El "plantón" de Rafael Amargo (45 años) a Deluxe el pasado sábado sigue siendo actualidad en estos días. Desde el programa de Telecinco afirmaron en directo que el artista de Granada había "faltado a su palabra" y que les había dedicado "su peor baile". Aunque la realidad, según Cándido Conde-Pumpido, abogado del coreógrafo, fue muy distinta. 

Noticias relacionadas

"La productora de La Fábrica de la Tele estafó. Engañaron a la audiencia con el cebo en el que anunciaban continuamente que Rafael Amargo se sentaría en exclusiva. Cebaron que se iba a producir una entrevista que no tenían firmada y que sabían desde el día anterior que no se iba a firmar. No se llegó a firmar ningún contrato y aún así estaban intentando convencer de que se firmase. En estos casos, siempre hay un contrato por medio y hasta que no lo tienes firmado, tú no lo anuncias. ¿Por qué lo anunciaron si no lo tenían firmado?", relataba el letrado con cierto tono de indignación en el programa Espejo público el pasado lunes por la mañana.

Rafael Amargo actúa durante la presentación de 'Yerma'. EFE

Aquel sábado por la tarde, tras la primera función de YermaAmargo afirmaba sobre las tablas del Teatro La Latina de Madrid que él no tenía pensado ir a ningún programa de televisión -a pesar del dinero que le ofrecían- porque tenía "miedo". No obstante, más allá de esos supuestos "miedos", JALEOS de EL ESPAÑOL ha podido averiguar por fuentes implicadas en la negociación que el hecho de que Rafael Amargo no se sentase en Deluxe el pasado 5 de diciembre fue por un desacuerdo económico.

Todo empezó un día antes, el viernes por la tarde, ya de noche, en el camerino de Rafael Amargo cuando alguien de su entorno profesional contacta con Deluxe y ofrece una entrevista exclusiva con el coreógrafo por la que piden 50.000 euros. El programa responde que lo máximo de lo que dispone para lo que ellos llaman "una primera silla" -el invitado más relevante de la semana- es de 20.000 euros.

Las conversaciones telefónicas entre la dirección del programa y el equipo de representación de Amargo se suceden a lo largo de las horas y Deluxe sube su oferta hasta los 30.000 euros. El bailaor da un paso al frente y dice que acepta, pero por 40.000 euros. Sorprende a propios y extraños que ya al final de la tarde de ese viernes se empiece a cebar en la publicidad de Sálvame Tomate -en torno a las 20:30 horas de la tarde- la entrevista de Amargo en Deluxe. Hasta el momento, nada se había firmado.

A las 04:36 horas de la madrugada del sábado, el abogado Cándido Conde-Pumpido escribe un mensaje a un miembro de la cúpula de La Fábrica de la Tele explicando que Rafael Amargo no acudirá al programa alegando que duda de que su aparición en prime time le vaya a beneficiar en el procedimiento judicial que tiene abierto. Según apuntan fuentes de la negociación, a lo largo del sábado, la productora insistió -naturalmente tenían que crear la escalera de un programa de cuatro horas y media-, pero la postura de Amargo y de su abogado ya era entonces "inamovible".  

Cándido Conde-Pumpido y Rafael Amargo en el teatro La Latina este viernes por la noche. Gtres

Hasta la fecha, casi todos los espacios informativos de Telecinco dedican una parte de su emisión al caso Amargo -en los tribunales, Operación Córax-. El bailarín cuenta con varios equipos de guardia tanto en la puerta de su casa, ubicada en el barrio de Masalaña en Madrid, como en el legendario edificio donde ahora representa a Federico García Lorca dentro de su obra cumbre, Yerma.

Amargo, además, ha abierto una guerra personal contra la presentadora María Patiño (49) a la que públicamente llama "la de la vena" o "hate en vena" ("odio en vena"). Será la gallega la encargada de presentar este sábado el programa Deluxe ante la ausencia de Jorge Javier Vázquez (49), que estará representando su función, Desmontando a Séneca, en el auditorio de Torrevieja en Alicante. ¿Se llegará en estos días a un acuerdo y será el momento perfecto para su reencuentro público? Sólo el tiempo lo dirá. 

[Más información: El día que Rafael Amargo confesó en 'Callejeros Viajeros' que tuvo un susto con la Policía en Nueva York]