Hay algo en los monstruos que enternecen a la vez que asustan. A pesar de su aspecto y su gusto por el mal siempre arrastran un trauma interior que les hace vulnerables y que uno entienda sus motivaciones. Ocurría con la mítica momia a la que dio vida Boris Karloff, que en la película de 1932 hacía todo por resucitar a su amada Ankhesenamon. Tanto caló en los espectadores que su cara quedó unida para siempre al personaje. Da igual las momias que haya habido después, Karloff siempre será ese sacerdote marcado por la tristeza en el filme de la Universal.

La misma productora intenta abrir una nueva franquicia basada en sus míticas criaturas, pero para ello hay que darle la vuelta a los tópicos, así que en pleno 2017 surge la pregunta, ¿por qué no había ningún monstruo que fuera mujer? Sólo la novia de Frankenstein rompió el machismo del género de terror de los años treinta. Hasta ahora, cuando el reinicio de la saga ha dado el primer monstruo a una mujer. La momia se cambia de sexo y adopta los rasgos de Sofía Boutella, modelo y actriz que ya hizo de villana en Kingsman y que aquí se enfrenta a Tom Cruise en La momia, que se estrena el 9 de junio con ganas de reventar la taquilla y darle a Universal un universo propio como el que tienen Los vengadores y compañía.

Para Boutella “ya era hora de que la momia fuera una mujer”. “Es un honor y es esencial que las cosas cambien y evolucionen, Alex (Kurtzman, el director) fue muy listo haciendo al personaje una mujer. Necesitamos más personajes femeninos fuertes en las películas, así que esto muy orgulloso de que nuestra película ofrezca un poco de luz en ese sentido. También con el personaje de Jenny, que es una mujer con opiniones, que lucha por lo que cree y que no se echa atrás en sus opiniones. Mujeres que no se hacen las víctimas y eso me hace sentir orgullosa”, explica la intérprete en la presentación del filme en Madrid.

Cambio en la industria

Para dar vida a Jenny han elegido a la británica Annabelle Wallis, cuya primera aparición en el filme ya deja claro que no es la clásica chica florero en apuros cuando deja en ridículo a Tom Cruise delante de todos asegurando que es un mal amante y tratándole como a un mindundi. “Es que es verdad, es mal amante”, dice Wallis carcajeándose y demostrando que es un torbellino cómico que hasta se atreve a chapurrear algo de español. “Tom Cruise ya sabía la fuerza que tengo y que tienen todas las mujeres, y Jenny tenía que ser así, no podía ser de otra forma. Entra pisando fuerte, claro que sí, y es algo positivo porque tras esa apariencia dulce es valiente, inteligente, compleja, como cualquier hombre y eso es lo que el cine está retratando ahora. Las mujeres que conocemos y forman parte de nuestras vidas son así y siempre lo han sido, así que si eso se transmite yo me sentiré orgullosa de esa Jenny y de que se fijen en mí. Las mujeres en el cine ya son tan imperfectas, sexuales y complicadas como los hombres”, apunta Wallis a EL ESPAÑOL.

Las mujeres en el cine ya son tan imperfectas, sexuales y complicadas como los hombres

Cree además que no es algo puntual, sino “un cambio en el cine” que han pedido los propios espectadores. “Es un cambio en la sociedad, las generaciones más jóvenes ven así a las mujeres, porque somos así. Es emocionante. Creo que le debo eso a las mujeres, buscar personajes que nos representen cómo son, nuestro cerebro y nuestro cuerpo”, añade la actriz que también estará en la nueva versión de El Rey Arturo dirigida por Guy Ritchie, al que define como un “macho alfa” al que dejó claro que aceptaba el papel si no era la “damisela en apuros”.

Annabelle Wallis y Sofía Boutella, las actrices de La momia EFE

Lo mismo opina Sofía Boutella, que este año estrenará otra película en la que la heroína de acción es una mujer, Atomic Blonde, en cuyo primer tráiler se puede ver a Charlize Theron dando mamporros a todo el que se cruza en su camino. “Ella interpreta a un personaje tremendo, muy fuerte y ese cambio está pasando. De forma lenta, pero está pasando y me siento orgullosa de verlo y de participar en él con personajes fuertes. Me siento muy orgullosa de que esta película no segregue a las mujeres”, añade. A pesar de ello, en la primera imagen del Dark Universe que inaugura esta película sólo aparece ella rodeada de Javier Bardem (Frankenstein), Johnny Depp (El hombre invisible), Russell Crowe (Dr. Jeckyll) y Tom Cruise. “Me he dado cuenta de que era la única mujer”, dice Sofía Boutella con resignación aunque con una promesa: “va a haber más mujeres en esa foto, es sólo el principio, pero está previsto que entren más”.

Amantes de los monstruos

Ambas se confiesan seguidoras de las películas clásicas de monstruos de Universal. Para Sofía Boutella lo más atractivo es la parte humana de esos personajes. “Crecí viendo las películas de Boris Karloff y lo bonito es que los monstruos eran humanizados y eran una metáfora de algo que pasaba en el mundo real retratado de una forma mágica. A mí, y al público les fascinan las némesis en las películas, el malo, porque hay que entender por qué hacen lo que hacen. Ellos van a su lado oscuro, nosotros no, nos quedamos en lo racional y eso les hace tan interesantes”, opina la actriz.

Crecí viendo las películas de Boris Karloff y lo bonito es que los monstruos eran humanizados y eran una metáfora de algo que pasaba en el mundo real

Para su compañera de reparto lo difícil de este reboot era no traicionar a estas “historias que han pasado de generación en generación”. “Cuando me contaron el proyecto pensé que era muy difícil, me preguntaba cómo iban a lograrlo, a evocar esa melancolía, pero también a insuflar nueva energía a algo tan querido de nuestro pasado. “Luego comprendí que el mundo que estaban desenterrando le estaban dando un giro nuevo”, añade Annabelle Wallis.