La pandemia del coronavirus ha dejado desiertas las salas de los principales museos españoles. En 2020, según han anunciado este lunes, tanto el Museo del Prado como el Reina Sofía han perdido más del 70% de sus visitantes. Los meses de confinamiento y las restricciones de aforo han provocado la pérdida de casi tres de cada cuatro personas que contemplaron alguna de sus exposiciones el año anterior.

Noticias relacionadas

El Museo del Prado, concretamente, registró en 2020 un desplome de sus visitantes de un 73%: del récord de su bicentenario en 2019 con 3,2 millones de afluencia ha pasado a ser visitado por 852.161 personas. Además del confinamiento -el museo estuvo cerrado de principios de marzo a mediados de junio- y las nuevas normas de acceso, la pinacoteca se ha visto afectada por la caída de visitantes extranjeros, que suponen tres cuartas partes del total.

La pandemia ha provocado un desplome en las visitas al Prado cuando a principios de marzo los datos sugerían que podía batirse el nuevo récord: hasta el día 11 de ese mes, el público se había incrementado en un 12% respecto al mismo periodo del año anterior.

El Museo Reina Sofía, por su parte, recibió en 2020 un 71,8% menos de visitantes: de los 4,4 millones que visitaron alguna de sus sedes durante 2019 este año solo lo han hecho 1,2 millones de personas. En el aciago año que acaba de terminar, 448.211 personas accedieron a la sede principal (donde se ubica el Guernica), 608.603 al Palacio de Cristal y 191.672 al de Velázquez, ambos en el Parque del Retiro.

Golpe económico

La caída de visitantes se traduce en pérdidas millonarias para el museo: la recaudación ha caído cerca de un 82 por ciento, de más de 5 millones de euros en 2019 se reduce a casi un millón (936.060 euros) en 2020. La caída de ingresos corresponde a la caída de venta de entradas, pero también a ingresos por publicaciones, alquiler de espacios o patrocinios.

Los ingresos del Prado también se han visto muy afectados por la pandemia: según estimó la pinacoteca en su último informe de cuentas, se han perdido cerca de 19 millones de euros, una caída del 65%. El museo todavía no ha reabierto al completo sus instalaciones y las que están abiertas mantienen un aforo limitado para respetar la distancia entre visitantes.

El Prado ha reubicado sus obras más emblemáticas en Reencuentro, un nuevo montaje que han visitado 295.806 personas desde su apertura en junio, y ha abierto Invitadas, una exposición temporal que se vio obligado a posponer por la pandemia y que ha han visto casi 43.000 personas.

El perfil de los visitantes del Prado también ha variado: ha pasado de ser mayoritariamente extranjero a ser mayoritariamente de la región de Madrid, pasando de un 78% frente al 21% del pasado año. Suben también las visitas en solitario o en pareja. Lo que sí ha aumentado durante los últimos meses ha sido la presencia en internet del Prado, con más de 7 millones de usuarios web y 3 millones de seguidores en redes sociales.

El tercer museo del llamado "Triángulo del Arte" de Madrid, el Thyssen-Bornemisza ha pasado de superar el millón de visitas en 2019 a registrar 341.008.