Después de un año de valiente lucha contra el cáncer, Mila Ximénez fallecía el pasado miércoles 23 de junio a los 69 años arropada por su hija Alba Santana (37 años) y por sus hermanos Manolo, Concha y Nani, a quienes siempre estuvo muy unida. De hecho, ellos no le soltaron la mano un solo momento durante su enfermedad.

Noticias relacionadas

Este domingo 27 de junio, los tres hermanos, tras permanecer varios días en la casa en la que la colaboradora de Sálvame vivía en el centro de la capital, han regresado a su Sevilla natal, destrozados pero con la tranquilidad de saber que la periodista se fue serena, sin dolor y tal y como quiso.

Concha, hermana mayor de Mila y quien siempre fue una especie de segunda madre para ella, confesaba a su llegada a la capital andaluza que han sido días "muy largos y bastante duros". A esto añadía, visiblemente emocionada: "Venimos cansados y el dolor ha sido muy grande".

Concha, Manolo y Nani, este mes de junio, durante su estancia en Madrid. Gtres

Orgullosa de su hermana, Concha ha querido destacar que si algo han descubierto en los últimos días, con tantísimas muestras de cariño hacia Mila, es que "casi todos coinciden en la buena gente que era, en lo que la quieren, la admiran y debe de ser verdad, para mí es la mejor". Unos testimonios con los que está plenamente de acuerdo: "Yo siempre he dicho que mi hermana es única e irrepetible, pero yo soy su hermana", ha señalado. Concha también ha anunciado que en los próximos días se le podría hacer un homenaje en la capital: "Allí en Madrid algo están tramando, pero de momento no tenemos ninguna noticia".

Los últimos días, antes del fallecimiento de la colaboradora fueron intensos y ahora llega el momento de intentar volver a la normalidad: "Venimos a descansar y no olvidar, pero sí a tomar conciencia de lo que ha pasado porque todavía no hemos procesado lo que ha pasado", confesaba una afectada Concha que todavía no puede creer que Mila ya no esté con nosotros.

A pesar de que en los últimos días se ha recordado mucho la vida de la periodista y su relación con rostros tan conocidos como Pablo Alborán (32) o José Sacristán (83), su hermana mantiene que "no hay nada sorprendente que enturbie la imagen de mi hermana y le perjudique. Yo lo he vivido con ella también, hemos sido una familia muy unida y no veo nada raro".   

La hermana mayor de Mila también ha aprovechado para hablar sobre la relación de la colaboradora con otros personajes televisivos. Con quien tuvo una postura muy crítica fue con Isabel Pantoja, una relación, un conflicto al que Concha ha querido restarle importancia: "Eso fue en un momento puntual y al final terminaron teniendo una buena relación. Tampoco ahora importa mucho". La sevillana también ha querido pronunciarse sobre la relación que Mila tenía en los últimos tiempos con Kiko Rivera (37): "Le cogió mucho cariño, conectaron mucho. Pero eso no quiere decir que tenga ningún problema con su madre. Realmente mi hermana no ha tenido problemas con nadie. Gracias por todo".

Mila Ximénez, junto a sus hermanos Concha y Manolo, en 2020. Gtres

Antes de poner rumbo a la capital hispalense, los tres hermanos salían a comer este fin de semana a un restaurante de la capital de España. A su salida atendieron a los medios de comunicación, demostrando de nuevo la educación y el respeto que tienen a esta profesión. En esa ocasión fue Manolo el que habló para las cámaras y confesó que ahora es momento de descansar: "Cada uno tenemos que recuperar nuestras vidas". Además, sostuvo que no hay más que decir porque ya han expuesto públicamente todo lo que sentían: "Está todo totalmente dicho".

[Más información: Manolo, el hermano de Mila Ximénez: "Queremos cerrar este capítulo largo y duro y recuperar nuestras vidas"]