Durante el confinamiento, numerosos personajes animaron El Hormiguero a través de varias videollamadas. Dos de ellos fueron Javier Ambrossi (36 años) y Javier Calvo (29), más conocidos como ‘Los Javis’, que este jueves regresaron al talk show de Antena 3 pero esta vez de forma presencial para hablar de la serie Veneno.

Noticias relacionadas

Eso sí, no fueron solos. Paca La Piraña, uno de los personajes revelación de esta producción, se coló también en el programa de Pablo Motos (55). Y arrancó fuerte: “En esta silla no sé si me cabrá el culo”, comentó antes de mirar con ciertas suspicacias a la jarra para preguntar que “si era burundanga”, aunque comentó aliviada que “yo ya no me voy a quedar embarazada”.

Pablo Motos, junto a Paca la Piraña y 'Los Javis'. Antena 3

Fue Pablo Motos quien comenzó a hacerle publicidad a Veneno, comentando que este domingo se podrá ver en la plataforma online de la cadena los tres primeros episodios. Eso sí, para los más inquietos yase han estrenado los tres primeros capítulos en los cines, "que se están llenando”, destacó con mucha efusividad Javier Ambrossi, secundado por su compañero de dirección. "Es muy importante que la gente vaya al cine, porque la cultura es segura”.

Tras este alegato, llegó el momento de saber por qué Paca La Piraña les había acompañado al plató: tenía una estrecha relación con La Veneno. “Ella era un mundo en sí misma, yo para mí que era bipolar. Le puse el mote yo”, recordó, antes de tener que abordar la pregunta de Motos. “Y a ti, ¿quién te puso lo de La Piraña”, preguntó el presentador. “Un gitano en la mili, porque decía que tenía muchos dientes”, respondió. Después dejó claro su gracejo al confesar que está "gorda por un problema en el tobillo. Claro que me gusta el deporte, lo que quiero es un entrenador con un bocata de lomo y una cerveza”.

Al parecer, contar con Paca en la serie ha sido toda una ventura, tal y como contó Calvo. “La llamamos varias veces. Bajamos a conocerla a Almería. Después volvimos a llamarla porque queríamos que saliera en la serieTuvimos que hacer tres viajes a Almería, comer en un chino con ella, hablar con su jefe…”, enumeró.

Pormenores

Para aquellos que no hayan ido al cine, sepan que se van a encontrar “una serie muy dura, pero creo que hemos conseguido hacer algo para todo el mundo. Quizás para los más pequeños no, pero tiene de todo”, definió Calvo. El testigo lo tomó Ambrossi para remarcar que “sobre todo creo que era muy necesaria. Cuando en 2017 nos dieron el Premio Feroz, Javi dijo en su discurso que los niños y niñas necesitaban referentes distintos. Creo que la ficción es necesaria para cambiar el mundo”.

Pablo Motos parecía estar en sintonía con sus invitados. “No hemos hecho un gran avance, porque si La Veneno viviera no estaría en la televisión. Y si estuviera, no duraría ni cinco minutos, ni ella ni el director del programa”, valoró. Sin abandonar el tema, Ambrossi expuso: “Creo que estamos en un momento muy falso, parece que todos tenemos que estar blanqueados. La Veneno era auténtica”.

Uno de los momentos emotivos llegó cuando Paca relató uno de los instantes destacados del rodaje. “Cuando vi a la actriz caracterizada me puse a llorar y a temblar, creía que la tenía delante. Me emociono hablando de ella, y eso que en los últimos años no nos hablábamos porque decía que yo había robado muchos millones”. Unos minutos después, Paca contó algunos de los problemas que vivían en la noche los transexuales, con ataques con piedras, palizas de skin heads… “Esto también sirve para condenar y visibilizar cualquier ataque al colectivo LGTBi, por pequeño que sea”, intervino Javier Ambrossi.

Después de la entrevista, llegó el turno de otras secciones, destacando la reaparición de Pilar Rubio (42), que volvía al programa tras ser madre por cuarta vez. Su reto, para el que se ha tenido que sacar la licencia de armas, fue disparar con una ballesta para apagar un fuego.

Cara y cruz en redes

Mientras el programa seguía su curso, el hashtag #VenenoEH se coló entre los trending topics del país. Eso sí, no todo eran comentarios positivos sobre la entrevista y las frases de los invitados. Como en botica, hubo un poco de todo:

[Más información: La incómoda pregunta de Motos a Ingrid García-Jonsson por trabajar con Forqué o Sardá]