Este sábado es un día importante en el seno de la familia Fitz-James Stuart-Palazuelo y, por ende, para el Ducado de Alba. Justo una semana después del gran enlace entre Carlos Fitz-James Stuart y Solís (29 años), y Belén Corsini de Lacalle (31), que se celebró en el Palacio de Liria, ha tenido lugar el bautizo de Rosario, la hija de Fernando Fitz-James Stuart (30) y Sofía Palazuelo (29). Así pues, este 29 de mayo gran parte de la familia que se reunió para el enlace entre Carlos y Belén lo ha vuelto a hacer para acompañar a Rosario Fitz-James Stuart en este día tan trascendental en su vida. 

Noticias relacionadas

Se ha tratado del primer evento al que han acudido los duques de Osorno como marido y mujer. Ambos tenían claro que su luna de miel debía aplazarse con motivo de este bautismo. No podían faltar, junto al resto de invitados. Los duques de Huéscar han invitado a cerca de 100 personas, entre las que se encontraba Alfonso Diez (70), viudo de Alba, que también estuvo el sábado pasado en la boda en Liria; todos los hermanos del duque a excepción de Cayetano Martínez de Irujo (58), que continúa convaleciente. También primos y amigos del matrimonio, como Enrique Solís, Brianda Fitz-James (36), Tana Rivera (21) o Javier Martínez de Irujo (40) e Inés Domecq (38).

Los duques de Huéscar posando junto a su hija Rosario y Fernando Martínez de Irujo. Gtres

Tampoco han faltado amigos de Sofía y Fernando, como Valentina Suárez de Zuloaga, Inés Aguirre, o Casilda Herrero, entre otras.Los padrinos de la pequeña han sido dos personas muy especiales para Sofía Palazuelo: Blanca Barrera (Lady Aguacatte), una de sus mejores amigas, y su hermano Beltrán (32). Este último, además, estudió en el colegio Santa María de los Rosales con Fernando Fitz-James Stuart. Blanca Barrera, además de ser la madrina de Rosario, ha sido la encargada del catering de la celebración.

Para este día tan especial, Sofía Palazuelo ha optado por un look a juego, en cuanto a la tonalidad, con el de su hija Rosario: ambas se han decantado por el color beige. Lo que más ha llamado la atención de su atuendo es el hombro-babero que ha lucido. Palazuelo ha confiado en la firma The IQ Collection, de Inés Domecq. En cambio, Fernando ha portado un clásico, pero elegante traje oscuro. 

Cabe destacar que este sacramento estaba fechado inicialmente para el pasado mes de octubre, pero debido a las restricciones de movilidad por el coronavirus la familia se vio obligada a posponerlo hasta este sábado. No obstante, aquel no fue el único cambio que ha experimentado este bautizo: aún quedaba otra modificación, y esta con carácter de 'urgencia'. Debido a las altas temperaturas reinantes en la ciudad de Sevilla, se decidió que el bautismo tuviera lugar al filo de las ocho de la tarde, en lugar de al mediodía, como marca la tradición. De este modo, en lugar de un almuerzo se ha celebrado en los jardines de palacio una suerte de cena. 

El bautizo ha estado oficializado por el párroco Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp, el mismo que casó el pasado sábado a los condes de Osorno. La pequeña Rosario, que está llamada a convertirse en duquesa de Alba en un futuro, ha tomado el sacramento en la misma pila bautismal que lo hizo su padre, el duque de Huéscar, también en el mismo escenario y con el mismo sacerdote. Con una duración de algo más de media hora, sin misa de por medio, el bautizo ha tenido lugar en la parroquia de San Román, en Sevilla, perteneciente al Palacio de las Dueñas. 

Un lugar de recogimiento y oración al que su bisabuela, la duquesa de Alba, tanto acudió. Se ha tratado, pues, de uno de los grandes guiños a Cayetana en este día tan insigne para los Alba. Una vez finalizar la ceremonia, los padres de Rosario -en compañía de sus padrinos y abuelos- la presentaron ante la Virgen de las Angustias, imagen titular de la Hermandad de los Gitanos, a la que Cayetana de Alba también era muy devota. La iglesia, donde se encuentran las cenizas de la duquesa de Alba, se encuentra muy cerca del palacio de Dueñas, donde más tarde la familia se va a reunir para celebrar este sacramento. 

Sofía Palazuelo y Fernando Fitz-James Stuart dieron la bienvenida a Rosario el 8 de septiembre de 2020 en el Hospital Nuestra Señora del Rosario, en Madrid. Los duques de Huéscar habían dado la feliz noticia del embarazo, que mantuvieron en la más estricta intimidad, dos años después de haber contraído matrimonio en una multitudinaria ceremonia celebrada en el Palacio de Liria de Madrid. En aquel momento, se supo que se trataría de una niña y primera nieta del duque de Alba (72) y Matilde Solís. Con la elección de su nombre, Sofía Palazuelo y Fernando Fitz-James Stuart rindieron homenaje a la duquesa de Alba, quien se llamaba María del Rosario Cayetana Fitz-James Stuart y Silva.

Una iglesia con historia 

La iglesia de San Román en una imagen de su interior. Gtres

La iglesia de San Román es uno de los templos más antiguos de la ciudad, que data de 1356. Se encuadra dentro de las denominadas iglesias gótico-mudéjares. Se trata de una de las veinticuatro parroquias en las que quedó dividida Sevilla tras ser conquistada en el año 1248 por el rey Fernando III. En 1356, el arzobispo Nuño mandó que se reedificase la iglesia existente de San Román, probablemente debido a los daños causados por el terremoto de ese año que causó graves daños en la ciudad. 

En esta Iglesia de San Román residió durante muchos años la Hermandad de los Gitanos de Sevilla, que tras la última restauración pasó a su sede de la Iglesia del Valle. Además, algunos documentos apuntan a que albergaría en su interior tumbas de artistas como el pintor Juan Sánchez de Castro o el escultor Pedro de Soto. Las últimas obras las financió la propia duquesa de Alba

[Más información: Sofía Palazuelo reaparece tras haberse convertido en madre y desvela detalles de su hija]