El rapero Pablo Hasél ha ingresado en la prisión de Ponent, en Lleida,  tras ser detenido este martes después de que los Mossos d'Esquadra hayan entrado esta mañana en el rectorado de la Universidad de Lleida, donde llevaba 24 horas encerrado, tras no presentarse el pasado viernes de forma voluntaria en un centro penitenciario.

Noticias relacionadas

"Muerte al Estado fascista, nunca nos callarán. Amnistía total", ha dicho el rapero tras ser detenido. Hasél está condenado a dos años, cuatro meses y 15 días por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. 

El rapero ha sido conducido en un coche policial hasta la cárcel de Ponent, donde estará entre dos y cinco días en el módulo de ingresos, hasta que se le asigne un módulo. Al cantante se le hará una prueba PCR para descartar que tiene Covid, momento en el que se le asignará módulo. 

Encerrado en la universidad

Pablo Hasél se encerró este lunes en el edificio del rectorado de la Universidad de Lleida "para ponérselo a la Policía lo más difícil posible" ante su inminente detención y con el objetivo de visibilizar lo que considera como un "gravísimo ataque" contra las libertades. 

La policía ha tenido que sortear las barricadas que habían colocado en las entradas del edificio el medio centenar de activistas encerrados junto a Hasél en el rectorado. En varios vídeos se ve cómo colocaron mesas y sillas en puertas y ventanas y han utilizado extintores que han vaciado contra los agentes.

Los activistas así como Pablo Hasél se han refugiado en la tercera planta del edificio durante más de dos horas y han sido arrinconados por los agentes para proceder a la detención del cantante. Todos los presentes han sido identificados uno a uno entre gritos de "libertad Pablo Hasél" y "libertad presos políticos". 

En el exterior, y desde las 6:30 horas, se ha organizado un amplísimo dispositivo de seguridad con más de una decena de furgones de los Mossos d'Esquadra. 

Este lunes, la Audiencia Nacional volvió a rechazar la suspensión de la ejecución de la condena de nueve meses de cárcel a Hasel, al recordar que en 2017 fue condenado por un delito de resistencia o desobediencia a la autoridad, y en 2018 por allanamiento de un local.

Debió entregarse el viernes

El rapero Pablo Hasél tenía hasta las 20:00 horas de esta tarde para entregarse en una prisión para cumplir la sentencia que le impuso la Audiencia Nacional por un delito de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona.

Sin embargo, Hasél advirtió en redes que no pensaba entregarse "con su propio pie" puesto que sería "una humillación indiga" ante una sentencia que considera "tan injusta" y que si quieren que ingrese en prisión "tendrán que venir a secuestrarme".

El pasado 28 de enero, el músico escribió igualmente en las redes sociales que la Audiencia Nacional le había dado un plazo de 10 días para ingresar en la prisión que considerara y cumplir así con su condena de nueve meses de prisión: "Al final no ha habido la suficiente solidaridad para parar esto que nos afecta a la mayoría que no tenemos garantizada la libertad de expresión. Van a encarcelarme por contar hechos objetivos, pero jamás van a doblegarme".

Nueve meses de prisión

El Tribunal Supremo confirmó el pasado junio la condena a nueve meses de prisión y multa impuesta por la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional al rapero por delitos de enaltecimiento del terrorismo (en el que es reincidente) e injurias y calumnias a la Corona y a las Fuerzas de Seguridad del Estado. Hasél fue condenado por publicar en su perfil en redes sociales tuits donde incorporaba vídeos que incitaban a la violencia y vejaban a la Corona, la Policía y la Guardia Civil. El Constitucional no admitió a trámite en noviembre su última vía de escape: un recurso de amparo.

El propio rapero ha querido dejar claro que no quiere escapar de España, como sí ha hecho otro artista condenado como Valtònyc, porque eso sería como arrepentirse de lo que escribió y no está dispuesto. Tras no entrar en prisión este lunes se encerró en el edificio del rectorado de la Universidad de Lérida, donde le acompañan decenas de personas. 

Podemos pedirá el indulto

Unidas Podemos ha anunciado, sin hablar con el PSOE, que en las próximas horas registrará en el Ministerio de Justicia una petición de indulto para el rapero Pablo Hasél. Jaume Asens ha explicado que el objetivo es reforzar la libertad de expresión y derogar los denominados delitos de opinión.

Varios miembros del Gobierno han salido en defensa del rapero tras su detención. El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha criticado que Pablo Hasél haya sido "detenido y llevado a la cárcel" después de ser "condenado por unos tuits", lo que a su juicio denota un "síntoma de déficits democráticos graves". "Y quienes lo niegan hacen flaco favor a lo que sí funciona bien de la democracia española, que es mucho también", ha añadido.

Lo mismo ha hecho Podemos en redes sociales. "Todos aquellos que presumen de esta plena normalidad democrática y se consideran progresistas deberían sentir vergüenza", han escrito. 

Podem, la marca de Podemos en Cataluña, ha publicado un mensaje en el que compara la "normalidad democrática" de la detención de Hásel con la fotografía del rey emérito Juan Carlos en Emiratos Árabes Unidos. 

El portavoz de Más País, Íñigo Errejón, también ha condenado la detención de Pablo Hasél y pedido el indulto. "La policía entrando en una universidad a detener a un rapero por sus canciones, dos dias después de que los nazis homenajeasen a los que lucharon por Hitler. Es una imagen imposible de explicar en el extranjero", ha escrito pidiendo, además, la libertad del rapero.