El artista valenciano Juan Genovés, uno de los creadores contemporáneos más importantes de la historia española reciente, ha fallecido esta madrugada en Madrid a los 89 años, tal y como han informado a los medios desde la galería Marlborough, donde exponía desde hace años.

Noticias relacionadas

Genovés seguía en activo, y siempre será recordado por su obra El Abrazo, que se convirtió en el símbolo de la Transición y que incluso dio nombre al pacto entre Pedro Sánchez y Albert Rivera con el que intentarían la investidura en 2016, al sellarse con la obra como testigo en la sala Constitucional del Congreso

Juan Genovés nació en Valencia y se formó en la Escuela de Bellas Artes de Valencia. Desde el inicio de su trayectoria profesional fue un pintor inquieto y preocupado tanto por la necesidad de renovar el arte español como por la función del arte y el artista en la sociedad.

Juan Genovés con El abrazo de fondo.

Su firme convicción sobre el arte transformador y comprometido con el entorno, le llevó a formar parte de colectivos del panorama español de posguerra: Los Siete (1949), Parpallós (1956) y Hondo (1960). En este último desarrolló una pintura de carácter expresionista y provocadora.

En la década de los sesenta, tras una breve crisis pictórica y una relación profunda con los movimientos de oposición al régimen franquista, comenzó a plantear dos temas: el 'individuo solo', resuelto inicialmente como un 'collage' en relieve, y la 'multitud', tratado con tintas planas y estructuras plásticas de aspecto cinematográfico.

Esta última propuesta se concretó en un realismo político caracterizado por una fuerte denuncia social, creado a partir de la manipulación de imágenes proporcionadas por los medios de comunicación de masas. En los años ochenta inició un nuevo periodo en el que se interesó por el paisaje urbano, reduciéndolo a una gama cromática de grises, azules y ocres que constituyen lo que se ha dado en llamar "espacios de la soledad".

Los últimos años su obra dio un giro hacia la investigación del movimiento estático en la pintura, la multitud, convirtiéndose en la referencia para hablar del problema de la pintura y el ritmo visual.