Las aguas de Galicia siguen brindado tesoros únicos. El arqueólogo subacuático Miguel San Claudio y un grupo de buceadores de la Unidad de Buceo de Ferrol de la Armada han hallado de forma casual en la ría de Ribadeo un ánfora de tipo griego del siglo VI a.C. Según explica San Claudio a EL ESPAÑOL, el descubrimiento es de enorme importancia porque "es el elemento más antiguo que conocemos de la zona de navegación del norte de España".

Noticias relacionadas

El descubrimiento se ha registrado de forma inesperada en el fondeadero del puerto de Ribadeo (A Mariña, Lugo), en una especie de pozo a una profundidad de unos 12-15 metros y en medio de unas inmersiones de inspección del pecio del San Giaccomo di Galizia, uno de los galeones más grandes de su época y que fue hundido en la ría lucense en 1597. Además del ánfora de tipo griego, los buceadores han podido rescatar una jarra del siglo XVI de origen portugués.

"En la zona han ido apareciendo elementos de muy diferentes cronologías y orígenes geográficos (céramicas holandesas, alemanas, inglesas, italianas...) que nos dan una imagen diacrónica de todas las relaciones que tuvo Ribadeo a lo largo de la historia", explica el arqueólogo, el encargado de realizar el excepcional hallazgo. "Y ahora esta pieza refleja el contacto con el Mediterráneo en el siglo VI a.C. Ha retrasado la historia del puerto en casi mil años".

El experto desvela a este periódico que el descubrimiento se registró hace unos días y que la pieza, en bastante buen estado de conservación, ha sido sometida a un escrutinio tipológico por diferentes especialistas. "Todos concluyen que nos remite a esa época de la Antigüedad. La cronología está clara, queda por realizar el análisis completo de sus orígenes", señala San Claudio. El estudio de las características de las pastas del ánfora determinarán el lugar exacto en el que fue moldeada.

Aunque la tipología griega no deja lugar a dudas, podría tratarse de una copia realizada en otro lugar. "Se trata de un tipo de ánforas que fueron copiadas porque tenían mucho prestigio y para introducir otros productos en el mercado", asegura el arqueólogo subacuático. Tras descubrir en 2011 el pecio del San Giaccomo di Galizia y todos sus tesoros en los años posteriores, ahora, en un proyecto en colaboración con la Armada y la Xunta de Galicia, ha hecho reemerger una pieza única, de una enorme relevancia y que se suma al enorme patrimonio histórico español.