La moda y las influencers son dos conceptos que están unidos, más aún cuando su temática está centrada en el ámbito del lifestyle. Gracias a sus estilismos y a la cifra de seguidores que poseen, que cada día va en aumento, las influencers se han convertido en verdaderas precursoras de tendencias. Sus looks son analizados y copiados por miles de personas. Tan solo hay que comprobar como algunas de las prendas – por lo habitual low cost – con la que posan en algunas de sus publicaciones, se agota en las tiendas en muy poco tiempo.

Noticias relacionadas

Este efecto ha provocado que muchas de ellas hayan creado su propia línea de ropa, adecuándola a sus preferencias estilísticas. Como, por ejemplo, Dulceida (30 años), María Pombo (25) o Jessica Goicoechea (23). Mientras que otras, prefieren continuar con sus carreras o negocios como es el caso de Tamara Falcó (38) o Paula Echevarría (43).

Eso sí, la mayoría de ellas han sucumbido ante la tendencia que se ha convertido en la gran estrella de este año: el estampado de flores. Este print comenzó, como viene siendo habitual todos los años, a despuntar en las colecciones de primavera-verano de este año. Sin embargo, lejos de desaparecer con la llegada inminente de las bajas temperaturas, ha ido in crescendo. Grandes flores ocupan las telas de las prendas. Una tendencia que las influencers han transformado y adaptado a su estilismo.

Una de ellas, ha sido Tamara Falcó quien, además, es una de las nuevas colaboradoras del programa de Antena 3, El Hormiguero. La diseñadora, con su habitual look elegante y refinado, posaba con este colorido vestido largo, de manga corta y escote en pico de la marca inglesa Rixo.

La futura Condesa de Griñón combinaba este vestido (318 euros) disponible en otros estampados con unas clásicas sandalias de tacón en tonos tierra. Un look que rompe con el estilismo que, normalmente, luce en eventos o en redes sociales. No obstante, este atuendo se convierte en una perfecta opción para una ocasión informal. 

Por otro lado, la actriz Paula Echevarría optaba por una versión más apagada y otoñal de esta tendencia. 

Un vestido vaporoso y con cuello estilo kimono de la marca By Us que cuesta 112 euros. La actriz española, que se ha recogido la melena en una coleta baja -permitiendo ver el cuello del vestido- también ha optado por lucirlo con unas sandalias de tacón y un bolso de Chanel. Paula creaba así un estilismo que oscila entre lo chic y lo elegante

Por último, una de las influencers en posar con esta tendencia ha sido María Pombo. Con un outfit de lo más primaveral. Un vestido corto y de manga larga (29, 99 euros) de la firma Springfield. 

Con manga larga y estampado con motivos florales, escote en pico y un fino cruce en la parte delantera con detalle de lazo y volantes en la falda.  Una prenda que, además, permitía ver la tripa de embarazada de la influencer, quién en pocos meses se convertirá en mamá, por primera vez, de un niño.

[Más información: Quién es la 'influencer' española mejor vestida: la lista de las 10 más valoradas]