'Salir del ropero' se ha convertido en una de las sensaciones cinematográficas de la temporada gracias, en parte, a un reparto extraordinario. En él destaca la tristemente desaparecida Rosa María Sardá, pero también rayan a un gran nivel Verónica Forqué (64 años) e Ingrid García-Jonsson (29), las dos invitadas de este miércoles en El Hormiguero.

Noticias relacionadas

El arranque de la entrevista fue enternecedor, con Pablo Motos (55) reconociendo que "Verónica es una de mis debilidades de la vida, entonces estaré tonto toda la noche". Forqué recibió el halago con una sonrisa, y haciendo mención a su nuevo look: "¿Has visto cómo me he cortado el pelo, como tú?", expuso. Tras los cumplidos, Motos quiso empezar el cuestionario con fuerza, sabiendo qué feeling tuvieron ambas actrices nada más verse. "La primera impresión que me dio fue malísima. Estábamos en el estudio de la directora y me dijo que iba a venir la que va a hacer de tu nieta. Entra esta por la puerta y pensé que era una muy mona la que habían traído y que no podía ser buena actuando. La primera escena que rodamos fue en el agua. Fue maravilloso".

A continuación, y recordando a Rosa María Sardá, Pablo Motos hizo a Ingrid García-Jonsson una de esas preguntas de dudoso gusto: "¿A ti no te acojonaba trabajar con gente mayor como Verónica y Sardá?". La invitada salió del trance como pudo y respondió: "Sí, pero me hacía mucha ilusión trabajar con Verónica Forqué, llevaba viéndola todo mi vida actuar". En ese instante, Forqué salió al quite para recordar que "Rosa tenía debilidad por la niña, solo salía a cenar cuando venía ella". Después protagonizó uno de los momentos más emotivos al reconocer que "tenía su carácter, pero nos queríamos mucho y tuve la suerte de que pude despedirme de ella. Llevaba mala muchos años y no le hacíamos caso. En la película estaba estupendamente. Porro no le daba, era solo para mí, solo le daba cigarro. Me quedo con la alegría de haberme despedido de ella. Le dije: "Rosa, te quiero". No sabía que se moría. Y a los 20 días se marchó”.

El equipo de 'Salir del ropero'. Gtres

La entrevista había entrado en una espiral un tanto triste, por lo que el presentador de El Hormiguero quiso recuperar el ritmo preguntando a Ingrid García-Jonsson por el argumento del film. "La peli va de muchas cosas. Ella (señalando a Verónica Forqué) se va a casar con una mujer y a mi personaje le va fatal". A medio camino entre la ficción y la realidad, Motos le preguntó si no se iba a casar nunca: "Yo no me voy a casar nunca, pero soy monógama, bueno, no lo sé, tengo dudas. Vengo a romper esa boda y me doy cuenta de que lo más importante es el amor…", argumentó la hispano-sueca. En ese momento fue interrumpida por su compañera: "¡Calla! No hagas spoilers".

Subiendo el tono

Si algo había quedado claro hasta el momento es que Verónica Forqué no tenía pelos en la lengua. Nada más volver del corte publicitario, la actriz habló sin tapujos del sexo. "Una mujer mayor que quiere tener sexo es una guarra. Si a los 60 estás buscando un orgasmo, das vergüenza. La gente piensa eso". Lejos de rehuir el tema, Motos le dio continuidad. "En este país, que vamos muy modernos, parece que hay un momento de la vida en el que caducas". Rápidamente, Forqué volvió a tomar la palabra. "Y si eres una chica mucho más. El teatro y el cine es el reflejo de la realidad. Además, a partir de los 50 no te puedes echar novio, a ellos le gustan más jóvenes, como Ingrid".

Poco después, la actriz siguió con el protagonismo, eso sí, para hablar de su momento vital. "Ahora soy muy feliz, porque me levanto a la hora que quiero. Me encanta la siesta, después un café. Me miro mucho al espejo y voy desnuda por la casa. Igual que en la película. ¿Has probado a cocinar desnudo?", inquirió a Pablo Motos.

Por su parte, Ingrid García-Jonsson reconoció que aún no se había dejado llevar por Forqué por la práctica del yoga. "Fue una práctica que me inculcó mi madre cuando yo tenía 23 años, me enseñó el yoga, pero de la mente. Cuando salimos le dije: "Mami, es como fumarte un porro sin haberlo fumado".

Otro de los momentos divertidos llegó con el cuestionario de Trancas y Barrancas. Ingrid García-Jonsson reconoció que "aunque soy vegetariana, a veces me da ansiedad con la carne y me compró perritos calientes del Ikea. Los muerdo y luego los escupo".

[Más información: La entrevista en ‘El Hormiguero’ que acabó con Pablo Motos de cañas con los ‘coaches’ de ‘La Voz’]