Fue la semana pasada cuando la hija de Mila Ximénez (69 años), Alba Santana (37), viajó desde Ámsterdam, donde reside, hasta Madrid para estar junto a su madre tras su último ingreso. Desde que recibió el alta hospitalaria el pasado viernes 11 de junio, la colaboradora de Sálvame continúa luchando contra el cáncer de pulmón en su domicilio de Madrid. En los últimos días, los hermanos de la periodista, Manolo, Concha y Encarna, no se han separado de su vera.

Noticias relacionadas

Tampoco lo ha hecho su hija Alba, que tan solo fue fotografiada por los medios de comunicación el pasado jueves. Santana abandonó por unos minutos el domicilio materno para atender unas gestiones y, desde ese momento, se encuentra al lado de su madre, día y noche. Cinco intensos días donde no le ha soltado la mano a Ximénez. Sin duda, la mejor de las medicinas para la aguerrida colaboradora que libra su batalla más dura y personal.

Alba Santana, cabizbaja y preocupada en su última salida del domicilio de Mila Ximénez. Gtres

Así pues, desde el pasado jueves que fue captada por la prensa, tan solo los hermanos de Mila han realizado salidas de la casa de su hermana, ubicada en el centro de Madrid. Todos, al igual que Alba Santana, tienen la preocupación y el cansancio reflejados en el rostro. Están haciendo una importante y férrea piña en torno a Mila Ximénez, y ninguno reúne las fuerzas ni el ánimo para atender a los medios. Eso sí, en algunos momentos han agradecido, escuetamente, a los fotógrafos allí congregados el trato y el respeto recibido en tan complicados días

Cabe puntualizar que Alba Santana ha viajado sola a España; sus hijos, Alexander (14) y Victoria (8), se han quedado en los Países Bajos al cuidado de su padre, Aviv Miron. Tan solo en contadas ocasiones, Mila Ximénez ha expresado en televisión lo mucho que quiere a su yerno. Miron es un economista de nacionalidad israelí. Exitoso en el ámbito laboral, y también en el plano personal, poco se sabe de él. La discreción ha sido la máxima en el matrimonio que conformó con la hija de Manolo Santana (83). Qué duda cabe de que Aviv ha sido el gran apoyo de Alba en este año tan difícil para ella tras el anuncio del cáncer. Y lo continúa siendo. 

Los hermanos de Mila Ximénez llegando a su domicilio madrileño tras una rápida salida. Gtres

En estos días, Aviv está más unido que nunca a su esposa, cuyo tiempo, atención y energías tienen una única receptora: su madre. Mila Ximénez lleva luchando contra un cáncer precisamente desde el 16 de junio de 2020 -el día del aniversario de la boda de su hija con Aviv-. La periodista ahora se encuentra en su hogar del centro de Madrid, recibiendo el aliento y el amor profundo de sus familiares y amigos, como el presentador Jorge Javier Vázquez (50) o el director Raúl Prieto, que la han visitado a lo largo de este dificilísimo fin de semana para todos los que la quieren. 

El último ingreso de Mila Ximénez se debió a la recomendación de sus médicos de la Clínica La Luz de Madrid. La colaboradora ingresó tras sufrir un ataque de ansiedad durante una prueba médicaEste ingreso se produjo tan solo días después de que reapareciera públicamente tras haber recibido la segunda dosis de la vacuna contra la Covid. Últimamente, la periodista, según ha podido conocer JALEOS, está "muy floja" y con las "defensas bajas", pero luchando "como una jabata".

Y se añadía: "La situación va todo lo bien que puede ir". Están siendo momentos muy difíciles, marcados por una "recuperación lenta" y "un tratamiento largo que tardará tiempo", tal y como explicó el hermano mayor de la colaboradora, Manolo Ximénez de Cisneros, a este periódico hace un tiempo. 

[Más información: Aviv Miron, el yerno de Mila Ximénez que cuida de su debilidad, sus nietos, en su momento más delicado]