Emma García durante tres momentos distintos en su programa junto a su 'aliado', el cojín.

Emma García durante tres momentos distintos en su programa junto a su 'aliado', el cojín.

Televisión SÁBADOS Y DOMINGOS

La 'obsesión' de Emma García cada fin de semana: el cojín, su mejor aliado en 'Viva la vida'

En el sofá de las tertulias del programa de fin de semana, generalmente la presentadora y algunos colaboradores no se despegan de este complemento, bien por comodidad o por estética. Las redes lo han notado. 

Noticias relacionadas

Como en casi todos los programas, siempre hay trucos en un directo para hacer más llevadera la emisión. Y cada sábado y domingo en el programa Viva la vida hay un complemento que nunca falta en los sofás de la tertulia: el cojín. Lo hay de todas las formas y colores. No cumple una función meramente decorativa o estética -que también-, sino que hace las veces de 'aliado' en aras de una mayor comodidad, u "obsesión". 

Y es que, tanto Emma García (46 años) como algunos colaboradores se colocan el cojín como asiento en vez de como respaldo. En el caso de la presentadora, son muchos los internautas en la red social quienes se preguntan el verdadero significado por el que no se despegue del cojín. Se habla de "obsesión" por la altura y, los más maliciosos, apuntan a "ganas de sentirse por encima" del entrevistado, con la batuta de la situación. 

Emma, sobre su cojín, entrevistando a Lucía Pariente.

Emma, sobre su cojín, entrevistando a Lucía Pariente. Mediaset

Conjeturas aparte, lo que es un hecho es que la vasca tiene una relación muy especial con el cojín, ya que no solamente en este espacio lo ha usado: ahí, Mujeres y Hombres y Viceversa. En aquel espacio tenía más razón de ser: lo grababa sentada en las míticas escaleras. Hay que decir en este punto que en Viva la vida Emma no es la única que se ha dejado sucumbir por la comodidad del cojín. Rostros como Carmen Borrego (53) y Terelu Campos (54) también confían en su efecto ante la cámara. 

'Viva la vida' no es único: otros trucos en TV

El pasado verano, un día cualquiera, comenzaba El programa del verano. Al frente, su habitual copresentadora Patricia Pardo (36), pero sin Joaquín Prat (44). En su lugar, cogía el testigo la periodista Ana Terradillos (46). Pardo, con un vestido rojo y Terradillos, con uno azul eléctrico. Nada extraño en la imagen, al menos a simple vista; ambas a la misma altura en el plano y dándose paso en la información.

No obstante, no estaban en igualdad de condiciones. Ningún espectador se habría dado cuenta de un pequeño detalle de no ser porque Terradillos lo ha querido compartir con sus seguidores de Instagram: Patricia Pardo, de mayor estatura que Ana, se descalza para 'igualarse' a su compañera. "Ya a tope en el programa con ELLA. ¿Qué mujer se quita sus tacones para evitar que otra se sienta muy bajita? Pues solo ELLA: la gran Patricia Pardo. Para comérsela. Gracias, compañera. Un lujazo trabajar contigo un verano más. Ahora a bordarlo", ha explicado en su red social. 

No solo los presentadores cuentan con trucos de los que nadie se percata, también los reporteros. Este gremio cuenta con secretos con los que conseguir que el directo salga a la perfección. El último de ellos lo ha desvelado una reportera de El programa del veranoCristina Plaza, en una imagen de sus redes sociales. La joven ha querido compartir con sus seguidores cómo se ve el directo tras las cámaras, y en la imagen ha mostrado uno de los secretos mejor guardados: el uso de cajas para poder hacer la emisión desde la altura que mejor quede estéticamente o para poder guardar el equilibrio. En concreto, la reportera del programa de Telecinco aparece en la redacción, sentada sobre una mesa blanca y con dos cajas de folios a sus pies para poder mantenerse sentada. Un truco con el que conseguir estabilidad y comodidad mientras conecta con plató.

[Más información: El gran salto profesional de Patricia Pardo: de reportera a presentadora suplente en 'AR']