Después de la resaca de la entrevista de este martes con Albert Rivera (40 años), El Hormiguero recuperó su pulso normal con la visita de una de las sensaciones del momento en el panorama musical español: María Peláe (30). La malagueña visitaba el plató del talk show por primera vez. "Llevo todo el verano cantando el bar de la esquina", comentó Pablo Motos (55), poco antes de coger la guitarra y tocar los acordes del tema que ha colocado a María Peláe en la cima. La artista no lo dudó y cantó en directo.

María Peláe cantando junto a Pablo Motos en 'El Hormiguero'. Antena 3

Noticias relacionadas

Esa forma de romper el hielo hizo que la entrevista fuera más fluida. "Desde que lanzamos La niña estaba un poco nerviosa, no sabía cómo se iba a acoger la ironía. Desde Despeñaperros para abajo ya me conocía mucha gente, pero ahora ya me conocen más”, reconoció la andaluza.

Motos siguió hablando de su fulgurante carrera a partir del single que le ha cambiado la vida: "Te escuché por primera vez en un taxi, luego busqué la letra y me di cuenta de que tiene mandanga", destacó en relación a un tema que habla abiertamente de la homosexualidad. "Eso le pasó a una de las mujeres que sale en el videoclip", remató con gracejo la invitada.

Siguiendo con esa capacidad para componer, el presentador de El Hormiguero destacó que "en un tiempo en el que hay canciones tan poco curradas, diría que eres la nueva Lola Flores". María se ruborizó un poco: "Si lo escuchara mi abuela diría que dónde vamos". Y en ese momento volvió la música a llenarlo todo. Esta vez fue María Peláe la que tomó la guitarra para interpretar un tema emblemático de Lola , Cómo me las maravillaría yo, al que se sumó Motos. El talento de la malagueña no se queda solo en lo vocal, tal y como demostró con este instrumento.

 

Esa improvisación le hizo tanta gracia a Pablo Motos que le propuso irse de gira con ella "cuando abran todo tras la Covid". Después le preguntó por esa definición tan personal que tiene de ser 'flamenca': "Siempre digo que no soy cantaora, para eso hay que saber mucho, pero sí soy flamenca hasta en los andares", aseguró.

Entonces, llegó el momento de presentar su nuevo single, La confesión. Sobre si había algún pecado que tuviera que confesar, y Peláe reconoció caer en el de la comida: "Soy  de autoengañarme, de buen comer, soy más de invierno que de vegano". Y justo después, con el compás marcándolo con unos golpes sobre la mesa, Peláe se arrancó a capela con este tema:

Nueva normalidad

Uno de los asuntos desconocidos de la malagueña es que ha sido una de las personas que ha padecido el coronavirus. Los síntomas le dejaron secuelas: "Tuve un mes de hacer las ensaladas más saladas del mundo, porque me tiré un mes tirada en el sofá sin poder con mi cuerpo. Estuve un tiempo cocinando fatal, porque nada tenía sabor", bromeó.

Este asunto, el de la pandemia, también está teniendo una incidencia directa en los conciertos. Sobre esta nueva normalidad, María Peláe contó que "la gente ha aprendido a sonreír con los ojos y se han creado unos bailes muy bonitos, de cintura para arriba. Tiendo a ver las cosas positivas y en los conciertos se está viendo que la gente tiene ganas de vivir, de disfrutar, a pesar de las mascarillas. Es verdad que de primeras es extraño no ver a la gente apelotonada gritando, pero es como debe ser, la cultura es segura y lo está haciendo muy bien para que podamos seguir con nuestros trabajos”, desgranó.

Después de un breve juego con Trancas y Barrancas, María Peláe cantó al completo su tema La niña en directo.

Tras la actuación llegó el momento de que Carlos Iglesias (65) se estrenara como colaborador del programa. Su entrada fue apoteósica, imitando al mítico personaje de 'Benito Lopera', al que daba vida en la serie Manos a la obra.

[Más información: Albert Rivera defiende la intimidad de su relación con Malú: “Nunca hemos vendido nuestra vida”]