El cuento de la criada’ es una serie que se ha caracterizado por la distopia y la crueldad de sus tramas. Parece ser que no todo lo que se ve en la pantalla es lo único que se maquina entre el cinco y acción. Esta segunda temporada ha estado cargada de escenas aún más perversas de las que Margaret Atwood -escritora de la novela- tenía acostumbrados, ya que esta segunda parte no está basada en el manuscrito, pero cuenta con la aprobación de la autora.

Noticias relacionadas

Joseph Fiennes, Fred Waterford en la ficción, es el personaje más odiado -y con motivos- entre los televidentes. Su falta de empatía y crudez lo ha convertido en el antagonista perfecto de esta historia. Aunque para el protagonista, todas las maldades no son válidas. Finnes, ha declarado para un medio americano, que en el rodaje de la segunda temporada se tuvo que negar a hacer una durísima escena que él sentía como innecesaria.

La polémica escena de violación sucedía en el momento en el que el matrimonio Waterford visitaba Canadá durante un viaje diplomático, y el actor se tenía que encontrar cara a cara con Luke, el marido de Defred. Fiennes da vida al comandante Fred Waterford, un hombre voraz pero no del todo desagradable. Es uno de los líderes del régimen puritano de la República de Galaad, la dictadura militar que se ha apoderado de los Estados Unidos.

Escena suprimida

"Creo que de alguna forma, por aborrecible y desagradable y malvado que sea Fred, tengo que defender partes de él. En el episodio 9, teníamos un momento donde Fred iba a violar a Serena en la habitación de hotel justo después de conocer a Luke, y simplemente no me encajaba. Tuve que jugármela y negarme a hacerlo porque sentí que, incluso siendo Fred quien es, es humano. Y creo que aún estaría dándole vueltas a la interacción con Luke, al hecho de que la realidad le golpee en la cara, y estaría digiriendo eso e intentando entenderlo, y no estaría encendido necesariamente por estar en Canadá en un hotel y se pondría a intentar violentamente hacer algo con su mujer que ella no quisiera hacer”, ha manifestado el actor inglés.

Tras mucha insistencia y “largos emails”, el protagonista logró persuadir a los productores para que editaran los guiones y suprimiesen esa escena. Lo logró. Fiennes alega que “Yvonne había hecho un retrato de Serena tan bello que su privación de derechos por parte del régimen y Fred era suficiente y estaba muy bien retratado y no necesitaba una escena dura para de repente ponerla al límite".

El ganador de un Bafta declaró que se opuso a grabar esa escena en el episodio nueve, porque no veía creíble que su personaje cometiese ese disparate en esa situación: "Creo que, en muchos sentidos, por aborrecible, desagradable y malvado que sea Fred, tengo que defender partes de él", manifestó a Entertainment Weekly.

Políticas sexistas

Acerca de la escena de la violación, Fiennes agregó que “no me latió” porque Waterford "no se encendería simplemente por estar en Canadá en un nuevo hotel e intentando convencer a su esposa de que hiciera algo que ella no quisiera hacer. Fred es quien es, pero es humano”. La desilusión de Serena con el régimen estaba tan bien plasmada en el guión que no necesitaba una "escena tan fuerte" para llevarla al límite, añadió Joseph Fiennes.

La primera temporada de ‘El cuento de la criada’ ha sido alabada con altas calificaciones y por una crítica excelente. La audiencia percibió unos ciertos paralelismos entre las políticas sexistas del drama y las fuerzas chovinistas que se presentaron tras el nombramiento como presidente de Donald Trump. La segunda temporada en cambio, se ha encargado de reivindicar el odio hacia las mujeres y niñas, tratar la misoginia. Pero también ha habido espectadores que la han descrito como “tortura pornográfica”, trasladando sus quejas a la oficina de telecomunicaciones, Ofcom.