Si bien hasta hace unas semanas solo se hablaba de Paloma Cuevas (48 años) y Enrique Ponce (49) en relación a la firma de su divorcio, ahora se ha sumado otra controversia en sus vidas: la celebración de la Primera Comunión de su hija Bianca. Este sacramento se ha ido posponiendo semana a semana y las especulaciones no se han hecho esperar. Muchos llegaron a sostener que esta demora en la comunión solo obedecía a la supuesta condición de una de las partes: firmar el divorcio antes del festejo. No obstante, JALEOS maneja una información que desmiente de pleno este extremo: nada tiene que ver ese retraso con esa rúbrica

Noticias relacionadas

Son dos cosas completamente diferentes que nunca se han mezclado en los intereses del todavía matrimonio. Bianca todavía no ha celebrado la fiesta de su comunión por una sencilla razón: la prioridad de Paloma Cuevas por la salud, en primer lugar por la de sus padres. Desea una celebración emotiva y a lo grande dentro de lo que se permita por la pandemia, pero, sobre todo, segura contra la Covid-19. Cuevas está muy pendiente y volcada en la maltrecha salud, en concreto, de su progenitor, Victoriano Valencia (88). Tanto ella como su hermana. Hace unas semanas, según se confirma a este medio, Valencia tuvo un percance que lo llevó al hospital. 

Paloma Cuevas y Enrique Ponce en una imagen de archivo. Gtres

Se recuperó satisfactoriamente, pero Paloma no quiere correr ningún tipo de riesgo; tiene a sus padres "súper protegidos". Son su mayor preocupación en estos momentos. A este medio se le fecha la fiesta post comunión, por dos fuentes diferentes, "a finales de junio, principios de julio". Justo cuando el calendario de vacunación de la mayoría de los invitados esté asegurado. Dicho de otro modo, cuando la inmunidad dé paso a la tranquilidad que requiere una celebración de estas características y donde "se mezclan edades tan distintas". Insiste quien conoce bien el caso que ya "no hay prisa", teniendo en cuenta que ya las comuniones han pasado, y que la celebración tendrá lugar en la finca La Cetrina, en Jaén. El todavía matrimonio, que mantiene "mucha más comunicación y cordialidad" de lo que muchos se piensan, también ha tenido en cuenta a la hora de fechar el festejo la agenda taurina de Ponce, aunque esta cuestión es la menos importante: "Aunque es uno de los que más torean, Enrique tiene la mayoría de los fines de semana libres".

También entre semana está el diestro mucho más liberado, matiz importante que se aclara: "Para evitar fotógrafos y todo ese tema de cosas me dicen que están barajando la posibilidad de hacer la comunión entre semana". Todas las opciones están a su disposición, por así decirlo a la carta, pues la finca La Cetrina dispone de su propia capilla: "No hay mejor sitio para aislarse y disfrutar. Allí, Paloma y Ponce han hecho grandes reuniones entre amigos. Ese día, Bianca estará acompañada de algunas compañeras de su colegio". Según publicaba hace unos días Vanitatis, el día de la celebración, más allá del ágape a cargo de un catering, Ponce tomará el capote para torear unas becerras en la plaza sita en Cetrina.  

En cuanto a los invitados, está confirmada la presencia de los duques de Anjou, Margarita Vargas (37) y Luis Alfonso de Borbón (47), junto a sus hijas. No es de extrañar, ya que Eugenia, de 14 años, está muy apegada a las hijas del exmatrimonio. Además, Margarita es la madrina de Bianca. Tal es la amistad entre Vargas y Cuevas que el verano pasado ambas se resguardaron en la residencia de Sotogrande de Margarita cuando estalló el tsunami sentimental de Ponce y Ana Soria (23).

Ana Soria y Enrique Ponce en su última imagen pública juntos. Gtres

En otro orden de cosas, este periódico ha podido confirmar que la 'desaparición' de Ponce de las redes sociales se debe únicamente a una cuestión "profesional": "Ponce es uno de los toreros mejor asesorados de este país y se le ha hecho ver que a lo mejor hay determinadas exposiciones públicas que le pueden acarrear un daño a su imagen como torero. Él lo ha entendido y esa es la razón, que no busquen más".

Otro cantar es el de Ana Soria. El motivo por el que la actual pareja del de Chiva ha decidido hacer borrón y cuenta nueva se desconoce hasta la fecha: "Es verdad que ella ha recibido mucho machaque de gente que la insultaba y demás, pero yo me decanto más por una cuestión de apoyo a Enrique". 

A finales de mes se cumplirá un año desde que estallara la noticia del divorcio de Enrique y Paloma, y también sobre las primeras informaciones de la existencia de una joven llamada Ana Soria en la vida del torero. Un aniversario que, en vista de las últimas decisiones del diestro y su novia, llega en el momento en que ambos han querido desaparecer de las redes sociales y así no generar contenido juntos.

[Más información: Todos los detalles de la comunión de la hija de Paloma Cuevas y Enrique Ponce]