El pasado 18 de abril Julia Janeiro (18 años) se sintió absolutamente abrumada al ver la inmensa nube de fotógrafos y reporteros que la seguían en día en el que celebraba su mayoría de edad -y en el que por primera vez su rostro podía aparecer en los medios de comunicación-. Esta expectación mediática se tradujo en un aumento imparable de seguidores en su cuenta de Instagram que continúa todavía casi un mes después de alcanzar la edad adulta.

Noticias relacionadas

La joven se encuentra en el punto más álgido de su fama. Tras casi cuatro semanas sumando followers paulatinamente, estos últimos días el ascenso parecía sufrir un parón e instaurarse en los más que dignos 177.000 seguidores. Y es que cabe recordar que a principios de este año la hija de Jesulín de Ubrique (47) y María José Campanario (41) apenas llegaba a los 6.000 admiradores en sus redes sociales.

Julia está actualizando su cuenta de Instagram con nuevas fotos en las que se va descubriendo poco a poco. RRSS

Julia ha visto cómo su número de fans se ha multiplicado por 30 en tiempo récord, pero el goteo no ha cesado aún. Esta última semana las cifras de la joven Janeiro Campanario han bailado más de lo habitual. Cuando parecía que el movimiento se calmaba e incluso bajaba -porque este martes sufrió una reducción de 1.000 seguidores-, en las 24 horas entre el jueves y el viernes la hija del torero y la odontóloga subió repentinamente otros 3.000 usuarios en su Instagram, logrando ya la cifra redonda de los 180.000.

Un extraño suceso que también ha experimentado en su cúmulo de 'me gusta' en cada una de sus últimas publicaciones. Ha pasado de recibir 4.000 likes en una foto a que sus últimos post superen con creces los 13.000, ¿cómo lo ha logrado? Lo cierto es que desde que cumplió los 18 años tiene miles de ojos más sobre ella que antes y se puede percibir que el mayor número de 'me gusta' los obtiene siempre cuando comparte imágenes en las que se la ve sin filtros y se evidencian sus rasgos naturales y así los usuarios pueden evidenciar si se parece a su madre o a su padre.

También es cierto que para lograr este ascenso estratosférico de fans en sus redes sociales Julia ha vuelto a recurrir a la estrategia de cerrar y abrir su cuenta para asegurarse que va a seguir ganando usuarios

Captura del perfil de Julia Janeiro: ha actualizado su foto, su descripción y su careta de historias destacadas.

Sea cual sea su método, la realidad es que el interés hacia ella es innegable y por este motivo ha tomado varias decisiones en cuanto a la organización y diseño de su perfil de Instagram. En este sentido, Julia ha cambiado su fotografía principal -la cual ya había modificado días antes de cumplir la mayoría de edad-. La instantánea actual es un selfie en blanco y negro en el que vuelve a sobresalir el uso del maquillaje, con el que perfila al máximo sus labios, sus cejas y sus ojos, estos últimos también con la ayuda de pestañas postizas.

Además, la hermana de Andrea Janeiro (21) ha querido añadir a su descripción pública una palabra muy significativa: "Resilience". Un concepto que hace referencia a la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas; con lo que la joven estaría demostrando al mundo una faceta íntima de sí misma.

La novia del futbolista Brayan Mejía (21) también ha prestado atención a su apartado de historias destacadas ahora que casi 200.000 personas visitan su cuenta a menudo. "Rico Rico", "Ego" e "Inspo" son las tres burbujas de imágenes que posee Julia en su Instagram. En la primera atesora sus visitas a restaurantes y sus platos preferidos; en la segunda recopila sus selfies más llamativos; y en el tercer destacado recoge fotografías de elementos decorativos para el hogar, siempre ligados a la moda o el arte. 

Una influencer amateur muy deseada

Gracias a los más de 180.000 followers que acumula Julia, puede permitir colaborar con marcas de renombre que podrían llegar a pagarle entre 500 y 750 euros, mínimo, por publicación en su perfil de Instagram. Así lo certifica Miriam Fernández, experta en Marketing Digital y Micro/Macroinfluencers, quien también puntualiza que debido a la condición de fama que ostenta desde su nacimiento, en realidad la joven podría exigir contratos mucho más valiosos en cuanto a ingresos monetarios. 

Julia ha demostrado públicamente que controla las técnicas del make up y que es una auténtica amante de los looks deportivos pero con esencia propia. Estos son, en voz de la experta, puntos muy positivos en su 'carta de presentación' hacia las empresas que quieran contactar con ella para promocionar sus productos: "Las marcas juveniles de cosméticos van a ver en ella una gran captadora de su nicho de mercado, por lo que pronto podría tener noticas de estas marcas masivas de maquillaje; también las marcas de moda low cost de estilo deportivo que ella tanto luce serían una gran opción; y las marcas de calzados deportivos, son siempre algo más exigentes, pero con este tipo de sector podría acordar descuentos o darle la opción de que realice sorteos con ellos", desliza Fernández.

La ascendente fama en redes de Julia Janeiro ha superado a la de cualquiera de sus homólogas, como la hija de Terelu Campos (55) o la de Isabel Pantoja (64). "Ha sabido diferenciarse de 'las hijas de' con personalidad, pues su perfil no tiene nada que ver con el de Alejandra Rubio (21) o Isa Pantoja (25). Julia sabe lo que está de moda, sabe crear imágenes aspiracionales, que es lo que triunfa en Instagram. En ese sentido se parece más al perfil por el que se rige Anita Matamoros (20), quien también se está formando en moda".

[Más información: Primeras imágenes de Julia Janeiro con sus padres tras cumplir la mayoría de edad]