Antonio Canales (59 años) se sentó este sábado, 15 de mayo, en el plató del Deluxe y, en el marco de su entrevista tras ser expulsado de Supervivientes 2021 y regresar a España, se abrió como nunca antes lo había hecho para confesar los momentos más complicados de su vida. Ante la atenta -y atónita- mirada de los colaboradores y del presentador, Jorge Javier Vázquez (50), el bailaor reveló los detalles del momento de su vida en el que tocó fondo. Un pasaje de su biografía en el que dilapidó toda su fortuna y cayó presa del juego y de las drogas.

Noticias relacionadas

Todo comenzó cuando se separó de su mujer, Malena, con terceras personas por medio. En el caso del bailaor, un hombre que, a su vez, terminó por dejarle para casarse con una mujer. A esa circunstancia se le unió la pérdida de una persona muy importante para él que provocó, como el mismo explicaba ante la audiencia de Telecinco, que llegara "a tocar el infierno" tras perder por completo "la autoestima".

"Caigo en picado y derrocho una gran fortuna. Tenía 41 años y llegué a tocar el infierno, pero no me quedé en él", pronunciaba, reconociendo que se vio tan solo que, durante dos años, dejó de bailar. "Había perdido mi vida y mi estabilidad. Caí en el juego y en las drogas", explicaba Canales, que ahondaba en esos problemas que le hicieron plantearse la idea del suicidio: "Hubo momentos en los que pensé tirarme por algún lugar porque no podría estar así".

Antonio Canales en una imagen de sus redes sociales. Instagram.

Sin embargo, en un momento de lucidez, pidió ayuda a su familia, que fue quien consiguió que no terminara de hundirse. Que no lo perdiera absolutamente todo y acabara en la ruina. "No perdí todas mis propiedades porque mi padre se encargó de ir cogiendo cosas o de ir comprando las cosas que yo fui vendiendo", ponía en valor el gesto de su progenitor, ejerciendo de red justo antes de que Antonio tomase la determinación de ingresar, durante cerca de un mes, en un centro especializado para recuperarse. "Me daba vergüenza reconocerlo", se sinceraba en el plató Canales.

También desvelaba ese instante en el que la cabeza le hizo clic y se dirigió a sus seres queridos para que le echaran una mano. Los 'culpables' fueron los miembros de la Hermandad del Rocío de Triana, que pasaron por su calle y le cantaron una sevillana: "Sentí tal cosa que salí corriendo y le dije a mi madre que me ayudara y me dijo que eso era cuanto estaban esperando".

Canales junto a Jorge Javier Vázquez en el plató de 'Supervivientes 2021'.

Un relato sobrecogedor el de Antonio Canales, en una noche en la que, además, que durante su paso por el reality había mentido sobre su relación con Fidel Albiac (48) y Rocío Carrasco (44), a quienes ha negado en repetidas ocasiones delante de las cámaras. Según él, lo ha hecho "para protegerlos". 

"Eso de que ha venido a mi casa, claro que es verdad. Lo he visto 4 o 5 veces, porque mi forma de trabajo en ese momento no me permitía estar con él. Cualquier persona que se apellide Del Pino entrará en mi casa y después de muerto seguirán entrando", reconocía sobre Albiac. Y tras manifestar, de manera contundente, que "no son amigos, son familia mía", justificaba su actitud en Honduras al respecto: "Fue una mentirijilla piadosa, pero han tirado de la madeja. Yo me fui sin ver el documental, a ellos nunca le ha gustado que hable de ellos y yo gano más callando que hablando. Rocío Carrasco no está diciendo ninguna mentira, la niña ha contado la pura verdad, pero yo no sabía que ella misma lo ha dicho. No te contesté, porque preferí tirar balones fuera para protegerlos".

[Más información: Antonio Canales, primer confirmado de 'Supervivientes 2021']