Otra vez el acento murciano que vuelve a ser motivo de controversia. Y en esta ocasión no en las redes, sino en el Congreso de los Diputados, el órgano constitucional que representa la pluralidad del pueblo español. El enganchón lo han tenido Teodoro García Egea y Pablo Iglesias. Todo ha empezado cuando el primero, secretario general del PP, le ha preguntado al vicepresidente y líder de Podemos por la responsabilidad que cabe achacarle al Gobierno de ser el que "peor" ha gestionado la pandemia de coronavirus de toda Europa.

Noticias relacionadas

Antes de responderle que asume "toda" la responsabilidad del Gobierno, Iglesias ha suscitado los abucheos de la bancada popular al mofarse del acento de Egea, nacido en Cieza (Murcia), y pedirle lo siguiente: "Creo que se nos entiende regular cuando hablamos con la mascarilla puesta. Si no le importaría vocalizar un poco más en su siguiente intervención... porque me ha costado entender algunas cosas". En la sesión de control al Ejecutivo celebrada este miércoles, todos los diputados han acudido a la Cámara Baja con mascarillas, teniendo que intervenir con ellas puestas.

El número dos de Pablo Casado ha arrancado su réplica reivindicando la diversidad lingüística y de acentos del territorio nacional: "Señor Iglesias, hay que salir más, que España es muy diversa en los acentos, y hay que aprender a entender todo". El vicepresidente ha cerrado este debate repitiendo un típico cliché de los que aseguran que el acento murciano es difícil de comprender: "A mí su acento me encanta, pero cuando usted habla muy deprisa, me ha costado entenderle".

Las peculiaridades del acento murciano son sus vocales muy abiertas, como la 'e' y la 'a', unas consonantes que se aspiran, como la 's', u otras mudas, dando lugar a expresiones como no eh hutto (no es justo). Aunque el de Teodoro García Egea no es de los más cerrados, es habitual ver en las redes sociales a gente diciendo que los murcianos "hablan raro". Sucedió, por ejemplo, en octubre de 2018, cuando Alejandro Valverde y Ana Carrasco, campeones del mundo de ciclismo y motociclismo respectivamente, nacidos en la Región de Murcia, fueron entrevistados en todas las televisiones.

"Son las formas de hablar más diferenciadas del centro, especialmente de Madrid", explicaba sobre las frases y expresiones más típicas del acento murciano, el más estereotipado de España, el lingüista Jorge Diz Pico a este periódico con motivo de aquella polémica. Y ofrecía una explicación de por qué a veces resulta difícil comprender a los murcianos: "Su acento está ausente en los grandes medios de comunicación, y los murcianos que trabajan en los medios tienen que desprenderse de ese acento por vergüenza, porque se lo han autoinculcado".

Además, el experto aseguraba que ese escarnio público que habitualmente se ceba con el acento murciano o el andaluz se debe a un problema de clasismo: "La gente asocia a quien habla así con personas de clase social baja y relacionadas con los fenómenos migratorios dentro de la Península". El filólogo explicaba que el rechazo a estos acentos no se produce porque nos suenen mal, sino por el estereotipo arrastrado desde los años de crisis en los que estos hablantes, normalmente pertenecientes a las clases trabajadoras, están socialmente menos valorados.