Carolina Herrera (81 años) tiene un nuevo proyecto que va más allá de la moda. Esta semana, coincidiendo con la New York Fashion Week -donde la diseñadora ha tenido presencia en las últimas cuatro décadas- se ha presentado un minidocumental titulado La conversación, en el que ella es la absoluta protagonista. Y es que allí la venezolana habla de la importancia de trabajar en equipo y con pasión y desvela sus más íntimos secretos. Algunos vinculados con la belleza y el glamour y otros muchos más personales. 

Noticias relacionadas

Se trata de una divertida conversación entre la empresaria y el director creativo de su marca, Wes Gordon (33), en la que hacen alarde de su complicidad a la vez que Carolina Herrera comparte sus anécdotas personales. Este minidocumental, filmado por la cineasta Lisa Inmmordino Vreeland y marcado por el pasado, el presente y el futuro de la moda está disponible tanto en la página web de la firma como en sus redes sociales. 

1. Balenciaga, su primer desfile

Cuando era una adolescente, Carolina Herrera viajó hasta París para visitar a su abuela. Una experiencia que representa su primer contacto con la moda. Sin saber nada de esta industria, la diseñadora, entonces de 15 años, fue a un desfile de Cristóbal Balenciaga. "Ni siquiera sabía qué estaba pasando ahí. Lo mío en la vida eran mis caballos y mis perros. Nada de moda", asegura en La Conversación

2. Enemiga de los pantalones deportivos

Carolina Herrera está en contra de la tendencia de los pantalones deportivos. Una prenda que nada tiene que ver con su elegante estilo y de la que ha prescindido todos estos años.

3. No puede salir sin maquillaje

La diseñadora venezolana también ha hablado de Herrera Beauty, la primera línea de maquillaje de su marca, lanzada este año y compuesta por una amplia gama de polvos compactos y labiales que han llevado con sumo cuidado para que mantenga la identidad de la firma. En este sentido, la empresaria ha desvelado que ella no puede salir de casa sin maquillaje. Sobre todo, sin pintalabios. Un cosmético con el que se siente "fantástica".

Good Girl, de Carolina Herrera. Carolina Herrera

4. Le apasionan los tacones

Además del maquillaje, Carolina Herrera siente una especial debilidad por los tacones. De ahí que su perfume Good Girl esté presentado en un frasco en forma de stiletto con un altísimo tacón. "Lo tengo por toda mi casa al lado de cada silla porque me encanta", cuenta la diseñadora en referencia a esta fragancia. Sobre el curioso empaque de este perfume, la empresaria explica: "Amo los zapatos y me encantan los tacones".

5. El siglo XVIII, su momento favorito de la moda

Rose Bertin, una diseñadora del siglo XVIII que solía hacer trajes para María Antonieta, ha inspirado a Carolina Herrera. De ahí que considere esta época como su momento favorito de la moda. Sobre la citada profesional comenta: "Solía cambiar la moda cada semana".

6. Hizo la mezcla de su primer perfume

Para Carolina Herrera, "una buena fragancia es mágica porque te da un poco de tu estilo". Ella, precisamente, fue la responsable del primer perfume de su marca. "Fue algo que mezclé yo misma", explica en La Conversación. La primera prueba de olor de este producto a base de jazmín y nardo se hizo en Barcelona. "Jazmín, porque toda mi vida me gustó el jazmín. ¡La combinación es fantástica!", comenta. 

7. Le molestan los selfies

En su conversación con Wes Gordon, Carolina Herrera confiesa que no le disgustan en absoluto las fotografías. De hecho, es muy receptiva cuando algún fan le pide retratarse. Sin embargo, le incomodan los selfies. "Yo no hago selfies porque te acaparan inmediatamente", dice entre risas. "No me importa que todos me fotografíen. No me molestan para nada, pero sí me molestan los selfies", explica. 

Carolina Herrera, tras presentar una de sus colecciones. Gtres

8. Lee a diario y es amante de la historia

No hay día en que Carolina Herrera no lea. Es ella misma quien compra sus libros en los negocios más cercanos a su casa. "Me encanta ir", revela la diseñadora que guarda una colección de textos de historia, uno de sus temas favoritos. 

9. Fan de un programa de concursos

Wes Gordon esperaba otra respuesta de su jefa cuando le preguntó qué veía en la televisión. Y es que la diseñadora confiesa que le encanta Famlily Feu, un programa de concursos estadounidense conducido por Steve Harvey, el polémico presentador del Miss Universo. "Si te lo digo no lo vas a creer", comenta Carolina Herrera, generando expectativas en su entrevistador. "Estaba muy estresado intentando pensar en algo muy intelectual para decirle y resulta que le gusta Family Feu", dice entre risas el director creativo de la firma.

10. Hizo un trueque con Andy Warhol

El artista plástico Andy Warhol fue uno de los allegados de Carolina Herrera. De hecho, con él tiene una divertida anécdota que no duda en contar en este minidocumental. La diseñadora tiene en su casa de Nueva York un retrato hecho por el estadounidense que esconde una interesante y en palabras de la propia venezolana, "divertida" historia.

Andy Warhol, amante de las joyas, quedó impresionado con un Van Cleef Minaudière que llevaba la diseñadora en alguna ocasión. Se trataba de un pieza de joyería que sustituía al bolso de noche y que le había regalado su marido, Reinaldo Herrera. El encanto fue tal, que el artista le propuso a la diseñadora hacer un curioso intercambio: un retrato suyo por el lujoso accesorio. Carolina Herrera no dudó en aceptar la propuesta y obtuvo esta obra que sigue conservando en su casa de La Gran Manzana.

[Más información: La colección de Carolina Herrera para la primavera 2021: una elegancia luminosa y contenida]