le estará agradecida toda la vida.

George R. R. Martin y miembros del reparto de juego de Tronos con el premio a la mejor serie dramática.

George R. R. Martin y miembros del reparto de juego de Tronos con el premio a la mejor serie dramática. Reuters

6. Es el único americano de 'Juego de Tronos'

Aunque parezca mentira en una serie de HBO, Peter Dinklage es el único actor del reparto principal de la serie que nació en EEUU. El origen de las novelas se dice que se basa en las intrigas entre los Tudor y en el imperio británico, por lo que los creadores optaron por intérpretes de las islas para casi todos los personajes, pero para el caso de Tyrion lo tuvieron tan claro que se saltaron la norma.

7. No ve su propia serie

Peter Dinklage tiene un extraño sentido del humor, y en las entrevistas nunca se sabe si dice la verdad o vacila al periodista… pero siempre repite lo mismo: no ve su propia serie porque… no tiene HBO.

8. Es un animalista convencido

Peter Dinklage es un animalista convencido, y siempre que puede lo dice públicamente, igual que se define como vegetariano porque nunca hará daño a un animal, por minúsculo que sea. Es una de las máximas de su vida.

Fotograma de Juego de Tronos.

Fotograma de Juego de Tronos.

9. Está casado y tiene una hija

Aunque Dinklage no suela hablar de su vida privada, sí que se sabe que vive en familia con su mujer, la directora Erica Schmidt y su hija Zelig, con las que pasea habitualmente.

10. Fue vecino de Bruce Springsteen

El ganador del Emmy nació en Nueva Jersey, igual que Bruce Springsteen. De hecho, el vecino de Peter Dinklage era el manager del Boss, por lo que en la casa del actor estaban hartos de escuchar ensañar al artista, e incluso alguna vez Springsteen pasó por casa de Dinklage. Ambos mantienen su amistad actualmente.