Albert Rivera, durante su entrevista con Pablo Motos en 'El Hormiguero'.

Albert Rivera, durante su entrevista con Pablo Motos en 'El Hormiguero'.

Televisión ESTE JUEVES

Albert Rivera en 'El Hormiguero', sobre sus relaciones sentimentales: “Bien, me va bien”

El candidato de Ciudadanos también habló de algunas cuestiones personales, al margen de presentar su programa electoral.

Noticias relacionadas

No será hasta este viernes cuando dé comienzo la campaña electoral de forma oficial, pero se puede decir que en El Hormiguero ya se han metido en ese periodo desde hace tiempo: Santiago Abascal (43 años), Iñigo Errejón (35), Pablo Casado (38) y este lunes Albert Rivera (39).

El líder de Ciudadanos siguió los pasos de sus rivales en las urnas y se sometió al cuestionario de Pablo Motos (54). Para empezar, su entrada en el plató ya fue diferente al resto. Si Casado comparecía en el talk show con un look más casual, sin corbata pero elegante, Rivera dio un paso más y se presentó sin americana, un atuendo muy similar al de su última visita a este programa.

Sin embargo, lo que más llamó la atención no fue eso, sino lo que portaba en su mano derecha. El candidato de Ciudadanos llegaba al programa acompañado de un casco blanco, lo que sirvió para que Pablo Motos le gastara la primera broma de la noche: "¿Qué pasa, que eres de Glovo o qué?". La respuesta del barcelonés fue muy elocuente: "La última vez que vine me pegaste un repaso, por eso he traído esto", recordando un reto que perdió con el presentador en relación a una de sus grandes pasiones, las motos. Por eso, había decidido regalarle un casco, con el propio Motos y Trancas y Barrancas serigrafiados. "Te sirve para viajar en moto o por si tienes que ir ahora a la estación de Sants, en Barcelona", bromeó.

A pesar del presente, Motos dejó claro que la situación no se prestaba a amiguismos. "Por cuestiones de calendario, en las entrevistas electorales, el primero fue Abascal y se formó un jaleo que no veas. Así que ahora te voy a dar, mejor quédate el casco por si acaso te doy mucho y te hace falta", le adelantó.

Relajación

Después llegó la esperada entrevista, con los temas esperados: diferencias con Pedro Sánchez, situación de Cataluña, las salidas en Ciudadanos, las malas expectativas de los sondeos… Casi todo eso se llevó el mayor tiempo de la visita de Rivera, pero también hubo tiempo para otros asuntos más amables, algo que a lo que dio pie un político que, aun defendiendo su programa, se mostró relajado con el lenguaje, empleando frases como "adoptar en este país cuesta un huevo", o el recurrente "joder" en algunas sentencias.

El exponente de esa parte más desenfada, con el cuestionario habitual de Trancas y Barrancas, bautizado en esta ocasión como "rueda de prensa liberal ibérica". Aquí, Rivera comenzó asegurando que suele llevar "un tocho" de folios y gráficas a los debates electorales, para después confirmar que, cuando va al cine, lo hace "más suelto de lo que algunos creen", en relación a la presencia o no de guardaespaldas.

También hubo espacio para hablar del look de uno de sus rivales políticos, Pablo Iglesias (41) y su tendencia a llevar la corbata un tanto desaliñada: "Eso está calculado. Estoy convencido que lo hace para que no parezca que vive en Galapagar en una casa grande". Con esa misma franqueza respondió a otra pregunta a la que también tuvieron que hacer frente otros candidatos: si en alguna ocasión ha probado los cigarritos de la risa. "Sí, claro. Hace mucho que no los pruebo, algunos días echas de menos tener 18 años".

Muy curiosa y acertada fue la pregunta sobre si alguna vez ha pensado en dejarse barba "para fastidiar a Casado". En este sentido, el líder de Ciudadanos valoró que "con Casado puedo discrepar pero nos ponemos de acuerdo en muchas cosas. Cada uno va como le da la gana. Sólo me dejo barba en vacaciones y los fines de semana, si me dejan, para descansar".

Sin embargo, fue la última pregunta del cuestionario la que más juego dio: "¿Sabe algún secreto que si se supiera ardería España?". "Sí, hay algún secreto, algo más frívolo de lo que la gente cree, cosas de las que no suelo hablar", reconoció Albert Rivera, abriendo la puerta a que Pablo Motos le preguntara por cómo le van las cosas en "esas cosas de las que no hablas". "Bien, me va bien", se limitó a responder el barcelonés, entre las risas del presentador, las hormigas y el público.

[Más información: Albert Rivera oficializa su relación con Malú en la puerta del hospital con una declaración de amor]