A la espera de que regrese al campeonato del mundo de Fórmula 1, los fans de Fernando Alonso (39 años) pueden disfrutar del documental ‘Fernando’, que este viernes se estrena en la plataforma de Amazon Prime Video. En esta producción, el asturiano cuenta sus experiencias en carreras tan diversas como las 24 horas de Le Mans, las 500 millas de Indianápolis y el Rally Dakar.

Noticias relacionadas

De todo ello y también de su faceta personal habló Alonso unas horas antes, la noche de este jueves, en su entrevista en El Hormiguero, donde Pablo Motos (55) y su equipo tuvieron que improvisar un poco sobre la marcha. El presentador contó todas las incidencias que tiene el coronavirus a la hora de producir el programa y una de ellas es que Fernando Alonso, por motivos profesionales, no podía estar en España, ya que si no luego tendría que someterse a un periodo de cuarentena.

Pero haciendo de la necesidad virtud, la entrevista se hizo por videollamada, un formato que el talk show ya explotó durante el confinamiento. Las primeras palabras del piloto español fueron para confirmar que le hubiese gustado estar en pláto. Sin embargo, se encuentra en Milán que, según explicó "es uno de los pocos sitios donde luego puedo regresar a Londres”. Tal y como había comentado con anterioridad Pablo Motos, la vida de Alonso también se afectada por la pandemia. “El coronavirus cambia todo, acostumbrados a volar dos o tres veces por semana, los países tienen acuerdos unos con otros, pero España está vetada. En verano estuve con mis padres, pero no sé cuándo regresaré”.

Esa visión cosmopolita y el hecho de viajar continuamente le valen al bicampeón del mundo de Fórmula 1 para destacar algo que le ha llamado poderosamente la atención. “En Suiza me sorprendió que la gente iba sin mascarilla, pero ahora que he estado en Francia, Italia e Inglaterra me choca que ellos no la llevan. No sé si ellos mienten, que es lo que creo, a pesar de los números espero que sirva para contenerlo. Otros países igual pagan un precio mayor dentro de unos meses”, valoró.

Hablando propiamente de su regreso al ‘Gran Circo’, Alonso dejó una promesa que puso la miel en los labios a Pablo Motos: “Llevaré el Fórmula 1 al plató el año que viene. Todos los experimentos que habéis hecho y aún no habéis llevado un Fórmula 1, habrá que cortar la calle o algo parecido para hacerlo. Cuando se acabe todo esto, qué mejor que llevar el coche y quemar rueda”, adelantó.

Preguntado sobre las razones que le han hecho volver a la Fórmula 1, el asturiano afirmó que “un poco las ganas de competir, me encanta conducir. Cuando he dejado la Fórmula 1 cada fin de semana estaba en un coche diferente. Después de cumplir algunas de las ideas que tenía en la cabeza, como hacer Le Mans o el Dakar, me han gustado, en algunas he tenido éxito y he dicho, bueno, quizás es el momento de volver y estar los últimos años”.

También reconoció que uno de los motivos que le ha empujado a tomar esa decisión es que para el año que viene habrá un cambio de normativa. “Ahora mismo Mercedes gana casi todas las carreras y eso no es interesante para el espectador. Con el cambio de normativa eso podría modificarse”. Fue en ese momento cuando Pablo Motos aprovechó para hacer una de las preguntas delicadas: “¿Hamilton gana porque tiene el mejor coche o porque es el mejor piloto?”. El asturiano fue muy diplomático: “Ambas cosas. En la Fórmula 1 necesitas el mejor coche. Ha tenido un coche superior en estos años, pero él también ha sabido sacar partido y estar por delante de sus compañeros”.

Lo que sí que habrá cambiado cuando regrese a esa competición es que será un poco más mayor. ¿Influirá en algo? “Estoy mejor seguramente a nivel de conducción, porque tengo más experiencia, he aprendido otros estilos de conducción. Estaré un poco peor físicamente y de reflejos, eso con la edad se va perdiendo. Sí que me encuentro bien, estoy preparado. Pero con 20 años juegas al fútbol, luego al tenis y te das una vuelta con el kart y al día siguiente estás como si nada. En cambio ahora tienes un dolor aquí y otro allí”, contó entre risas.

En ese momento ya había bromas en ambos sentidos, como cuando Pablo Motos le preguntó a Alonso si también llevaba peor ahora cogerse una borrachera: “No he bebido nunca, ni con 20 ni ahora. Cuéntame tú, que tienes más experiencia”. El presentador encajó bien el golpe: “No me compensa ya cogerme un pedo”.

Ganador nato

Pero además de risas, también hubo alabanzas. Así, sobre el documental, Pablo Motos valoró que “se te ve realmente cómo eres y hay dos cosas que se aprecian, no te molestes. Una es el nivel apabullante de inteligencia que tienes. Y otra es lo friki que eres. Hay un momento en el que cuentas que vas por el desierto y te encuentras una duna y no sabes cómo vas a caer te sientes muy vivo”.

Alonso explicó esto último. “Creo que en los pilotos esa adrenalina es lo que nos llama. En el Dakar hay muchos momentos de eso. A veces miraba a Marc Coma y pensábamos, bueno, hemos salido de esta. También tengo miedo en esos momentos, pero una vez que salen bien da sensación de vida”.

Lo que tampoco supuso una sorpresa fue que el piloto reconociera que es súper competitivo. "Odio perder. Cuando una cosa no la hago bien, no la vuelvo a hacer hasta que no mejoro. Durante un año jugué al golf, me entrené en secreto para jugar con mis amigos un torneo. Conseguí ganarles, tengo en casa un pequeño trofeo, no vuelvo a jugar porque sé que tendré que mejorar mucho para volver a ganarles”, comentó.

Después de ese paréntesis, llegó otro momento para que Pablo Motos le hiciera de nuevo la pelota a Alonso. “Te ha caído el sambenito de que eres antipático y es mentira, ¿cómo lo llevas?”. El piloto se sintió un poco más cómodo para responder. “Lo llevo bien. Sobre el documental me decían esta mañana que tengo que mantener la reputación, a ver si van a pensar que soy muy accesible.Me ha venido bien, sobre todo cuando empezaba, era una forma de protegerme. Ahora lo llevo mejor, pero que no coja la gente mucho esto, a veces hay que ser un poco seco.

Al margen de refrendar la excelente amistad que le une con Carlos Sainz, padre e hijo, y de explicar por qué es tan complicado ganar las 500 millas de Indianápolis, Alonso tuvo tiempo aún para hablar de otro aspecto personal. “¿A ti la fama te complicó la vida?”, le preguntó Pablo Motos. “No, pero sí que me la cambió. Con 23 años ves que tu cara está en todos los sitios. Vas a Japón o Australia y te reconocen. Ir a un restaurante o a jugar al fútbol va a ser diferente, siempre vas a ser el piloto. Es un poco de shock al principio. Empiezas a modificar algunos hábitos de tu vida, como llegar al cine cuando ya ha empezado la película e irte antes un poco antes de que enciendan las luces”.

[Más información: Qué fue de Liborio García, el compañero de Inés Ballester que dejó todo por Fernando Alonso]