El día que se incineró el cuerpo de la periodista Mila Ximénez, su hermano Manolo habló para los medios de comunicación y desveló que la sevillana dejó sus últimas voluntades bien decretadas: "Mila ha sido fuerte siempre y hasta el último momento ella nos ha hablado, nos ha dicho a cada uno lo que quería decirnos, cómo deberíamos hacer las cosas incluso". Una frase que no dejaba lugar a dudas; además de mujer fuerte y aguerrida hasta su último hálito, Ximénez pudo hablar y organizar con sus seres queridos cómo quería que se hicieran las cosas

Noticias relacionadas

Ella dispuso y los suyos, acataron. Ahora bien, más allá de estas indicaciones que, como bien puntualizó Manolo Ximénez, quedarán en la más estricta intimidad familiar, JALEOS ha querido analizar el patrimonio de la colaboradora de Sálvame, así como las empresas a su nombre. En lo que respecta a las empresas, informa una persona cercana a la sevillana que lo dejó todo "finiquitado y saneado". De hecho, según figura en el Registro Mercantil, en 2020, año en que le detectaron la enfermedad, extinguió su segunda y última empresa, Alexal y Malube S.L, donde figuraba su hija como administradora.

Mila Ximénez junto a su hija Alba en imagen de archivo. Gtres

Ahí es donde facturó el comercio de cosmética Kisé, cuando se lanzó a aquella aventura que resultó no ser todo lo fructífera que se esperaba. En el pasado, figuró su nombre en otra empresa, Almisan 2 S.L, fundada en 2004 y dedicada a la consultoría. Con domicilio fiscal en Sevilla, esta empresa cerró su hoja registral en 2016. Esta es la información, pues, que se tiene de lo que respecta a la vertiente empresarial de la exmujer de Manolo Santana (83). Otra cuestión es la patrimonial. Hasta este 2020, Mila Ximénez vivía, desde hacía más de una década, en el barrio Salamanca de Madrid. Vivía entonces de alquiler, y a principios del pasado año dio el paso definitivo de mudarse de casa. Quería un hogar más cómodo y grande para recibir a su hija y sus nietos cada vez que viajaran desde Ámsterdam.

Cuenta una persona que conoce a Mila, y que fue compañero suyo en el espacio vespertino de Telecinco, que este cambio "ilusionó tremendamente a Mila, estaba feliz, sin saber lo que meses después vendría". Encontró una casa en Chamartín, de 204 metros cuadrados y por la que pagaba 2.700 euros de alquiler. A Ximénez jamás le interesó lo material, prueba de ello es que nunca quiso comprar: "Ella siempre decía que el dinero lo quería para disfrutar, vivir y viajar a ver a sus nietos". 

En otro orden de cosas, este periódico ha querido conocer las razones por las que Alba Santana viajó sola a España cuando la salud de su madre comenzó a complicarse. No lo hizo con sus hijos, Alexander (14) y Victoria (8), ni con su marido, Aviv Miron. Ellos optaron por quedarse en los Países Bajos. Tampoco ha volado Miron cuando se produjo el fallecimiento de la colaboradora de televisión.

Con este medio se es muy prudente, al otro lado de la línea, con esta cuestión, y se expone como principal razón que Alba "viajó de forma rápida y sin saber exactamente por cuánto tiempo iba a ser".Tampoco estuvo presente la mujer de Manolo Ximénez, la cual días antes regresó a Sevilla. Sea como fuere, ahora, una vez sus cenizas lleguen a Ámsterdam, Mila cumplirá su sueño: estar con sus nietos para siempre. 

Manolo Ximénez: "Hemos disfrutado de ella"

El hermano de la periodista ha querido en los últimos días agradecer el tratamiento de la prensa en estos complicados días. Además, ha recordado a su hermana Mila: "Son momentos que no los quiere vivir nadie y que en esta ocasión ha sido quizás demasiado prontoCon Mila nunca tendríamos bastante, así que no nos lamentamos de nada. Hemos disfrutado de mi hermana y Alba de su madre y quedémonos con lo positivo, que hay para llenar un montón de libros". 

Alba, arropada por sus tíos, en el cementerio el pasado jueves 24 de junio. Gtres

Acerca de cómo fueron los últimos momentos de su hermana, el sevillano desveló que "Mila solamente quería estar en casa y con su familia y eso lo hemos cumplido a rajatabla. Hemos cumplido lo que ella nos pidió, hemos hecho todo lo que hemos podido y aquí estamos para decirle adiós". "Mila ha sido fuerte siempre, y entonces hasta el último momento ella nos ha hablado, nos ha dicho a cada uno lo que quería decirnos, como deberíamos hacer las cosas incluso; y cuando ya ha creído que ya todos lo habíamos entendido y que todos sabíamos lo que ella quería, ha llegado el final", añadió, emocionado. 

Confirmando que las cenizas de su hermana se irán a Ámsterdam con Alba, Manolo comentó que es "donde ella ha querido estar siempre, al lado de su hija y de sus nietos, pero la distancia no lo ha permitido en muchas ocasiones". Mila tenía muchos planes, según cuenta su hermano: "Todo lo que ha planificado en los últimos años era pensando en el momento en que viviese cerca de su hija y de sus nietos, con los que tenía una relación muy cercana, no frecuente por su trabajo, pero siempre ha sido el objetivo de Mila y, por supuesto, se va a cumplir". 

Este pasado fin de semana, los hermanos Ximénez de Cisneros han salido a comer juntos a un restaurante de Madrid, y Manolo ha atendido de nuevo a la prensa: "Cada uno tenemos que recuperar nuestras vidas. De momento, nos vamos a casa a descansar, que falta nos hace, queremos cerrar este capítulo que ha sido muy largo y muy duro, vamos a intentar descansar". 

[Más información: De su línea de cosméticos a su firma de joyas: los otros negocios de Mila Ximénez que no consiguió reflotar]