Nicolás Coronado (32 años) se ha convertido, por méritos propios, en la gran revelación del programa de TVE MasterChef Celebrity. El hijo tímido y místico de Paola Dominguín (59) y José Coronado (63) ha roto moldes y conquistado a la audiencia del concurso culinario, del mismo modo que engatusa al espectador en sus trabajos en televisión y cine. Coronado hijo no solo está postulado como uno de los posibles ganadores del espacio estrella de la pública, sino que es considerado el digno sucesor de su afamado padre. Su know how entre fogones, su timidez, su compañerismo y su candidez han hecho del joven toda una promesa audiovisual. 

Noticias relacionadas

Ahora bien, pese a brillar como ya lo está haciendo, lo cierto es que Nicolás es poco dado a hablar de su vida privada. Es de esos personajes que pone una línea infranqueable entre el actor y la persona. Pocos datos se conocen de cómo es Nicolás fuera de los focos de un plató. JALEOS ha contrastado algunos detalles de su día a día. El actor es alguien "de gustos sencillos, muy sereno. Le gusta vivir sin ruido, apartado de todo", desliza quien bien lo conoce. Nicolás vive alejado, en la más literalidad de la palabra, pues vive en el campo, a las afueras de Madrid. 

Allí desarrolla su parte mística y de introspección. Le gusta hacer yoga y meditación, y es un ferviente animalista. De hecho, convive con gallinas, perros y unas cuentas cabras, como también recuerda Vanity Fair. Entre sus proyectos más ilusionantes, está fundar su protectora de animales. Se siente en su hábitat. Ese discurrir lejos del ruido le viene de fábula, se explica a este periódico, sobre todo cuando "tiene que prepararse algún personaje". Un entorno sin estímulos. Cuenta esta persona con la que se contacta que Nicolás "estaba muy unido a su abuela, tenían una forma de vivir y de ser muy parecida". La muerte de Lucía Bosé "está todavía muy presente en Nicolás". La recuerda con mucha frecuencia. 

El hecho de vivir en el campo también le permite, por otro lado, disfrutar de uno de sus pasatiempos preferidos: la pintura. Cabe recordar en este punto que en 2016 llevó a cabo su propia exposición de cuadros. Hombre polifacético y amante del arte en todas sus variantes, Nicolás anhela poder vivir de la pintura. En su casa de campo es habitual encontrarse con esbozos y lienzos a medio camino. En lo que respecta a su lado más sentimental y amoroso, se detalla que Nicolás "es una copia" de su padre. Es un seductor. 

No es el típico hombre que se defina como mujeriego o que se deje llevar por el ligoteo fácil. A Coronado hijo le gustan las relaciones pausadas y sin prisas: conocer a la persona y no quedarse solo en el mero físico. "Más que cualquier otra cosa, una conversación interesante le puede divertir más que cualquier otra cosa en un momento dado", apunta la persona contactada. Su currículo amatorio, al menos el público y notorio, no es muy amplio. Se publicó que su última relación fue con la modelo Natalia Moreno, extremo que este medio ha podido puntualizar: "Tuvieron y tienen buen rollo y se llevan genial, pero nunca hubo nada oficial. Se quieren mucho".

De hecho, intercambian mensajes en la red donde se aprecia el sentimiento que se profesan. También mantuvo una historia sentimental con Cristina Duato, la sobrina de Nacho Duato (63), y con Aitana Arístegui. Se incide en que Nicolás terminó bien y mantiene una buena relación con todas ellas. En esa línea, se informa que en estos momentos Nicolás "está soltero" y sin pretensión de nada. No se desespera y el amor tampoco le quita el sueño. Modelo, actor, animalista, pintor y amante del yoga, Nicolás Coronado, a sus 32 años, es un hombre polifacético y hecho a sí mismo. Digno hijo de sus padres, vive de manera independiente y bohemia, como marca la 'tradición' en su familia. 

Su ideal de mujer

Hace unas semanas, este medio entrevistaba a Coronado hijo con motivo de su paso por el concurso MasterChef Celebrity y de este modo definía a su 'mujer ideal': "La verdad es que no tengo prototipo. Me gusta la gente transparente, que muestre lo que hay, que no intente aparentar nada y, sobre todo, me gusta la gente humilde. Que se valore mucho a sí misma, pero desde la humildad".

En esa charla, confesaba que se había enamorado de la cocina: "El mundo de la cocina es el mundo del arte para mí, creo que hay libertad creativa totalmente, los gustos de uno no son los del resto... entonces no tiene nadie que juzgar tu obra o tu comida. Aunque te puede salir rica o no, eso está claro. Pero sí me gustaría mantener un poquito de esta habilidad para la vida, esta conexión que estoy teniendo ahora con el mundo culinario me llevo para comer rico cada día". 

Nicolás Coronado, famoso desde antes de nacer, trabajó como modelo ya apenas siendo un bebé de poco más de un año. En los brazos de su tío Miguel posó, acurrucado, en la portada de uno de los discos más recordados del artista, Los chicos no lloranNicolás ha seguido los pasos de sus padres y de algunos de sus tíos y de su abuela Lucía en el ámbito de la interpretación. En Antena 3, por ejemplo, ha participado en series como No soy como tú y también fue uno de los protagonistas de Tierra de Lobos. En la longeva serie Cuéntame cómo pasó, Nicolás hizo el papel de Fran y en Águila Roja fue un personaje secundario.

Como la mayoría de actores de series, hizo su aparición en Servir y proteger de Televisión Española donde interpretó a Sergio Mayoral. A pesar de ser famoso de cuna, Nicolás siempre ha mantenido un discreto papel tras la alargada sombra de sus celebérrimos padres. Profesional, entregado en su trabajo y ahora con un importante reto por delante -el de ser el mejor chef de España-, Nicolás se ha ganado otro título.

[Más información: Así es Nicolás Coronado, el hijo de José Coronado y Paola Dominguín]