La ruptura entre Paloma Cuevas (48 años) y Enrique Ponce (49) cada vez toma más distancia. A pesar de que la separación se hacía efectiva hace ya un año, son muchos los vínculos que unen a la que fuera una de las parejas más consolidadas del mundo del toreo. El más fuerte de ellos sus dos hijas, Paloma (13) y Bianca (9), que será la protagonista del acto que volverá a unir a sus padres próximamente: su Primera Comunión.

Noticias relacionadas

Sin embargo, hay otros lazos menos importantes que sí que se van disolviendo según Paloma y Enrique van cogiendo las riendas de sus nuevas vidas. Esta vez ha sido el diestro quien ha dado un paso más allá y, según publica Semana, la semana del 14 de junio eliminaba a su exmujer de otra esfera de su vida. El cambio se ha producido en la página web profesional que el matador de toros dedica a promocionar su labor sobre el albero. El citado medio informa de que el torero habría eliminado a Paloma de la zona de agradecimientos de este espacio virtual.

En el mismo, tal y como se puede leer, figuran personas muy relevantes en la vida de Ponce, desde que era un niño, como su padre, o su abuelo Leandro, responsable de su afición a la tauromaquia. Precisamente con este aparecía Paloma en una de las fotos que se mostraban en la página web. Pero esta imagen ha sido eliminada, de la misma manera que se han suprimido otras instantáneas que reflejaban la vida familiar de la que el maestro disfrutaba junto a su entonces mujer y sus dos hijas. 

La entonces pareja, en un acto en Navas de San Juan en 2018. Gtres

Ponce definía a la madre de sus hijas en palabras, ahora inexistentes, como un "apoyo insustituible", y no es de extrañar, ya que la empresaria ha estado al lado del diestro durante prácticamente toda su carrera. La pareja se conocía en 1992 y contraía matrimonio cuatro años después, mientras que el diestro tomó la alternativa en 1990.

Y en este espacio, en el que el torero concede unas palabras a las personas que le ayudaron, también se echa en falta otro nombre, el de Victoriano Valencia (88), padre de Paloma. El suegro de Ponce fue quien, a petición de Paloma, lo introdujo en el complicado mundo de los toros, que él conocía bien, ya que se vistió de luces durante los años 60. Más tarde, incluso llegó a ser apoderado del torero de Chiva.

Paloma y Enrique, junto a Vitoriano Valencia en 2019. Gtres

Así las cosas, parece que las vidas de Enrique y Paloma se alejan cada vez más. Todos estos gestos, complican las negociaciones para estampar la firma en el divorcio que oficializará su separación. Un acuerdo que está complicando en gran parte la asignación de la finca La Cetrina, donde se celebrará la comunión de Bianca y se tendrán que volver a ver las caras.

[Más información: Paloma Cuevas, su ansiado acuerdo con Enrique para firmar su divorcio: el inmueble de la discordia.]