Aunque no lo parezca, hay países que ya van saliendo de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus y que incluso empiezan a vislumbrar algo parecido a la normalidad. Es el caso de Corea del Sur, que incluso se ha atrevido a abrir las salas de cine. No hay grandes estrenos, ni superproducciones de Hollywood, pero sí filmes de tamaño medio que se han beneficiado de esta situación.

Noticias relacionadas

Entre ellas se encuentra la película española El hoyo, que ha clavado la fecha de estreno que tenía prevista en el país asiático con la reapertura de las salas. El filme de Galder Gaztelu-Urrutia se estrenaba el 13 de mayo, así que no ha tenido que cancelar su llegada Corea donde se colocó número uno de las más vistas el viernes, y número dos el sábado y el domingo.

Es cierto que los números no son tan altos como serían si los cines hubieran abierto con total normalidad, pero a pesar de todo ya ha recaudado 226.000 dólares en estos primeros compases, lo mismo que sumó en su paso por las salas españolas, donde luego fue candidata a los premios Goya al Mejor director revelación.

El éxito económico de El hoyo es una buena noticia más para esta producción que desde que pasó por e Festival de Toronto el septiembre pasado no ha hecho más que triunfar. Allí se hizo con el premio del público de las sesiones de medianoche y fue comprada por Netflix, que vio un filón en el filme. No falló. La plataforma la estrenó en pleno confinamiento y se convirtió en un éxito a nivel mundial.

En España se convirtió en la película de la que todos hablaban, y estrellas mundiales como Natalie Dormer, actriz de Juego de Tronos, la recomendó en varias entrevistas. Su trama, una distopía con la lucha de clases como telón de fondo fue perfecta para los primeros compases de la crisis y el confinamiento. Ahora, se ha mostrado que en salas también hubiera tenido éxito.