Hace tres años, Raúl Prieto (44 años) abandonaba la dirección y copresentación de Sálvame diario porque, al parecer, su presencia le quitaba miles de euros a Jorge Javier Vázquez (49) por los bloques publicitarios en los que participaban. Y eso que fue uno de los fundadores de este programa vespertino inventado por la productora La Fábrica de la Tele.

Noticias relacionadas

Menos mal que a nivel personal había recompuesto su corazón junto a Joaquín Torres (49), el arquitecto de las celebrities cuyas mansiones en la urbanización madrileña de La Finca suelen costar entre 10 y 20 millones de euros. Así dejaba en el pasado su relación con el estilista Manuel Zamorano, encargado de maquillar a los colaboradores del programa vespertino de Vasile.

Obviamente no se quedó sin trabajo: dirigió el reality Las Campos, el espacio Aquí hay madroño en Telemadrid y la productora Cuarzo –Ana Rosa Quintana (64) fue una de sus accionistas- le contrató para subir la audiencia de Viva la vida.

Raúl Prieto es director de 'Viva la vida'. Instagram

En lo profesional todo el mundo le conoce pero, ¿quién es en la intimidad?. Para hacerse una idea de cómo es su personalidad, sus más allegados afirman que Sálvame está creado a imagen y semejanza de su personalidad. Allá cada cual con su imaginación. ¿Es despótico, bromista, autoritario, tímido, charlatán, forofo de la moda…?.

"Cuando salíamos de copas por la noche era un gamberro que te mueres. Pero normal, todos éramos jóvenes y nos gustaba salir a divertirnos. Por su forma de ser y por sus comentarios era un cachondo", aseguran unos conocidos del periodista que estudió en el Centro Universitario San Isidoro (CEADE) de Sevilla.

Raúl es hijo de un directivo del Corte Inglés del barrio sevillano Nervión, donde se encuentra el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, sede del Sevilla F.C, aunque por tradición familiar es forofo del Betis. Una profesora corrobora que "siempre que venía a clase lo hacía como un pincel. Iba muy bien vestido, con marcas pijas, bien peinadito… Vamos, que no le faltaba ni un perejil".

Raúl Prieto en la orla de la universidad. EL ESPAÑOL

Durante sus estudios, el director y presentador de Telecinco sacó buenas notas, nunca repitió curso y "enseguida demostró una gran pasión por el ámbito televisivo", matiza uno de sus exvecinos. Carlos Rapallo, fallecido en 2014, fue quién le dio una de sus primeras grandes oportunidades ya que fue uno de los miembros directivos que fundó Canal Sur Televisión, productor en TVE de los históricos programas Los payasos de la tele, Un, dos, tres, responda otra vez y La bola de cristal, y director de proyectos en Cuarzo Producciones. Raúl empezó a hacer prácticas en Canal Sur y después en TVE. 

Viendo hasta donde ha llegado, uno de los estudiantes dice que "poco a poco se fue metiendo en productoras, hacía mucha calle, dicen que tenía talento y se marchó a Madrid, donde ha triunfado". En la foto de la orla de fin de carrera aparece muy atractivo, aunque obviamente no se puede apreciar su elevada estatura, 192 cm, que hacen de él un auténtico adonis.

Antes de matricularse en esta universidad privada donde también se matriculó María Patiño (48), Raúl estudió hasta los dieciocho años en el Colegio Inmaculado Corazón de María 'Portaceli', un exclusivo centro jesuita también sevillano. Según fuentes a las que ha tenido acceso JALEOS, el perfil que trazan es algo diferente al universitario: "Era travieso, amanerado, un estudiante regular y no muy buen compañero. Pero bueno, ya se sabe, la adolescencia es muy mala" (sonríen).

Raúl Prieto tiene una relación con el arquitecto Joaquín Torres. Instagram

Nacido en el barrio de los Remedios, Raúl es el segundo de los tres varones que tuvieron sus progenitores y el único que se ha dedicado al tema audiovisual. Audaz, trabajador, perspicaz y con una gran habilidad para entrevistar, unos ocho meses antes de que empezara Aquí hay tomate se plantó en Madrid con 26 años. Ésa fue la primera vez que coincidió con Jorge Javier.

A partir de ahí, todo es historia. Durante una década fue el niño bonito de La Fábrica de la Tele, para quienes colaboró en Hormigas blancas, La noria o los especiales-entrevista con Mario Conde (71) y Julián Muñoz (71), un personaje al que no tiene ningún cariño.

[Más información: Raúl Prieto, la mente que transformó la imagen de Emma García en un año]