Si hace unos meses preguntaras a cualquier miembro de la industria del cine quién iba a ganar el Goya este año hubieran respondido, sin dudarlo, que Pedro Almodóvar y Dolor y Gloria. El regreso del cineasta fue por todo lo alto, y fuera de España se han rendido otra vez a sus pies. Pero todo cambió después del Festival de Cine de San Sebastián. Después de ver La trinchera infinita muchos empezaron a dudar si el camino de Almodóvar no iba a ser tan cómodo. Los premios Forqué, el pasado sábado, confirmaron las sospechas. Los productores premiaron al filme de Jon Garaño, Aitor Arregi y Jose Mari Goenaga y dejaron al manchego sin uno de los pocos premios que faltan en su vitrina y con un buen susto.

Noticias relacionadas

El partido, cuya final se jugará el 25 de enero en Málaga en la gala de los Goya, ha quedado en empate tras la victoria de Dolor y Gloria en los Feroz, los premios que entrega la Asociación de Informadores Cinematográficos de España (AICE) y donde Dolor y Gloria arrasó sin contemplación. Mejor película, dirección, guion, actor (Antonio Banderas) y actriz secundaria (Julieta Serrano). Todos menos Antonio Banderas -que tenía obra de teatro en Málaga- acudieron a la gala celebrada en el teatro auditorio Ciudad de Alcobendas y no pararon de subir al escenario. También Alberto Iglesias se llevó el premio a la mejor banda sonora por su fantástica composición en la película de Almodóvar. Con seis ‘feroces’ entra en la historia de los premios e iguala a La novia, de Paula Ortiz, como filme más premiado.

Las tornas se cambiaron respecto a los Forqué, y si allí Marta Nieto ganaba el premio a la Mejor actriz, aquí fue Belén Cuesta la que se llevó el galardón por su excelente trabajo en La trinchera infinita, un cambio de registro que puede llevarla a su primer premio Goya. Y quien va lanzado a por su primer premio de la Academia es Enric Auquer, la sorpresa del curso cinematográfico y que en los Feroz hizo doblete. Se llevó el premio al mejor actor secundario por Quien a hierro mata, y el mismo trofeo levantó en las categorías televisivas por Vida Perfecta.

‘La trinchera infinita’ vence a Almodóvar en los Forqué y pone emoción para los Goya

La serie de Leticia Dolera fue la otra gran vencedora de la noche, ya que además del premio a Auquer se coronó como la mejor serie de comedia del año. La confirmación de Dolera como narradora en una ficción que nació entre polémica pero de la que al final solo se ha hablado por su calidad. El triunfo de Vida perfecta hizo que Vota Juan, la sátira política creada por Diego San José, se tuviera que conformar con el de Mejor actor para Javier Cámara, y Paquita Salas con el de Mejor actriz de reparto para Yolanda Ramos, uno de los premios más vitoreados de la noche gracias a su carismático papel de Noemí Argüelles, la excéntrica community manager de PS Management.

En el apartado dramático fue Hierro, el thriller de Movistar+ el que no dejó espacio a sus competidores. Fue elegida la mejor serie del año, pero también se reconoció la labor de Candela Peña, absoluta protagonista de esta producción que ya ha sido renovada por una segunda temporada y que ha sido una de las sorpresas del año. Los únicos que tenían el premio asegurado eran dos hermanos, los Gutiérrez Caba, Emilio y Julia. Ellos son historia de nuestro cine, de nuestras tablas y de nuestra televisión, y parte de una saga de actores única que continúa gracias a su sobrina Irene. El premio de honor esta vez fue ex aequo, como reconocimiento a toda esa gran familia.

La gala, que muchos consideran los Globos de Oro españoles, siempre se ha caracterizado por su punto ‘punki’ y por sus bromas sobre el alcohol que corre por las mesas, pero en esta ocasión bajó un poco el pie del acelerador, aunque no se olvidaron de los zascas para nombres como Plácido Domingo o Woody Allen. Al frente de ella la todoterreno María Hervás, ganadora del Max por Iphigenia en Vallecas y una de las actrices de moda por su papel en le teatro en Jauría, y que bromeó durante toda la ceremonia con que sus papeles en televisión habían sido tan pequeños que nadie se acordaba de ella.

Hervás tuvo un recuerdo para Penélope Cruz, estrella absoluta de la gala, ya que volvía a su ciudad, Alcobendas, y que fue el ‘running gag’ de la noche al bromear con que no se seguían en Instagram. Otra de las presencias estelares de la noche fue Gloria Serra, la presentadora de Equipo de Investigación que bromeó sobre el desconocimiento de quiénes son los socios de la Asociación y hasta presentó un galardón. Los Feroz sirvieron también para que el nuevo ministro, Rodríguez Uribes, hiciera acto de presencia y comenzara a ganarse a un sector fundamental para su cartera.