Evidenciando la buena relación que tienen en la actualidad tras superar los desencuentros familiares que surgieron tras la muerte de la inolvidable duquesa de Alba, Carlos Fitz-James Stuart (72 años), actual duque de Alba, ha acudido al hospital madrileño en el que Cayetano Martínez de Irujo (58) fue operado de urgencia de una obstrucción intestinal el pasado viernes para visitar a su hermano y comprobar, de primera mano, cómo se encuentra tras este nuevo bache en su salud.

Noticias relacionadas

Muy animado a su llegada y bromeando con su dificultad para salir del coche porque "estoy gordo", el duque de Alba, inmerso en los preparativos de la inminente boda de su hijo Carlos Fitz-James Stuart (29) y Belén Corsini (31) -que se celebrará este sábado en el Palacio de Liria- entraba al madrileño hospital de La Luz ansioso por ver a Cayetano.

El duque de Alba saliendo del hospital este martes. Gtres

Una hora después, Carlos abandonaba la clínica y, con la educación y la amabilidad que le caracteriza, ha contado cómo se encuentra el jinete: "Pues, el pobre está muy cansado y le duele porque tenía una cornada ahí importante y bueno, está deseando salir". Y ha añadido: "Ha sido un tema intestinal y yo creo que ya está bien", ha asegurado, visiblemente aliviado tras haber comprobado de primera mano cómo está su hermano.

Sin embargo, y a pesar de que Cayetano está mucho mejor, el duque de Alba ha confirmado el peor de los presagios; su hermano se convertirá en uno de los grandes ausentes en la boda de su hijo Carlos con Belén Corsini. "Por lo menos dos o tres días tiene que estar, así que no estará en la boda", ha desvelado, asegurando que no hay rencillas entre ambos: "Yo me llevo bien con todo el mundo".

El pasado jueves, 13 de mayo, Cayetano Martínez de Irujo ingresó en la Clínica de la Luz de Madrid, donde horas después fue operado de urgencia de una nueva obstrucción intestinal. Se trata de un problema que arrastra desde hace varios años y que le ha causado importantes dolencias que, desde 2014, lo han obligado a pasar por quirófano en 11 ocasiones.

Cayetano Martínez de Irujo en una imagen de archivo. Gtres

Muy pendiente de su hermano tras haber solucionado las diferencias que les alejaron el año pasado, Eugenia Martínez de Irujo (52) también regresó este lunes al hospital en el que Cayetano fue intervenido. Tras visitar al duque de Arjona, dio su último 'parte médico', convirtiéndose así en una especie de portavoz de la familia ante el último susto de salud del jinete. Eugenia, además, ha confirmado que, aunque se encuentra "mejor" todavía está muy "agotado" y prefiere no recibir demasiadas visitas.

El quinto hijo de la duquesa de Alba fue intervenido este viernes 14 de mayo por Enrique Moreno, el mismo cirujano que lo trata desde hace tiempo de estos inconvenientes que azotan su salud. El médico, que está especializado en cirugía y trasplantes y es miembro de la Real Academia Nacional de Medicina, fue el encargado de intervenir al conde de Salvatierra en los años 2015, en Sevilla, y 2016. Según ha llegado a declarar el propio Martínez de Irujo, para él el doctor es como un "segundo padre" y el hombre que le salvó la vida.

[Más información: Cayetano Martínez de Irujo, tras cinco días ingresado: "Aún está muy agotado"]