Justin Bieber y Taylor Swift se han enzarzado en un insólito cruce de declaraciones a través de las redes sociales después de que el empresario estadounidense Scooter Braun, representante del cantante canadiense, haya acordado comprar por unos 300 millones de dólares (265 millones de euros) el sello musical Big Machine Label, discográfica en la que célebres nombres del sector tienen sus creaciones, entre ellos Taylor Swift.

Noticias relacionadas

El movimiento no le ha agradado en absoluto a la cantante estadounidense, quien ha reaccionado a la noticia en la red social Tumblr acusando al dueño de Big Machine, Scott Borchetta, de no entender la "lealtad" más allá de un contrato, y a Scooter Braun de someterla a un "acoso incesante y manipulador" durante años.

"Scooter me ha despojado de mi trabajo vital, que no he tenido la oportunidad de comprar. Esencialmente, mi legado musical está a punto de ir a las manos de alguien que ha intentado desmantelarlo", escribió Swift, para quien Borchetta y Braun buscan "controlar a una mujer que no quiere ser asociada con ellos", y con "perpetuidad".

https://taylorswift.tumblr.com/post/185958366550/for-years-i-asked-pleaded-for-a-chance-to-own-my

Swift, de 29 años, dijo que había firmado un contrato cuando tenía 15 años que le impedía poseer los derechos de su música y que había reclamado poder comprarlos. Según ha trascendido, la cantante podría haberse hecho con el control de sus grabaciones si hubiera firmado un nuevo contrato en lugar de irse a otra discográfica, pero Swift indica en su texto que no estuvo de acuerdo con los términos que se le ofrecían.

Para justificar este "acoso" al que supuestamente se ha visto sometida, Swift comentó el lanzamiento del tema Famous, del rapero Kayne West, cuya letra habla de tener sexo con la cantante y muestra una réplica suya desnuda en el videoclip. Kim Kardashian, la esposa de West, filtró posteriormente un fragmento de una llamada telefónica entre el rapero y Taylor Swift asegurando que ella conocía el contenido de la canción antes de su lanzamiento.

El conflicto con Bieber

Debido a la popularidad de la cantante y el manager, la noticia ha generado reacciones de otras celebridades, el primero de ellos Justin Bieber, ya que Swift ilustró con una foto suya cómo Braun la acosaba junto a otro de sus clientes, Kanye West.

Bieber se disculpó por emprender entonces una acción "insensible" contra Swift pero defendió a Braun, igual que Borchetta, que aseguró no haber "experimentado" nunca la animadversión de la cantante por el mánager y dijo confiar en que este será un "guardián honesto de Taylor y su música".

"Que hayas recurrido a las redes sociales para que la gente odie a Scooter no es justo. ¿Qué tratabas de conseguir publicando ese blog? Me parece que lo hiciste para conseguir la compasión de la gente. También sabías que si publicabas eso, tus fans irían y le harían bullying a Scooter”, señaló Bieber.

Swift, por su parte, ha recibido una especia de apoyo simbólico de otras artistas como Rihanna, Adele, Miley Cyrus, Selena Gómez, Camila Cabello o Nicki Minaj, que han dejado de seguir en redes sociales a Scooter Braun.

La operación

Según The Wall Street Journal, el mánager de 38 años realizará la operación a través de su firma Ithaca Holdings, que se convierte así en un pequeño conglomerado con intereses que van desde la música hasta el cine o la tecnología, y que refleja los movimientos de sus rivales para competir en el mercado del streaming.

Big Machine, sello musical de Sheryl Crow, Lady Antebellum o Florida Georgia Line, ha crecido en paralelo a la carrera de Taylor Swift, ya que ella fue su primer fichaje, en 2005, y la estrella del pop ha publicado en él sus seis álbumes. El año pasado se desligó de la firma y se pasó a Republic Records, de Universal.